Ante las dificultades de incorporar futbolistas y de sumar ingresos por la crisis, las divisiones inferiores se volvieron el principal activo de los clubes, tanto en lo futbolístico como en lo económico.

Formar, vender y volver a formar

Hugo Moray y Maximiliano Donadío

28 DE MARZO DE 2018

Con la continua devaluación del peso ante el dólar, y con la dificultad de poder ofrecer la cantidad de dinero necesaria para la compra de jugadores de nivel, los clubes argentinos tendrán que confiar en su sistema de inferiores para reforzar su plantel.

Boca, en su “asalto” a la Copa Libertadores, se ha permitido el lujo de gastar más de lo que ha ingresado en este último mercado de pases (aproximadamente unos 15,5 millones de dólares), pero también ha dado galones a Agustín Almendra para intentar asentarse en el primer equipo y Julián Chicco ya ha disfrutado de algunos minutos.

River, en cambio, no ha alterado mucho su plantel: Solo la salida de Marcelo Saracchi, que ha dejado unos 13 millones de dólares en la arcas del club. Marcelo Gallardo ha encontrado refuerzo en las inferiores con Exequiel Palacios, un habitual en el once, y nueva joya, del Millonario.

Un club que hace hincapié en sus ventas es Independiente. La venta de Ezequiel Barco al fútbol norteamericano por 15 millones de dólares y de Nicolás Tagliafico al Ajax (6 millones) han dejado un buen dinero en el club. Alan Franco, Fabricio Bustos o Martín Benítez son los que han irrumpido en el primer equipo en los últimos años desde inferiores.

Racing hizo caja con su máxima promesa, Lautaro Martínez, vendido al Inter de Milán por 20 millones, y por Juan Musso, que marchó al Udinese por 4,5 millones. La Academia sí acudió al mercado de pases de manera activa e incorporó hasta siete jugadores, abriéndole una puerta a Matías Zaracho en el once titular.

Dos clubes que muestran a la perfección esta táctica de sus divisiones inferiores, de vender y seguir formando, son Vélez Sarsfield y Argentinos Juniors. El equipo de Liniers vendió a Santiago Cáseres (11 millones) y a Mauro Zárate (3 millones) y en el plantel actual cuenta con 17 jugadores salidos de las inferiores, de los cuales cuatro son titulares habituales. Mientras tanto, desde La Paternal realizaron la venta más cara en la historia del club (superando a Maradona) con Nicolás González por casi 10 millones al Stuttgart, y a su plantel lo componen hasta 14 chicos de las inferiores.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Almirante Brown

"Yo me quiero sentar en la mesa del otro equipo"

Almirante Brown integra MACFUT, la entidad que nuclea a las mujeres asociadas a clubes de futbol. La idea es erradicar la violencia y valorar al rival como adversario, no como enemigo. 

superliga

El fútbol argentino, en riesgo

La crisis económica que atraviesa Argentina se profundizó exponencialmente durante todo el año. La devaluación del peso y el aumento indiscriminado del dólar afecta a cada ámbito, rincón y vida de los argentinos. Por supuesto, el fútbol no está aislado de la suba compulsiva de la divisa estadounidense.