El exlateral de Banfield e Independiente se impuso a su baja estatura, jugó el Mundial de Rusia y ahora ocupa es el capitán de la Selección. 

Tagliafico se hizo desde abajo

Azul Usategui Casella

28 DE MARZO DE 2018

“La estatura le juega en contra”, sentenció Edgardo Bauza cuando ocupaba su cargo como director técnico de la Selección. Julio Falcioni, cuando pedía jugadores de inferiores para subir a Primera en su etapa en Banfield entre 2009 y 2010, exigía que fueran de estatura alta.

Un metro setenta y uno mide Nicolás Tagliafico, cuatro centímetros más que el histórico lateral izquierdo de Brasil Roberto Carlos y uno más que su referente en el puesto, el alemán Philipp Lahm, y que el español Jordi Alba, a quien hoy sigue muy de cerca para copiar movimientos y así entenderse mejor con Lionel Messi.

Raúl Wensel, ex director técnico de las inferiores de Banfield dijo: “Nico quería jugar de volante por la izquierda y Silvio Marzolini, que coordinaba las inferiores de Banfield en ese momento, lo mandó a jugar al fondo, donde se necesitaban jugadores”.

Además, Wensel agregó: “Taglia tiene desventaja con la altura pero se tiene que ver cómo salta”; aparte, hay que sumarle que es rápido y vivo para ir a cabecear”. Tagliafico tiene un amplio pasado en selecciones juveniles. Jorge Theiler lo citó para la Sub 15 y luego José Luis Brown lo convocó al Sudamericano Sub 17 de 2009 en Chile y, al Mundial de Nigeria de ese año.

En el Sudamericano Sub 20 de Perú 2011 fue dirigido por Walter Perazzo y le tocó marcar a Neymar, figura del campeonato. Además jugó el Mundial Sub 20 en Colombia de ese mismo año.

En Sudáfrica 2010 fue sparring de la selección mayor y le tocó marcar a Lionel Messi; intentó todo pero le resultó imparable. En los almuerzos y en las prácticas miraba a Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero, Ángel Di María. Luego de ocho años, los disfrutó como compañeros en el mundial de Rusia.

En 2011, cuando compitió con los juveniles, veía su camiseta y le resultaba muy fuerte. Lo mismo ocurría cuando escuchaba el himno nacional. Tagliafico y la Selección es un amor que data desde su niñez.

Su madre, María Teresa, lo acompañó a la revisión médica a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) cuando tenía 12 años y ella, en ese momento, sufría al pensar en volver a repetir la misma rutina que había hecho con su otro hijo, Ezequiel, quien llegó hasta la Octava en Banfield, se fue a Brown de Adrogué y abandonó.

Es muy autocrítico de sí mismo y reconoce que debe mejorar la finalización de la jugada, que en el momento de atacar, debe lastimar y, además, entender cuándo la jugada necesita una pausa.

Rusia 2018 fue el debut mundialista para Tagliafico y le dejó un sabor amargo, pero hoy el nuevo capitán del seleccionado nacional en reemplazo de Lionel Messi, buscará encaminar la nueva era de la Selección.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Seleccion Argentina

Leyendas del gol y machirulos empedernidos

De Guillermo Stábile, goleador del Mundial del 30, a Eliana Stabile, futbolista del equipo femenino que se clasificó para Francia 2019. Fútbol, goles, género y el despertar de una pasión de selección.    

El salario en el fútbol en época de crisis

Cómo se atrasaron los sueldos de los futbolistas con la corrida cambiaria. Qué pasa con las mujeres que intentan vivir de la pelota.

Economía en descenso

Las SAD, a la sombra del fútbol

Nadie lo confirma de manera oficial, pero desde el Gobierno nacional buscan impulsar las sociedades anónimas deportivas en el fútbol argentino. Cuál es el panorama y qué consecuencias podría acarrear la medida.