Las futbolistas argentinas tienen que jugar en el exterior si quieren vivir del deporte. Las que quieren o deben quedarse en el país, soportan canchas en pésimo estado, ninguneos periodìsticos y la indiferencia de los dirigentes y los grandes patrocinantes. Sin embargo, van, están, luchan, juegan y ganan.

Fútbol femenino: Todos contra todas

Irina Lavallena @iirinistica y Magalí Robles @maguirobles2

28 DE MARZO DE 2018

Las futbolistas argentinas deben jugar en el exterior si quieren vivir únicamente del fútbol: como Sole Jaimes en China o Estefanía Banini en Estados Unidos. La otra opción, si no quieren abandonar el país y su familia, es acomodar los horarios con el trabajo y/o estudio para entrenar, debido a que las mujeres juegan de forma amateur mientras que el fútbol masculino es profesional desde 1931. En el femenino, en cambio, recién en 1991 comenzó la primera competencia de Primera División. 60 años después.

Las futbolistas argentinas deben soportar escenarios en mal estado sin tener la posibilidad de jugar algún partido de la fecha en las canchas principales como sus pares masculinos. La selección femenina Sub 20 está entrenando para viajar a los Juegos Odesur en una cancha no adecuada porque llegaron los jugadores de la masculina.

Las futbolistas argentinas son ignoradas en los medios de comunicación hegemónicos del país. No reciben la misma cobertura periodística que los hombres. Hacen más referencia al físico que al juego y se olvidan de los méritos deportivos... ¿Ser tratadas como objetos? ahí tenés.

Los partidos de las futbolistas argentinas recién en 2017 fueron televisados por un canal de cable, Crónica TV; a partir de 2018, en la misma señal, tienen un programa exclusivamente para hablar del resumen de la fecha argentina. En la última Copa América, el mercado de la televisión fue a buscar a las futbolistas de la selección argentina por sus triunfos en la previa a jugar contra Brasil, para vender el partido del clásico sudamericano de las mujeres: fue TNT Sports, que transmitió el partido. Justo en el momento donde alcanzaron espacios y más visibilidad a partir de imitar a Riquelme para pedir ser escuchadas.

Las futbolistas de la selección argentina no reciben el apoyo económico que deberían tener por parte de la AFA. Cobran un viático que no llega a cubrir el traslado hacia el predio de Ezeiza. Incluso, el año pasado habían presentado una carta abierta a la AFA en la que reclamaron, luego de una inactividad de dos años, el aumento y el cobro del pago atrasado.

Las futbolistas de la selección argentina tampoco reciben el apoyo correspondiente por parte de los dirigentes de la AFA. Le dan más importancia al fútbol masculino. Los hombres viajan en vuelos chárter y las mujeres en micros. Las obligan a entrenar en otras canchas inadecuadas para dejar el predio de Ezeiza solamente para los jugadores.

Las pibas de la selección no fueron convocadas para publicitar la nueva indumentaria, pero sí fueron a buscar a modelos argentinas para lograr más ventas.

Las futbolistas argentinas tienen nombre y apellido pero son más conocidas por comparaciones masculinas. “La Messi y la Riquelme del fútbol femenino” no existen.

Si Estefanía Banini es, en verdad, la Messi femenina, entonces que pida abrir la paritaria.

VIDEO

ARGENTINA 3-COLOMBIA 1

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Fútbol femenino

La mujeres futbolistas avanzan y ahora son profesionales

Una serie de hechos y de reclamos empujó a la AFA a considerarlas trabajadores después de años de amateurismo. Es un paso más entre los tantos que dieron y que piensan dar en el fútbol femenino.

Historia de vida

Vivir, jugar y resistir en Venezuela

El rosarino Mario Santilli es arquero del equipo venezolano Deportivo La Guaira, y relata las complicaciones que observa diariamente frente a un escenario político convulsionado.

Racing

Racing campeón: cuando el fuego crezca quiero estar allí

Diciembre de 2001 fue el escenario en el que la sociedad no sólo se apoderó de las calles, sino que también fue el momento en el cual el pueblo racinguista pudo desatar el grito de gloria.