La Selección femenina se destacó en la Copa América mientras las jugadoras luchan por no ser invisibilizadas. Recién después de dos semanas, una señal de cable transmitió el partido que jugaron frente a Brasil.

Las pibas quieren ser escuchadas

Irina Lavallena @iirinistica y Magalí Robles @maguirobles2

28 DE MARZO DE 2018

Avanzando retroceden

si la entendés/ angelitos de carrera/

no ven la pared.

Un imbécil ahí te quiere pasar

Tú qué sabes de mí/ tú qué sabes de vos

Por las dudas no olvides/ todo viaje tiene su fin”

Diego Arnedo

Cuando Soledad Jaimes comenzó a jugar, ya festejaba los goles haciendo la famosa mímica del Topo Gigio, con las manos detrás de sus orejas. Lo hizo en el fútbol argentino y en el brasileño. Cuando le preguntaron el por qué, dijo que tiene como ídolo a Juan Román Riquelme, quien en 2001 había festejado un gol contra River plantándose frente a Mauricio Macri, en ese entonces presidente de Boca Juniors. Sole no pensó que ese símbolo de reclamo también abarcaría a su Selección como protesta, 17 años después de ese primer acto de Román. Y esta vez no fue sólo ella, fueron 20 mujeres futbolistas que viajaron a Chile para disputar la Copa América.

Previo a la goleada a Colombia, las futbolistas posaron con una mano detrás de la oreja y recién ahí fueron noticia. Ese partido, según el contador de la página de Facebook desde donde los transmiten, tuvo un alcance de diez mil personas. Un solo medio argentino cruzó la Cordillera para registrar cada paso de la Selección durante el campeonato: El Femenino.

Camila Gómez Ares no pudo viajar a Chile debido a una lesión, pero sí fue parte de los procesos que hicieron que la Selección Argentina esté entre las cuatro mejores de América. En diálogo con El Equipo, la futbolista, quien también juega en Boca Juniors, comentó que “es una lucha de años el hecho de que la Selección no sea visible ni para los medios, ni para la sociedad, y que por parte de la AFA no nos den importancia”.

¿Y cuando los jugadores de la Selección se hartaron de cierto sector del periodismo y cortaron su relación con los medios por casi un año? ¿Se puede, entonces, trazar un paralelismo entre el exitismo de la prensa para con la masculina y el silencio de los medios hegemónicos y el principal diario deportivo del país, que ni siquiera si la femenina está entre las cuatro mejores de su continente es tapa?

Que la Selección Masculina -sí, masculina, ¿por qué no aclarar en este caso?- de Dinamarca haya reclamado por la brecha salarial que perjudica a sus compañeras mujeres es otra historia. En Argentina, Juan Pablo Sorín fue uno de los pocos que salió a bancar a la Selección. Y eso trae consigo la pregunta: ¿Por qué ningún jugador masculino alza la voz?

La brecha salarial es lo de siempre” -comenta Gómez Ares-, “nosotras no pedimos que de un día para el otro cobremos lo mismo que cobra un jugador de Primera, pero pedimos que por lo menos sea un sueldo digno como para, por lo menos, poder dedicarnos a esto: porque vos después vas y te enfrentás en un partido amistoso o en un torneo internacional y jugás contra chicas que son profesionales, mientras todas las que estamos acá tenemos que estudiar, tenemos que trabajar y tenemos que entrenar; las tres cosas juntas”.

La Selección había presentado una carta abierta a la AFA, en septiembre del año pasado, en la que se reclamaron, luego de una inactividad de dos años, el aumento y el cobro de viáticos atrasados, ya que no cubren los gastos del traslado hacia el predio de Ezeiza y los pasajes que pagan las argentinas que disputan ligas extranjeras. Volvieron a los entrenamientos el 19 de octubre justamente para disputar esta Copa América.

Cobrar 150 pesos por entrenamiento, cuando entrenás en Ezeiza y tenés que salir dos horas antes para llegar y tardar dos horas para volver, te demanda todo el día y no podés tener un trabajo: la verdad es que perdés plata para ir a entrenar” -comenta Gómez Ares-, “lo hacemos por amor a la camiseta, porque amamos el fútbol y porque es lo que nos gusta”.

La Selección llegó a la fase final del campeonato y se aseguró un lugar en los Juegos Panamericanos de Perú 2019; si terminan entre las dos primeras en la fase final -que comparten con Colombia, Brasil y Chile- obtendrán una plaza para el Mundial de Francia 2019 y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Casi sin apoyo. Pero la noticia es otra:

El viernes las jugadoras consiguieron la clasificación y el sábado en el predio de Ezeiza la marca oficial de la camiseta de la selección, Adidas, organizó un evento junto a modelos argentinas. El objetivo era presentar la nueva indumentaria para Rusia 2018 y luego de las fotos, disputar un partido entre todos los convocados. Nadie tuvo en cuenta, tanto los dirigentes de la AFA -que dieron permiso- como los organizadores y las invitadas, que ninguna de las chicas de la Selección fue elegida para presentar la camiseta cuando sus pares masculinos lo hicieron en dos ocasiones, con la titular y la suplente.

Una modelo defendió su participación en Ezeiza ya que trabaja para la marca y sabía que no era una presentación oficial. Oficial o no, a las futbolistas no las llamaron ni para hacer marketing.

La arquera del seleccionado, Laurina Oliveros, fue la primera en manifestar su enojo en redes sociales y luego se sumaron más jugadoras. ¿Es polémica, es furor, como están titulando los Medios de Comunicación? No. Nada de eso. Es cuando el silencio esconde un grito. El grito de ellas.

Vanina Correa; Agustina Barroso Basualdo; Adriana Sachs; Vanesa Santana; Soledad Jaimes; Estefanía Banini; Florencia Bonsegundo; Valentina Camara; Natalie Juncos; Mariana Larroquette; Aldana Cometti; Mariela Coronel. Así. Sin vueltas. Son las pibas que jugaron el último partido.

Acá parece que retrocedemos en vez de avanzar. Ya estamos cansadas de callarnos, las que estuvimos en la Selección, las que no podemos estar por distintas circunstancias y todo el fútbol femenino argentino. Creo que con cómo está el feminismo, es momento de empezar esta lucha y que nos escuchen y que nos valoren”, concluyó Gómez Ares.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Emmanuel Gigliotti

"En China no me sentía jugador profesional"

Emmanuel Gigliotti dice que cuando estuvo en Asia extrañó "la linda locura" con la que se vive el fútbol en Argentina.

Selección

¿El predio que la AFA posee en Marbella?

La refundación de la Seleccción, según Tapia, comienza en un centro de entrenamento en España. 

Pablo Perez

El insulto en la cancha, una pasión argentina

Jugadores grandes y chicos, técnicos, dirigentes y árbitros deben aprender a manejar la creciente agresividad del público. La psicología es fundamental.