Constantino Vaporaki, uno de los pilares de Boca Juniors, reciente campeón metropolitano de futsal y de la selección argentina, en diálogo con El Equipo, cuenta cómo vivió la obtención de la Copa del Mundo en Colombia 2016 y cómo fueron sus primeros años en este deporte que entiende que todavía necesita desarrollarse.

"El futsal es mi vida, mi trabajo y mi pasión"

Federico Seluchi, Ignacio del Mármol y Guido Angione

28 DE MARZO DE 2018

Constantino “Kiki” Vaporaki decidió cambiar su vida al culminar el colegio secundario en Ushuaia, cuando dejó atrás a sus seres queridos con el objetivo de viajar a la Capital Federal para cumplir sus metas, tanto en el estudio como en el futsal, deporte que desarrolla desde pequeño.

La obtención del Mundial del año pasado fue un momento muy importante en su vida porque, más allá de utilizar la “10” en su espalda y ser clave para el entrenador, Diego Giustozzi, se dio el lujo de compartir ese mismo plantel con su hermano mayor, Alamiro Vaporaki.

- ¿ Por qué decidiste jugar futsal y no en cancha de 11?

- Desde chico siempre jugué este deporte. En Ushuaia no había muchos clubes como para jugar al fútbol y siempre me simpatizó jugar al futsal.

- ¿Tu hermano influyó en la lección?

- No, para nada. A él siempre le gustó más cancha de 11 y vino a la Capital a probar suerte en Estudiantes de Buenos Aires.

- En una entrevista para “Las Boquitas” dijiste que a veces te arrepentías de jugar al futsal y no al fútbol 11. ¿Esta postura continúa?

- No, en realidad no me arrepiento de mi elección. Lo que sí digo es que nuestro deporte está a años luz de ser como el fútbol por lo que genera a nivel económico sobre todo, pero futsal es el que elijo y voy a elegir porque me da mucho más que el fútbol.

- ¿Qué creés que le hace falta al futsal para semejarse al fútbol teniendo en cuenta que ya está en crecimiento por haber obtenido la Copa del Mundo?

- Hace falta que el futsal desarrolle más y explote, hace falta mucha estructura. Estamos jugando los palyoffs de la liga, jugamos la final y no saben qué día ni a qué horario jugamos porque los clubes no tienen cancha, no tienen plata para la televisación. Al ser una final no hay tanto espacio para todos los hinchas que quieren ir a ver el partido, pero además falta involucrar a todo el país.

- Fuiste uno de los integrantes y partícipe importante en Colombia 2016. ¿Cómo viviste ese momento?

- Hay diferentes momentos dentro de lo que fue la preparación, el torneo en sí, el proceso de entrenamiento, que fueron entre siete y ocho semanas, mucha tensión, una competencia a nivel altísimo entre compañeros para poder ganarse un lugar en el club. Además el debut para mí en un Mundial fue muy importante. Si bien lo soñaba, nunca me imaginaba que iba a ser como fue.

- ¿Fue un extra vivir la Copa del Mundo con tu hermano Alamiro?

- Ya estamos hace mucho tiempo jugando juntos en clubes y en la selección, es algo normal para nosotros. Obviamente que me pone feliz que a él le vaya bien también y hubiera tenido un sabor agridulce si uno de los dos quedabamos afuera de la lista. Fue algo lindo también para la familia.

- ¿Qué cambios notás en cuanto al deporte en general con la llegada de Diego Giustozzi a la selección?

- A nivel deportivo y estratégico cambió muchisimo la mentalidad del equipo: pasamos de perder por poco con los grandes a que nos digan que somos protagonistas y uno de los mejores que trabajamos a nivel grupo.

- ¿Qué diferencias notás entre las ligas española y argentina?

- Claramente hay mucha diferencia: los estadios, los partidos son todos importantes y televisados. Lo primordial es que tenes un contrato, es un trabajo jugar allá y acá estamos muy lejos de eso. Además la prensa está muy atrás del equipo y de los jugadores.

- ¿Qué es el futsal para vos?

- El futsal es mi vida, es mi trabajo, es mi pasión, es el juego que amo. Es el único lugar en el mundo donde estoy y me olvido de todo, así que no sé cómo explicarlo, pero es una pasión. Cuando amás tu trabajo se hace todo más fácil.

VIDEO

BOCA CAMPEON

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Capitanes

Gastón Machín, el bicho que voló a la Primera

El mediocampista Gastón Machín, hincha de Argentinos Juniors, tuvo dos etapas en el club. La última fue desde 2016, cuando el Bicho descendió, hasta la actualidad. En su segundo periodo, siempre que jugó fue el capitán del equipo.

Cristiano Ronaldo

El archipiélago que produce menos que la Serie A

Los derechos de televisación del calcio italiano valen más que toda la ganancia que puede generar las Islas Salomón en un año.

Capitanes

Federico Mancinelli, un capitán forjado en el ascenso

Surgido futbolísticamente en Tiro Federal, el actual capitán de Huracán siempre fue un lider del equipo, a pesar de no haber llevado la cinta.