Sebastián Zeballos, jugador de la 7ma división de Lanús, vivió una semifinal única e inolvidable. El muchacho nunca perdió la fe en que su club lograría llegar a la final y durante el entretiempo se le acercó a Lautaro Acosta a quien le prometió que daría vuelta el resultado en el segundo tiempo.

El sueño del pibe

Azul Kunath (@chulikunath) y Matías Barrientos (matii_ds)

28 DE MARZO DE 2018

La emoción del joven de las inferiores del Granate se vio reflejada una vez que finalizó el partido. Zeballos ingresó al campo y fue a fundirse en un abrazo junto al Laucha y, arrodillados, le agradecieron a Dios la victoria histórica que significó el pase a la final de la Copa Libertadores.

El ídolo de Lanús le había prometido la camiseta si lograban revertir el resultado, y así sucedió. Al finalizar el encuentro el joven se calzó la camiseta número 7 y posó frente a las cámaras: “Fue una emoción impresionante porque nunca me imaginé que esto podía pasar”.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Historia de vida

Vivir, jugar y resistir en Venezuela

El rosarino Mario Santilli es arquero del equipo venezolano Deportivo La Guaira, y relata las complicaciones que observa diariamente frente a un escenario político convulsionado.

Racing

Racing campeón: cuando el fuego crezca quiero estar allí

Diciembre de 2001 fue el escenario en el que la sociedad no sólo se apoderó de las calles, sino que también fue el momento en el cual el pueblo racinguista pudo desatar el grito de gloria.

River campeón

Primero se llevaron el oro y ahora la final de la Libertadores

La historia se repite y el colonialismo español se mantiene en América Latina con la complicidad de la Conmebol. Crónica de un saqueo.