Entrevista íntima a Jorge Almirón, a horas de jugar la final de Libertadores, el DT de Lanús cuenta cómo se prepara el plantel, las sensaciones que le dejó el partido de ida, la baja de Braghieri y cómo piensa plantear el encuentro más importante de la historia del Granate.

 

"Terminaron reconociendo que somos un gran equipo”

Ale Camila

28 DE MARZO DE 2018

Un sol radiante nos recibe en Lanús, la gente se amontona a la salida del estadio del Granate con la esperanza de sacarse una foto con alguno de sus ídolos, aquellos que este miércoles a las 20.45hs saldrán a la cancha representando a cada una de las almas que quieren ver al club en lo más alto del continente. Por primera vez en la historia, Lanús juega una final de Copa Libertadores y en el ambiente se siente la mezcla de nerviosismo y felicidad.

Jorge Almirón, parece tranquilo, la sonrisa se hace presente en su rostro cada vez que se habla de la final y de todo lo que logró su equipo en este proceso que lo tiene como líder.

-¿Cómo está el plantel? ¿Y cómo se manejan los nervios en estas instancias?

El plantel está muy bien, hicimos un buen partido en Brasil y esa es la sensación que nos quedó. Enfrentamos un marco imponente y la verdad es que el equipo lo llevó muy bien, no es fácil llegar a una final de Copa Libertadores y jugar como lo hizo Lanús. Gremio tiene una gran historia, había muchísima gente y se sentía bastante, pese a esto se actuó bien, lo que generó que el estado de ánimo sea óptimo para lo que se viene.

Ahora jugamos de local y tenemos presente que nos va bien en nuestra cancha. Es una final y es algo histórico para todos los que somos parte de esto, es la primera vez que se da en el club, así que hay mucha expectativa en torno al equipo, la gente está muy contenta y seguramente va a estar muy lindo el miércoles.

-¿Cómo viste el partido de ida y qué sensación te dejó el gol a pocos minutos del final del encuentro?

Lo vi parejo, era lógico que al principio ellos manejaran el trámite del partido, por la adrenalina y el ímpetu que había pero nos acomodamos bien, empezamos a tener la pelota, les quitamos ritmo y la euforia que había se calmó ya que estábamos dominando el partido. Lamentablemente faltando muy poquito nos hacen el gol. No nos habían llegado mucho y nos golpeó porque creo que no lo merecíamos pero ellos tienen grandes jugadores y la chance que tuvieron la aprovecharon.

Los últimos partidos de visitante no se vieron grandes actuaciones por parte del equipo (Perdió 2-0 frente a San Lorenzo y 1-0 contra River), ¿Sentís que el partido en Porto fue el más parecido al Lanús que estamos acostumbrados a ver?

Nos tocó perder con San Lorenzo donde no jugamos un buen partido pero pudimos revertir la imagen jugando muy bien de local y algo parecido nos pasó con River, allá no fuimos nosotros. Pero entiendo que son instancias importantes, nos enfrentamos a equipos grandes y los nervios jugaron, por más de que sean profesionales, hay mucha responsabilidad y muchos sueños detrás de cada uno de los jugadores.

-¿Cómo se revierten esas situaciones?

Después del partido de River en el Monumental hablamos con el plantel y les dijimos que lo peor que nos podía pasar era perder sin ser nosotros mismos, en el fútbol nadie te asegura un resultado, entonces pase lo que pase hay que ser uno mismo.

Lo de River fue algo épico e histórico y eso generó muchísima confianza en el equipo, entrenamos toda la semana para intentar jugar como sabemos allá y quitarle ritmo a Gremio que en el medio juegan muy bien. Creo que tuvimos una gran personalidad para enfrentar un partido de esta magnitud y enmudecer un poco a la gente, sobre todo en el primer tiempo.

Ellos pensaron que la serie se iba a definir allá, que nos iban a ganar por goleada y vieron otra cosa, la sensación durante el encuentro fue otra y el equipo jugó muy bien, sin ser tan profundos pero si teniendo la pelota.

-¿Cómo viste la jugada de Román Martínez?

La jugada que terminó con el remate de Román que tapó muy bien el arquero de Gremio se generó casi con 30 toques, era un golazo si se hacía pero no pudo llegar. Tuvimos una clara situación más de gol que hubiese cambiado rumbo del partido ya que ellos tenían que salir a buscar y se iban a generar más espacios pero no se dio y el miércoles es otra historia.

En momentos tan importantes, ¿Cómo se logra la paciencia y el temple que se mostró en gran parte del encuentro en Brasil?

Es difícil y lleva tiempo, tengo jugadores que tienen muchos partidos encima y en el día a día se trabaja de esa manera. Hablo mucho con los chicos de hacer lo que se practica en los entrenamientos, insisto mucho en la semana con los trabajos de posesión y movimientos que no son tan perceptibles pero son fundamentales para las triangulaciones, entonces ellos ya tienen todo asimilado. Ese temple se da porque eso genera confianza y están convencidos de esa manera de jugar, son buenos jugadores y el equipo ya lleva un tiempo junto, creen en la idea y se aferran a ella.

-¿Cómo imaginas el partido acá?

Va a ser diferente, nosotros tenemos confianza pero eso hay que saber manejarlo, ojalá podamos meter un gol enseguida pero son 90 minutos y sabemos que enfrentamos a un equipo que juega bien y que tiene jugadores de jerarquía. No va a ser nada fácil y hay que estar preparados para todo.

-Dijiste que ellos pensaron que la serie se iba a definir allá, ¿Crees que en Brasil se subestimó al equipo?

Creo que sí. El técnico es un poco soberbio, es un tipo con mucha experiencia que ha ganado cosas, entonces, puede que el exceso de confianza o la confianza que tenía por su equipo, que venía haciendo casi tres goles por partido de local, los haya hecho sentirse fuertes. Pero se encontraron con otra cosa y en el segundo tiempo arriesgaron muchísimo, jugaron mano a mano en casi toda la cancha y ahí nos costó a nosotros tener precisión pero creo acallamos un poco eso y la prensa y la gente terminó reconociendo que éramos un buen equipo.

-Vienen de revertir dos series de local, ¿Eso genera confianza en el equipo?

Sí, eso genera confianza en el plantel y también en la gente, por eso hay tanta expectativa. La gente confía en que se puede revertir nuevamente el miércoles. El marco va a estar como pocas veces, es algo histórico y todo el continente va a estar pendiente de este partido. La gente se siente orgullosa de estar participando de una final pero esto es fútbol y hay que estar tranquilos.

-¿Qué significa la baja de un jugador cómo Braghieri?

Para nosotros es muy importante, por ahí no se lo toma tan en cuenta porque es un tipo de perfil bajo pero es fundamental. Es importante en la pelota parada, muy rápido en el mano a mano y espiritualmente es muy fuerte para nosotros, un tipo que no pierde nunca, no se cae jamás, empuja al equipo, corre hasta la última jugada, una bestia, lo admiro.

Lo vamos a sentir pero veremos cómo lo vamos a suplantar, no tengo mucho recambio, tengo a Zurbriggen y a Herrera que lo pueden hacer de forma natural y después a Maxi Velázquez que le ha tocado jugar de central pero estoy viendo cual va a ser la mejor opción.

-Gremio mediante un comunicado oficial dijo que iba a reunirse con el presidente de CONMEBOL por el arbitraje de ida, ¿Cómo lo viste?

Se quejan mucho. En el fútbol pasan mucho estas cosas, quieren asentar precedentes, como son equipos grandes, se quejan para ver si pueden sacar algún provecho o poder sugestionar al árbitro que va a dirigir el próximo partido. Para mí hubo errores pero que no fueron decisivos. Puedo llegar a cuestionar lo de la amarilla a Braghieri porque no fue justa y se pierde la final pero no voy a hacer una carta por eso.

-¿Cómo planificas el partido?

El planteamiento va a ser muy similar a lo que venimos jugando de local. Uno tiene que entender que las características de todos los rivales son diferentes, que más allá del esquema, lo más importante son los jugadores y su forma de jugar. Gremio tiene jugadores rápidos por los costados para generar ese tipo de espacios y eso es lo que nosotros no podemos permitir, tenemos que tener mucha paciencia y ser muy precisos para llegar.

-¿Qué importancia tienen los referentes?

Los equipos importantes tienen jugadores en posiciones fundamentales que se ponen el equipo al hombro en momentos decisivos, tienen la personalidad suficiente para hacerlo, juegan bien y conocen los tiempos del partido. A veces las cosas no salen bien y ellos saben llevar el estado de ánimo del grupo y yo los dejo ser, hablo mucho y delineamos algunas pautas del trabajo pero dejo que gestionen fuera y dentro de la cancha, siempre respetando una misma línea.

-Fuiste bastante castigado por cierta parte de la prensa y por la hinchada de Independiente, ¿Crees que este gran proceso es una especie de revancha?

Fue duro pero lo entendí. Al principio me tocó Defensa y luego Godoy Cruz donde me fue muy bien pero al ser del interior no tienen tanta prensa. Y de repente, sin ser conocido, llegar a Independiente, desató en el ambiente no sé si cierto celo o desconfianza, creían que era un premio muy grande para alguien desconocido. Pero bueno, yo sabía que iba a ser así y lo tomé como un desafío. Me cuestionaron muchísimo y hay muchos periodistas que son formadores de opiniones y cuando uno no se defiende, se aprovechan.

Pero hicimos muchísimos puntos, nos fue bien, venían de ascender y el plantel no tenía jugadores tan ricos en nombres, eran muchos jóvenes y mucha la demanda. Estuvimos en los primeros puestos y cuando tuvimos partidos decisivos para pelear el campeonato no pudimos ganarlos por esa misma inexperiencia de todos. Se me castigó mucho por eso pero no me siento especial, les pasa a muchos entrenadores y entiendo que es así.

-¿Qué balance haces de este exitoso proceso en Lanús?

Se van a cumplir dos años ahora. Viví tantas cosas importantes, el equipo se ha hecho protagonista y se lo respeta. Como cuerpo técnico hemos crecido mucho porque trabajamos en un lugar tranquilo, podemos proyectar con el día a día y los jugadores están dispuestos y abiertos a trabajar de la mejor manera, cuando los resultados se dan favorece y te da credibilidad.

Para mí fue un proceso muy enriquecedor, el club ha vendido por casi 30 millones de dólares estos dos años, pese a que se fueron jugadores importantes el equipo siguió caminando. Veremos qué pasa más adelante pero estoy muy agradecido por todo lo que me tocó vivir sobre todo por la convivencia diaria con los jugadores, uno se encariña mucho y un agradecimiento a la gente que conozco todos los días, yo disfruto muchísimo venir.

-Debés estar pensando únicamente en la final pero, ¿Escuchaste las declaraciones de Matías Lammens acerca de su interés para el puesto de DT en CASLA?

Es medio difícil porque entiendo que San Lorenzo es un club muy grande y la gente se merece un gran respeto, entonces es incómodo no poder hablar ahora, porque me gustaría definir algo, pero no me parece ético hablar y por suerte Lammens también lo entiende de esa manera. Obviamente me siento orgulloso de que me tengan en cuenta en un equipo tan grande como San Lorenzo, que el presidente haya dicho que me espera, por lo menos para poder charlar es gratificante veremos cómo se da más adelante.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Pablo Perez

El insulto, una pasión argentina

Jugadores grandes y chicos, técnicos, dirigentes y árbitros deben aprender a manejar la creciente agresividad del público. La psicología es fundamental. 

Divisiones Inferiores

Banfield: La fábrica de futbolistas

El taladro tiene un proyecto serio en sus divisiones inferiores, que lo lleva a ser uno de los clubes que forma más jugadores que luego triunfan en el exterior.

México

Los Avispones de Chilpancingo y los 43 de Ayotzinapa

El 26 de septiembre de 2014 fue un día negro para la historia de México y quedará grabado en la memoria colectiva. Pero no solo los estudiantes fueron víctimas de las balas de la policía.