El 26 de octubre marcó un antes y un después en la historia de los partidos en la Bombonera. Debido a una medida implementada por los dirigentes de Boca, las porristas del Xeneize no estarán más en la cancha para recibir la salida del conjunto de Guillermo Barros Schelotto.

El adiós a las Boquitas

@equipotyd

28 DE MARZO DE 2018

La dirigencia del club decidió prescindir de los servicios de las características porristas que animaban las previas de los partidos. Con el argumento de evitar la cosificación del género femenino, el equipo de animación deportiva fue despedido en apoyo a la campaña feminista implementada por la marcha de #NiUnaMenos.

No es que exista un conflicto real entre las Boquitas y la dirigencia, sino que simplemente el club quiere aprovechar que la situación contractual con las porristas está por culminar y prefiere utilizar ese espacio para otro tipo de acciones. En el anteúltimo partido en la Bombonera, frente a Belgrano, el equipo fue recibido por los chicos de la Fundación Boca Social. Lo mismo había sucedido frente a Chacarita cuando los jugadores habían salido a la cancha junto a los 11 socios vitalicios más antiguos. De cara a lo que viene, se seguirán planeando distintas alternativas para suplir la ausencia de las Boquitas.

Si bien la idea era mantener a las bailarinas para los partidos de básquet y de futsal, tampoco forman parte de dichos encuentros y su futuro es incierto.

Las porristas de Boca desembarcaron en la institución de manera oficial gracias a la gestión de Mauricio Macri. Previo a 1995, cuando el actual presidente de la Nación asumió como mandatario de Boca, se pueden encontrar registros de un grupo de mujeres denominadas “las boquitas” a las que se las podía contratar para eventos privados. Este primer grupo de animadoras comenzó a trabajar a fines de 1991 y eran promocionadas por la revista Boca, un sentimiento.

Tras el boom inicial, el grupo de bailarinas perdió el atractivo y se vieron eclipsadas por las Diablitas, las bailarinas de Independiente. Fue entonces que se decidió cambiar el nombre de boquitas a “Cuerpo Oficial de Porristas del Equipo Campeón del Mundo” y se realizó un casting mediante el cual se contrataron a 12 mujeres. La selección de las nuevas integrantes se promocionó por distintos medios y canales como, por ejemplo, “Pasión de sábado”. El entusiasmo volvió a ser temporal y para 2007 las porristas comenzaron a trabajar, nuevamente, en eventos privados, cumpleaños y casamientos.

Luego de tantos años, y tras haber vivido épocas gloriosas en el club, Daniel Angelici decidió despedir a las animadoras promoviendo el movimiento feminista de Ni Una Menos. Sin embargo, y a pesar de que ningún directivo quiere salir a comentar algo al respecto, un allegado al club reveló que el motivo del despido no es simplemente por el movimiento feminista sino que hay razones económicas de trasfondo. Al parecer, las Boquitas pretendían una mejora sustancial de su salario de cara a la próxima temporada y los dirigentes aprovecharon para rescindirles el contrato excusándose que quieren evitar que siga cosificando el cuerpo de la mujer.

Además de los clásicos recibimientos a los jugadores y de animar al público durante los entretiempos, las porristas también desarrollaban otras actividades dentro del club. El grupo de bailarinas colaboraba con la Fundación Boca Social y trabajaba con chicos que tienen problemas de adicción para ayudarlos y transmitirles que el deporte es una herramienta para salir de las drogas.

La desvinculación de Las Boquitas no cayó bien en los hinchas, tal es así que varios hicieron eco en las redes sociales bajo el hashtag “#QueVuelvanLasBoquitas”, en repudio sobre la destitución de las porristas.

Las animadoras, que se enteraron públicamente sobre la rescisión del contrato que las vinculaba con Boca, transitan unas semanas muy angustiantes. Ellas, que entrenaban cinco veces por semana y no recibían ingresos por parte del club sino de los sponsors, llevaban a cabo sus actividades a pulmón y, sobre todo, por amor a Boca.

Rocío Martín, productora de Las Boquitas desde 2012, confirmó que se enteraron públicamente de la rescisión de contrato con Boca y que jamás se sentaron con algún dirigente para charlarlo personalmente. También agregó que no había motivos para despedirlas. “La dirigencia quería comenzar una campaña fuerte de “Ni una menos” y consideraba que las bailaras de Boca cosificaban a la mujer, algo que trabajan para contrarrestar”, explicó.

A su vez, Martín advirtió que la decisión fue tomada de un día para el otro y que, si bien el club estaba en todo su derecho, lo que más les dolió fue el destrato y la falta de humanidad. Enojada por la decisión, agregó: “Con ese criterio de exponer el cuerpo entonces no podría haber más chicas en bikini en la playa ni modelos y las mujeres no podrían subir fotos en malla a las redes sociales”.

“La intención y el sueño de Las Boquitas es volver al club, son fanáticas de Boca. El grupo está unido y quieren seguir trabajando de esta profesión que es lo que les apasiona”, detalló la productora en referencia al futuro de las chicas.

Hace ya mucho tiempo que no se ven animadoras en el fútbol argentino. No sólo es el caso de las Boquitas, sino también las Académicas de Racing, las Diablitas de Independiente, las Canallas de Rosario Central, las Leprosas de Newell’s, las Globitas de Huracán, las Bohemias de Atlanta y las Toritas de Chicago poco a poco fueron desapareciendo y, sin conocerse la razón en particular, dejaron sin alegría los entretiempos de los partidos.

Producción: Lucas Salvatore, Facundo Quiroga, Alejandro Pantano, Franco Bill, Guido Keselman, Lucio Lattanzi, Bautista Andrés Pavlovsky y Antonio Salgado.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Capitanes

Gastón Machín, el bicho que voló a la Primera

El mediocampista Gastón Machín, hincha de Argentinos Juniors, tuvo dos etapas en el club. La última fue desde 2016, cuando el Bicho descendió, hasta la actualidad. En su segundo periodo, siempre que jugó fue el capitán del equipo.

Cristiano Ronaldo

El archipiélago que produce menos que la Serie A

Los derechos de televisación del calcio italiano valen más que toda la ganancia que puede generar las Islas Salomón en un año.

Capitanes

Federico Mancinelli, un capitán forjado en el ascenso

Surgido futbolísticamente en Tiro Federal, el actual capitán de Huracán siempre fue un lider del equipo, a pesar de no haber llevado la cinta.