Luego de dos años de inactividad, la Selección Argentina de fùtbol femenino volvió a las prácticas en el complejo de Ezeiza. La idea de las nuevas autoridades de la AFA es refundar la disciplina, llegar a la profesionalización, conseguir sponsors y jugar las Eliminatorias para las Copas del Mundo del mismo modo que los varones. 

La otra Selección

Tiago Couce

28 DE MARZO DE 2018

La selección de fútbol femenino volvió a los campos de juego del predio de la Asociación del Fútbol Argentino luego de dos años de inactividad. La mayoría del público ni siquiera sabía que se había dejado de practicar o que Argentina tuviera un seleccionado en esta disciplina. La falta de rodaje no se debió totalmente a la crisis institucional que sufrió la entidad madre, aunque Julio Olarticoechea, director técnico en aquel entonces, le atribuye un porcentaje a la misma.

Sin embargo, el actual presidente de la Comisión de Fútbol Femenino, Ricardo Pinela, aseguró que estos manejos eran el mecanismo cotidiano. “Las chicas entrenaban cuatro meses cada dos años, cuando había algún torneo por disputar”, recalcó. Con la designación de Claudio Tapia como presidente de la AFA, se desarrolló un nuevo proyecto que él ya había empezado en 2015 cuando fue nombrado vicepresidente tercero. Los dirigentes lo llaman la “refundación”. La misma consiste en tener una continuidad con los entrenamientos (no sólo de la mayor sino también de la sub 21 y sub 17) y más partidos.

El gran objetivo que piensan llevar adelante con el correr de los años-estiman que puede llegar a realizarse en 5- es la profesionalización. Para que esto suceda deben cumplirse algunos factores que ya empezaron a llevarse a cabo de a poco. Los dos primeros que se interrelacionan son la buena organización de torneos junto con la federalización de los mismos. Actualmente, en el país se desarrollan muchos torneos que no son oficiales. Buscarán que los mismos formen parte de las ligas del Interior avaladas por AFA. Generar masividad y dar oportunidades para que puedan acceder a las competencias internacionales es el fin.

El otro elemento fundamental es la visualización. “El 70% de la población no sabe sobre los torneos oficiales”, expresó Ricardo. Como primera medida empezaron por televisar un encuentro por fecha por Crónica TV. La consecuencia de esto es lo que va a permitir o no que pueda ser profesional; el propósito y la necesidad para que ocurra es la obtención de sponsors que puedan financiar el crecimiento de la disciplina.

Otras grandes propuestas para forjar el camino para que el femenino se equipare con el masculino son las que se piensan elevar desde la AFA a los entes que la rigen, CONMEBOL y FIFA: que por cada enfrentamiento que tengan los varones, haya uno para las mujeres y que la clasificación al campeonato mundial sea la misma para los dos y no como es actualmente en las mujeres que se disputa un Sudamericano en 21 días y de ahí se obtienen los seleccionados que estarán presentes.

Con aceptar la nueva forma de eliminatorias, se asegurarían un mínimo de 18 encuentros en un plazo de tres años. Sería una gran oportunidad para generar roce internacional, continuidad y, por sobre todo, difusión. Esperan que los organismos aprueben la medida ya que siempre resaltan que quieren un crecimiento. Es más, Olarticoechea asegura que la FIFA “potencia y potenció mucho el fútbol femenino”. Habrá que esperar para ver si eso queda puramente en palabras o se ven los avances en los hechos.

Carlos Borrello, hijo del mítico goleador de Boca y Chacarita, José Pepino Borrello, fue el designado como director técnico para esta nueva etapa. No es su primera vez: ya había estado en el cargo desde el 2003 hasta el 2012. La elección se debió a su conocimiento en el área además de todas sus grandes cualidades para estar al frente de la selección. Pinela necesitaba ayuda de él para “aprender el manejo de las selecciones nacionales”. También se lo estableció para que en un futuro pase a ser el coordinador y que sean mujeres las entrenadoras y preparadoras. Para lograrlo se intentará establecer una serie de facilidades en conjunto con la Asociación de Técnicos y que las actuales jugadoras realicen el curso pertinente. A su vez, esperan que los clubes que cuenten con equipo de mujeres tengan en su comisión directiva una dirigente del mismo sexo para que se encargue de esa área.

Sin embargo, la reanudación no fue tan simple y con tantos factores a favor. Las jugadoras debieron convocar a huelga por el incumplimiento de algunas normas que habían acordado. Florencia Quiñones, actual jugadora de Boca con paso por San Lorenzo y Barcelona de España, confesó: “Fue lindo y un desafío volver porque fue mucho tiempo y sentí que retrocedimos, que el resto nos superaba. Lo peor fue tener que hacer el paro pero la realidad es que nos venían prometiendo cosas y no las cumplían. Nosotras no tenemos ningún organismo que nos avale o defienda”.

Un motivo fundamental fue que no les pagaron los viáticos que necesitan para movilizarse hasta los entrenamientos. Al ser un deporte amateur, ninguna puede vivir del mismo y muchas trabajan y además estudian por fuera del fútbol. También reclamaban realizar las preparaciones en canchas de césped y no en el sintético como lo hacen. Sin embargo, la medida fue levantada y luego de la misma realizaron enfrentamientos amistosos contra Chile en el país vecino.

En tanto, como respuesta a esto, Ricardo Pinela advirtió que “muchas reciben a su vez viáticos de sus clubes como para ayudarlas” y que se buscará que “las jugadoras seleccionadas tengan becas para poder vivir de esto y dedicarse específicamente al fútbol”.

En cuanto a nivel clubes, son cuatro los que sobresalen: River, Boca, San Lorenzo y UAI Urquiza. Entre ellos se disputan los campeonatos. Como forma de contrarrestar esta situación, se estableció una norma que limita la cantidad de jugadoras fichadas a principio de temporada. Es así como los de la elite deben dejar chicas libres que se unen a otras instituciones y equiparan el nivel, creando una mayor competitividad.

A escala internacional, la vara se encuentra alta ya que se obtuvieron dos terceros puestos en la Copa Libertadores en tan solo cuatro años (River y UAI Urquiza). Es una gran posición teniendo en cuenta el nivel futbolístico que tienen el resto de los países.

Como cierre, todos los entrevistados ya citados llegaron a la misma conclusión y es que no se le da a este deporte el lugar que debería tener. No es muy valorado en la actualidad. Los clubes lo toman como un gasto o una obligación tener equipo femenino en vez de apostar al crecimiento. Sin embargo, nadie pierde la esperanza de que en el futuro se posicione a gran escala.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mundial 78

A 40 años del Mundial 78

¿Era el pueblo argentino el que había tomado la escena o era la escena política la que se había devorado al pueblo?

Dictadura

Jugadores protagonistas fuera del campo de juego

Hay futbolistas que sin ser figuras en sus equipos, o sin siquiera jugar el Mundial, han participado del mundial desde una perspectiva en la que muchos profesionales no se involucraron

Mundial 78

La grita del Mundial 78

Copa del Mundo divididos en dos realidades muy diferentes: las Abuelas de Plaza de Mayo, arrasadas por el dolor, y los fanáticos del fútbol, que explotaban de alegría.