La Selección Argentina de fútbol para ciegos entrena en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard), y hay uno de sus integrantes que puede distinguir todo, o casi todo, sólo a través del sonido.  

Creer para ver

Agustín Stella

28 DE MARZO DE 2018

Es el único de buzo azul. También el único que se sienta apenas finaliza el calentamiento. Mientras los demás van a refrescarse luego de pasar más de 40 minutos transpirando bajo el sol de octubre, él busca la sombra del ombú que crece a la vera de la cancha de fútbol adaptada que tienen Los Murciélagos en el Cenard, en lo profundo del barrio de Núñez.

Apoyado contra el acrílico, prueba llegar a la punta de sus pies con sus dedos. Después de dos intentos, lo logra. Abre sus piernas e intenta ir con sus dos brazos hacia un extremo. Luego hacia el otro. Esos kilos de más no le impiden tener una flexibilidad poco convencional. Sus compañeros ya se hidrataron y vuelven al sintético. Comienzan a patear desde la mitad de cancha.

La pelota chocó contra la red y el cascabel sonó secamente. "Omar", dice en voz baja. Los que estábamos cerca suyo, fijamos aún más la vista en él. Otra corrida cerca del círculo central. "El Negro", dice ahora. Atónitos, volvimos a mirarnos entre nosotros. De alguna forma, el de buzo azul lograba distinguir a los pateadores sólo con el sonido del botín acariciando la pesada número 4.

Va el pelilargo. Se perfila de zurda y sacude. La pelota ni siquiera va al arco, si no que se pierde muchos metros más a la izquierda. “¡Sos horrible, Rubén!”, le gritó entre risas. Ya lo creíamos sobrenatural.

Un avión sobrevuela las tribunas del Estadio Monumental. Acaba de despegar de Aeroparque con destino al horizonte. Durante los quince segundos que el ensordecedor ruido inunda el cielo porteño, uno de los arqueros patea al arco y la acomoda en una esquina.

El de buzo azul ni se inmuta. No emite palabra y rápidamente se para. Se limpia el pasto mojado del sintético del pantalón y exclama: “¡Qué hijos de puta estos chilenos de LAN! ¿No saben hacer turbinas menos ruidosas?”.

VIDEO

Un día con Los Murciélagos

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Emmanuel Gigliotti

"En China no me sentía jugador profesional"

Emmanuel Gigliotti dice que cuando estuvo en Asia extrañó "la linda locura" con la que se vive el fútbol en Argentina.

Selección

¿El predio que la AFA posee en Marbella?

La refundación de la Seleccción, según Tapia, comienza en un centro de entrenamento en España. 

Pablo Perez

El insulto en la cancha, una pasión argentina

Jugadores grandes y chicos, técnicos, dirigentes y árbitros deben aprender a manejar la creciente agresividad del público. La psicología es fundamental.