El hijo menor de Claudio Chiqui Tapia es un pibe al que el apellido no le pesa y que trata de ganarse un lugar importante en Barracas Central, club que milita en la B Metropolitana y cuyo estadio, en donde entrena y juega, lleva el nombre de su padre.

Iván Tapia: "Grondona es el ejemplo a seguir para mi viejo"

Natalia Garaygorta

28 DE MARZO DE 2018

El clan Tapia vive una vida lujosa pero eso no impide que dejen de ser humildes. Iván tiene 18 años y juega de enganche en Barracas Central. Su sueño es jugar en la Primera División, aunque su papá no quiere que se vaya de El Guapo, ya que anhela que su hijo menor integre el plantel que lleve a Barracas a lo más alto del fútbol argentino.

En una entrevista distendida, Iván habló de la amistad que tenía su papá con Julio Grondona, ex presidente de la AFA durante 36 años, y dijo que siempre lo iban a ver a Viamonte 1366. Además opinó que la gestión que ejerció el ex mandatario fue muy buena por la representación que tenía el fútbol argentino en el exterior, tanto en Conmebol como en FIFA, y que Argentina tenía un peso muy importante en cuanto a las decisiones ya que fue vicepresidente sénior del organismo más importante del fútbol mundial. “Mi papá lo toma de ejemplo a Grondona. Mi viejo absorbió todo lo bueno de Julio y está implementando sus ideas en esta nueva gestión”, declaró.

-¿Cómo calificarías a tu papá en este nuevo rol de presidente de la AFA?

-Está haciendo bien las cosas. Somos todos humildes en mi familia, no nos creemos los mejores ni los jefes de nadie, pero yo creo que si lo dejan y si le permiten, va a hacer una buena gestión. La verdad que no tengo nada para reprocharle, hace todo muy bien, tiene buena gente que lo acompaña y que sabe lo que hace.

Iván, hincha de Boca, contó que con Daniel Angelici, presidente del Xeneize, tiene muy buena relación. Han compartido cenas y hasta fue a su cumpleaños. Además, dijo que su ídolo siempre fue Juan Román Riquelme, pero que hoy en día se queda con Carlos Tevez, con quien tiene una amistad.

Con respecto a la Selección, el hijo de Tapia cree que está bien y que hay que bancar el proyecto de Jorge Sampaoli. Además piensa que el conjunto albiceleste necesita el resultado y no jugar bien.

Con respecto al antecesor de Sampaoli, Edgardo Bauza, Iván declaró: “Creo lo mismo que mi papá, que Bauza fue un desastre, no me gustaba cómo se jugaba con él y el resultado tampoco lo acompañaba, no me gustaba el proyecto”.

-¿Qué significa para vos que el estadio en donde entrenas lleve el nombre de tu papá?

-La verdad que es un orgullo enorme, se lo merece por cómo cambió el club, antes era un club el ascenso y ahora es uno de Primera. Acá en Barracas se vive otra realidad a lo que es el fútbol del ascenso, todos los jugadores cobran, y al día, que además de tener un excelente sueldo, hay mucho personal de limpieza que acompaña a que haya un buen mantenimiento en el club, el césped está siempre en perfectas condiciones.

Iván contó que más allá de los prejuicios que hay sobre la Villa 21-24, zona vecina en donde está ubicada la cancha de Barracas Central, el barrio es muy tranquilo, y que varios de los chicos que juegan en Primera viven ahí, como el defensor Horacio Balbuena. Tapia manifiesta que en las noticias lo pintan como peligroso porque siempre van a decir lo peor y obviar lo bueno.

Sobre la violencia que hay entre los barras de las distintas instituciones del fútbol que existen en el país, el hijo de Tapia declara que los de su club son muy tranquilos, nunca hay conflictos, y que conoce bastante a los hinchas que asisten a los partidos.

Para Iván, el fútbol del ascenso es la realidad de lo que es el fútbol argentino: es la vida, la pasión, el esfuerzo día a día, algo muy distinto a lo que es la Primera División. La violencia se vive en profundidad en el ascenso por la desorganización que existe, pero el enganche de Barracas Central opina que es muy lindo porque siempre está presente la humildad.

Además, contó cómo vive en carne propia los hechos de violencia en las categorías inferiores a la Primera División y puso como ejemplo el miedo que experimenta cada vez que le toca jugar contra San Telmo de visitante, en la Isla Maciel. Recordó que una vez, ingresando al barrio, tuvieron que cerrar las ventanas del micro porque empezaron a golpear el colectivo, además de que cuando llegaron a la cancha y estaban entrando en calor, los hinchas del Candombero les gritaban que los iban a matar o les tiraban piedras por ser uno de los clásicos del ascenso. “Los hinchas de San Telmo son bastantes intensos y muy terribles, aunque tienen linda hinchada, pero si no sos de su equipo es muy jodido”, agregó.

Iván también contó que su mamá, Paola Moyano, e hija de Hugo, el líder camionero, está muy celosa por el cargo que está ocupando su papá en el máximo ente del fútbol argentino porque ahora las chicas lo buscan mucho, aunque él no les de bola.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Racing

Racing campeón: cuando el fuego crezca quiero estar allí

Diciembre de 2001 fue el escenario en el que la sociedad no sólo se apoderó de las calles, sino que también fue el momento en el cual el pueblo racinguista pudo desatar el grito de gloria.

River campeón

Primero se llevaron el oro y ahora la final de la Libertadores

La historia se repite y el colonialismo español se mantiene en América Latina con la complicidad de la Conmebol. Crónica de un saqueo.

Federal A

No fue un domingo cualquiera

Una crónica rara de como ver dos partidos al mismo tiempo, uno por tele y otro en la cancha y celebrar en los dos lados. El fútbol lo puede todo.