A los 23 años, Ezequiel Montagna rompe algunos prejuicios sobre los futbolistas. Lee, quiere estudiar y le gustaría escribir. Sabe que por jugar a la pelota no tiene la vida resuelta ni tiene por qué vivir en una burbuja.

"Con mi corta edad siento que tengo cosas para contar"

Magdalena Maccione @maggiemaccione

28 DE MARZO DE 2018

Transcurre la mañana del viernes en la localidad de Turdera, partido de Lomas de Zamora. El clima no acompaña, una leve llovizna cae y las calles están húmedas. Es un día gris y lo único que se vislumbra celeste es la cancha de Temperley. Cerca de las 10:30 el entrenamiento en el estadio Alfredo Martín Beranger da inicio.

Mientras transcurre la práctica, un grupo de adolescentes alborotadas le piden fotos al técnico Gustavo Álvarez, que apenas accede a una grupal y deja contenta a las niñas. Dos hombres que pintan un paredón charlan sobre lo mal que ven a las inferiores del club, y cerca del mediodía un móvil de un reconocido canal entrevista al entrenador del Gasolero.

Luego de una charla grupal entre jugadores y cuerpo técnico, los futbolistas comienzan a abandonar el campo de juego. El marplatense Ezequiel Montagna camina hacia el lado contrario que sus compañeros, atraviesa una puerta de alambre, se acerca y se presenta: “Hola, no te doy un beso porque estoy todo transpirado”.

Viaje largo… ¿Llegaste bien?”, pregunta gentilmente y se dirige hacia los escalones de la cabecera popular “Mario Pepe Biondi” para entablar la conversación.

El delantero es uno de los cinco refuerzos que trajo la institución para esta temporada. El joven de 23 años, proveniente de San Martín de San Juan, se predispuso a un charla con El Equipo en la que expresó lo bien que lo recibió el club y, además, que se encontró con un excelente grupo humano y de profesionales. Comentó que tenía algunos jugadores conocidos en el plantel y que eso colaboró para que se pueda adaptar más rápido.

Por otra parte, el ex Azulgrana se refirió a la compleja situación que atraviesa el equipo en cuanto al bajo promedio y aseguró que, si bien el grupo sabe que arrancaron mal en la Superliga, queda un camino largo por recorrer. A su vez, halagó la propuesta de juego del técnico “porque expone ideas de trabajo como se hace en un club grande”.

-Dijiste club grande, vos surgiste de las inferiores de San Lorenzo. ¿Qué es San Lorenzo para vos?

-Es todo. Es mi casa, es el club al que llegué locamente sin esperarlo y del que mi familia y yo somos hinchas. Fue muy lindo vivir en la pensión, levantarme temprano para ir a entrenar y pasar caminando por la cancha que amo todos los días.

El jugador, que siente un gran cariño por el club, expresó que San Lorenzo lo ayudó con cosas personales, que le dio de comer, estudios y el placer de compartir vestuario con ídolos como lo son Leandro Romagnoli, Néstor Ortigoza, Juan Ignacio Mercier, y que, si bien no jugó ningún partido oficial en Primera, aprendió mucho. “Al club lo siento como mi hogar, sueño con volver y tener mi lugar”, apuntó.

-Cuando decís que te ayudó con cosas personales, ¿a qué te referís?

-Yo tengo una hermana que es discapacitada, ella nació sin poder caminar. Llegó una determinada edad en la que se necesitaba hacer unos estudios muy caros para ver qué tratamiento se podía realizar y mejorar su calidad de vida. El club sabía de la situación y la dirigencia se comunicó enseguida conmigo. Me llamaron Matías Lammens, presidente del club, y Marcelo Tinelli, vicepresidente, y me dijeron que la idea de ellos era hacerse cargo de lo que necesitase mi hermana. La hicieron venir desde Mar Del Plata, de donde es mi familia, y le pagaron unos estudios muy costosos en los cuales se determinó el nivel de discapacidad. En un momento se propuso un viaje a Cuba, pero se dio de baja pronto porque pudo comenzar el tratamiento en Buenos Aires.

Montagna contó que hoy su hermana Aldana se encuentra mucho mejor y que, aunque no se sabe si volverá a caminar, su movilidad mejoró.

El flamante refuerzo del Gasolero sostuvo que el fútbol es una actividad que ayuda mucho. No sólo en su caso, sino también a sacar a chicos de la calle o a que se alejen de adicciones y sin ser un deporte costoso. “Con una pelota de papel y dos palos ya jugas”, manifestó.

-Dijiste pelota de papel, así se llama un libro de cuentos escrito por jugadores. ¿Leés?

-Sí, leo. En esos viajes largos que hacíamos con San Martín de San Juan me descargaba PDFs y leía. Hay que ejercitar el bocho. Me gustaría escribir, con mi corta edad siento que tengo cosas para contar.

El ex Verdinegro aseguró que muchas veces temió no llegar a ser un jugador profesional y que pensó en abandonar y estudiar profesorado de educación física o kinesiología. “Lo que pasa que es difícil también; por ejemplo, en San Juan empecé un curso avanzado de inglés y lo tuve que dejar porque no me renovaron el contrato y tuve que buscar otro club y volverme a Capital”, explicó. Además, acotó que la carrera del jugador de fútbol es corta y que si uno no tiene un buen sueldo que lo salve de por vida tiene que buscar otras cosas para hacer, y que por eso no descarta estudiar.

El futbolista contó que escucha mucha radio y que lee los diarios desde las aplicaciones del celular. “Trato de informarme de todo”, aseguró antes de señalar que es importante saber de la actualidad del país y salir de esa burbuja en la que viven muchos jugadores. Por último, se refirió al caso de Santiago Maldonado, el joven encontrado muerto después de Gendarmería reprimiera una manifestación de la que participaba, y dijo que le parece “una barbaridad”, que “están todos atentos” y que no se puede creer lo que pasó. “Nadie da explicaciones con certeza, ni se hacen cargo de la situación”, concluyó.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Irán

Llorando bajo el hiyab

Irán convirtió esta semana el gol más hermoso contra la prohibición islámica. En Buenos Aires, mientras tanto, el básquet 3x3 recibió un baño de realidad.

Capitanes

Gastón Machín, el bicho que voló a la Primera

El mediocampista Gastón Machín, hincha de Argentinos Juniors, tuvo dos etapas en el club. La última fue desde 2016, cuando el Bicho descendió, hasta la actualidad. En su segundo periodo, siempre que jugó fue el capitán del equipo.

Cristiano Ronaldo

El archipiélago que produce menos que la Serie A

Los derechos de televisación del calcio italiano valen más que toda la ganancia que puede generar las Islas Salomón en un año.