Ganar la Copa del Mundo es el deseo de muchos, pero logrado por pocos. A veces, ni los mejores de la historia lo pueden alcanzar. Rusia 2018 será, quizás, la última oportunidad para los dos mejores de este tiempo: Messi y Cristiano.

Mundiales sin Mundiales

Sebastián Umerez

28 DE MARZO DE 2018

“Messi no le debe un Mundial a la Argentina, el fútbol le debe un Mundial a Messi; es el mejor de la historia”, declaró Jorge Sampaoli, el entrenador del seleccionado nacional, después de la victoria por 3 a 1 sobre Ecuador en Quito, con tres goles de la Pulga.

El Olimpo del fútbol, integrado por los mejores de la historia, puede variar en orden, pero siempre están los mismos nombres: Alfredo Di Stéfano, Pelé, Johan Cryuff y Diego Maradona, agregando, si se quiere, a dos activos hasta el momento: Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. De esos seis, sólo dos pudieron levantar la Copa del Mundo: Pelé en tres ocasiones (Suecia 1958, Chile 1962 y México 1970) y Diego Maradona en una (México 1986).

Si bien el periodismo argentino recuerda constantemente que a Messi le falta un Mundial para consagrarse, utilizando hasta el hartazgo comparaciones con Maradona, no hay dudas de que el rosarino ya es considerado como uno, sino el mejor de todos los tiempos, con o sin Copa del Mundo. Cryuff corrió con la misma suerte de Lionel en Brasil 2014, ya que perdió la final de Alemania 1974. Otro que también llegó hasta la última instancia para quedarse a un paso de la gloria, fue el crack húngaro Férenc Puskas, en Suiza 1954. El caso de Di Stéfano es diferente, porque nunca jugó un Mundial, pero igualmente es considerado uno de los mejores jugadores de la historia.

Tanto Messi como Cristiano Ronaldo tienen quizás una última chance en Rusia 2018 -tendrán 31 y 33 años, respectivamente- de poder cerrar su carrera con el logro máximo a nivel selección. La diferencia del portugués, ganador cuatro veces del balón de oro, es que en 2016 pudo ganar la Eurocopa con su país, mientras que la Pulga no ha podido levantar la Copa América, perdió tres finales (2007, 2015 y 2016), pero se cargó el equipo al hombro marcando los tres goles en la altura de Quito, que le dieron la clasificación directa a Argentina al Mundial de Rusia.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Emmanuel Gigliotti

"En China no me sentía jugador profesional"

Emmanuel Gigliotti dice que cuando estuvo en Asia extrañó "la linda locura" con la que se vive el fútbol en Argentina.

Selección

¿El predio que la AFA posee en Marbella?

La refundación de la Seleccción, según Tapia, comienza en un centro de entrenamento en España. 

Pablo Perez

El insulto en la cancha, una pasión argentina

Jugadores grandes y chicos, técnicos, dirigentes y árbitros deben aprender a manejar la creciente agresividad del público. La psicología es fundamental.