Con el sueño de poder llegar alguna vez a dirigir en Primera División, cientos de chicas se anotan en las diferentes escuelas de arbitraje del país. Sólo seis mujeres han llegado a los registros internacionales de la FIFA. Una de ellas, Salomé Di Iorio opina que hay discriminación. "No avanzamos por una mentalidad machista que reina en nuestro país y más aún en el fútbol" le dijo a El Equipo.

Tarjeta rosa

Matías Chiacchio

28 DE MARZO DE 2018

Muchas mujeres se anotan en las escuelas de arbitraje de la Asociación Argentina de Árbitros (AAA) y del Sindicato de Arbitraje de la República Argentina (SADRA) con el sueño y el objetivo de entrar a una cancha como árbitra principal de un partido de Primera División, entre los jueces de línea y con la pelota bajo el brazo. Este deseo no se le dio a ninguna y muchas de ellas comentan que es por un tema físico en comparación a los tiempos de velocidad que realizan los hombres, aunque otras hablan del machismo generalizado que hay en el fútbol argentino y que las afecta también en las designaciones para los partidos.

Los árbitros y las árbitras que egresan de las instituciones educativas, luego de dos años de cursada, dirigen en el fútbol infantil y las inferiores de los clubes hasta llegar a Reserva de Primera División y luego de un análisis, suben de categoría para dirigir en la Primera D. En la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) existen dos métodos para ingresar en la puntuación que se realiza en la Dirección Nacional de Arbitraje con los informes de los veedores, coordinadores y notas de desempeño en las canchas: quienes viven en el interior del país lo hacen cuando arbitran en los partidos de las ligas regionales que están afiliadas indirectamente a la AFA, a través del Consejo Federal. Los que se desempañan en el área metropolitana del Gran Buenos Aires y la Capital Federal lo integran al estar afiliados directamente.

En los predios de los gremios del arbitraje, en de la AFA o en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD), hombres y mujeres realizan las pretemporadas antes de que comiencen las competencias nacionales. Durante estas prácticas cada género tiene sus tiempos en las pruebas: La primera (RSA) para las mujeres internacionales y árbitras que integran la primera categoría de entrenamiento es de velocidad y consiste en seis carreras de 40 metros con un límite de 6.40 segundos y un minuto de recuperación entre los alargues.

Antes de comenzar con la Resistencia Intervalada, más conocida como Intermitente, tienen entre seis a ocho minutos de descanso, luego corren, en una pista de atletismo, 75 metros en 17 segundos y caminan 25 en 20 segundos (17X20). Repiten este sistema hasta completar toda la pista y vuelven a salir hasta cumplir las 40 vueltas.

Las réferis nacionales de segunda categoría realizan los mismos ejercicios, pero tienen 6.50 segundos de tiempo límite en la primera prueba, 17 segundos de carrera y 22 de recuperación en la Resistencia. Los jueces que son internacionales y los nacionales de la categoría uno que tienen menos de 39 años en la primera prueba hacen seis carreras con un tope de seis segundos y un minuto de descanso. Después de los seis a ocho minutos de recuperación, realizan los 75 metros de carrera en 15 segundos y caminan 25 metros en 18 segundos (15X18) hasta completar los 400 metros que tiene la pista y lo reiteran 40 veces. Los que superan los 39 años y lo de segunda categoría hacen las mismas pruebas con un límite de 6.20 segundos en la RSA y en la intermitente 15X20.

Sabrina Lois, Coordinadora General de Arbitraje Femenino y exárbitra, comentó: “En la pretemporada de la Primera B participaron seis chicas de las 18 que están trabajando en AFA y las que dirigen en el Consejo. Muchos ejercicios son iguales, pero varían fracciones de segundo para realizarlas. Es muy poca la diferencia, por eso se está analizando qué pruebas físicas se harán para que rindan de la mejor manera en la B Nacional, aunque, por el momento, están realizando las pruebas para mujeres que manda la Federación Internacional de Futbol y Asociaciones (FIFA)”. María Eugenia Rocco, asistente internacional, comentó cuáles son sus expectativas ante la “promesa” que les hicieron: “Nunca nos dieron la posibilidad de dirigir, aunque ahora, en teoría, si damos bien la prueba física de hombres estaríamos habilitadas para arbitrar en Primera. Ojalá que en las próximas evaluaciones logremos este requisito”.

Por otro lado, dentro de los pasillos del arbitraje, algunas mujeres desconocen que las autoridades hayan dicho que es un problema físico. De esta manera, Salomé Di Iorio, árbitra principal en la División Reserva del Fútbol Argentino, dijo: “En Primera División fui cuarta árbitra (hace unos años quien dirigiría como principal el partido de Reserva se quedaba como cuarto al de Primera) y me trataron muy bien, pero yo creo que no avanzamos por una mentalidad machista que, lamentablemente, reina en nuestro país y en el fútbol más aún. Si es por cuestiones de idoneidad y capacidad no debería haber ningún impedimento”. Además, reconoció que se pone como vara el tiempo de los hombres para ascender a la máxima categoría, pero criticó que, a pesar de que ella pasó estas evaluaciones para la Reserva, nunca cambiaron las designaciones arbitrales. “Obviamente que si ponen esa condición muchas chicas no llegarán, porque por cuestiones naturales nos cuesta mucho más, al tener menos potencia y velocidad. Además en otros paises (Uruguay) algunas mujeres dirigen en Primera, como mi amiga Claudia Impierrez. Ella dio las pruebas de mujeres”, agregó Di Iorio.

Todas tienen el objetivo de llegar a Primera, por eso siguen dando gran parte de su vida a su profesión para cumplir este sueño y siguen creyendo en lo que les dicen desde la Dirección Nacional del Arbitraje. “Espero que las posibilidades lleguen y este impedimento no sea una traba. Sólo algunas están dirigiendo en la Reserva, pero es difícil”, expresó Rocco. Di Ioirio contó todo lo que le pasó en su carrera y, a pesar de eso, sigue con el objetivo puesto como el primer día: “Estoy hace 11 años en Reserva y la Primera es a lo que aspiro. Después de ser mamá y pasar por una lesión de seis meses, es una gran ilusión subir de categoría y crecer en mi trabajo. Esto lo vivo como algo central en mi vida, además soy esposa, madre, abogada y doy clases en la escuela de técnicos”.

Desde la mirada del jugador, Lois dijo: “Estas cosas se van haciendo normales. Antes te miraban raro, pero depende de cada persona. Algunos lo miran como algo positivo y no toman como algo grave un fallo en contra. Estos saben lo que les costó llegar a las chicas a dónde están. Además muchas de ellas tienen otros trabajos aparte del arbitraje”. Salomé Di Iorio contó su experiencia: “Algunos jugadores se enfadan por el simple hecho de ser mujer, pero otros respetan mucho. A algunos los dirijo desde que eran muy pequeños, casi que crecimos juntos”.

Según la página oficial de FIFA, Argentina tiene 26 representantes entre mujeres y hombres y árbitros principales y asistentes. Solo seis están en el arbitraje femenino (tres principales y tres juezas de línea). Salomé Di Iorio, internacional desde 2004, Estela Álvarez, desde 2005 y Laura Fortunato desde 2010 integran la primera lista y María Eugenia Rocco, desde 2008, Mariana De Almeida, desde 2008 y Daiana Milone, desde 2013 la de asistentes. Ellas dirigieron fútbol femenino en los Mundiales, competencias latinoamericanas internacionales y los Juegos Olímpicos.

Un antes y un después

El fútbol femenino de AFA se centra en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, Por eso Alejandra Salazar, entrenadora en dupla técnica de una de las inferiores del Club Social y Deportivo Alem, Sandra Gómez Mascardi, representante de jugadores, Angie Shananah, periodista y precursora de la liga femenina de Rosario, Carolina García, creadora de un emprendimiento de deporte femenino y Bettina Stagnares, directora técnica de Estudiantes de La Plata, organizaron el primer Congreso de Fútbol Femenino en Rosario y presentaron un proyecto de Gerenciamento en AFA en febrero de este año.

Nuestro objetivo en el Congreso es trabajar por fuera de Buenos Aires, porque todo el fútbol femenino de AFA pasa por ahí y no miran al resto. En Rosario conseguimos los avales y lo declararon de interés municipal. Para nosotras lo importante es ver qué pasa en el interior del país y escucharlos dentro de los módulos de Gestión y Psicología, Jugadoras, Árbitras, Sponsor, Markenting, Medios de Comunicación y Nutrición”, expresó Salazar, quien está orgullosa de armar este emprendimiento porque, según ella, harán historia.

En el Congreso participaron muchos disertantes de todo el país, por ese motivo se extendió hasta las 20, cuando estaba previsto terminar dos horas antes, luego de arrancar a las 9.30. El próximo se haría este mes (no confirmó la fecha), aunque el lugar se eligió: Cuyo. “También con esto queremos demostrar que se puede ser mujer y jugar al fútbol. Si lo analizás finamente, ellas usan remeras holgadas y pantalón anchos. ¿Por qué no pueden competir con indumentaria femenina sin que se les mire la silueta y que se juzgue por esto antes que por la habilidad física o la belleza? Si vamos a este punto, eso es cosificar y contra eso peleamos”, concluyó.

VIDEO

LAURA FORTUNATO

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Capitanes

Gastón Machín, el bicho que voló a la Primera

El mediocampista Gastón Machín, hincha de Argentinos Juniors, tuvo dos etapas en el club. La última fue desde 2016, cuando el Bicho descendió, hasta la actualidad. En su segundo periodo, siempre que jugó fue el capitán del equipo.

Cristiano Ronaldo

El archipiélago que produce menos que la Serie A

Los derechos de televisación del calcio italiano valen más que toda la ganancia que puede generar las Islas Salomón en un año.

Capitanes

Federico Mancinelli, un capitán forjado en el ascenso

Surgido futbolísticamente en Tiro Federal, el actual capitán de Huracán siempre fue un lider del equipo, a pesar de no haber llevado la cinta.