Facundo Quignón, volante de San Lorenzo, admitió no lamentar su salida de River cuando formaba parte de las divisiones inferiores. Asimismo, destacó su paso por Newell's, explicó cómo se vive el fútbol en Rosario, sus características como jugador y su visión acerca de la Súperliga.

"No me arrepiento de haberme ido de River"

Rodrigo Vizcarra @emirvizcarra

28 DE MARZO DE 2018

“No tenía la oportunidad de jugar en River y la busqué en otro lado. No creo que la carrera de un jugador se termina en un club. Decidí irme y no me arrepiento. Estoy contento con la decisión que tomé”, aseguró el mediocampista que fue campeón de la Libertadores Sub-20 con River en julio de 2012. Se destacó de doble 5 junto con Matías Kranevitter y compartió el título con Juan Cazares, Eder Álvarez Balanta y Augusto Solari. Sin embargo, meses más tarde el conjunto de Núñez –presidido por Daniel Passarella– decidió no renovarle el contrato. Fue en ese momento cuando el formador de juveniles Fernando Kuyumchoglu, quien también había sido marginado de River, lo presentó en San Lorenzo.

El futbolista de 24 años tuvo un corto paso por Newell's en 2016. “En lo personal, me sirvió mucho. Pude jugar y tener la continuidad que fui a buscar”, aseguró sobre su estadía en La Lepra. Su rendimiento no sólo quedó reflejado en lo individual, sino que los rosarinos terminaron novenos en el último torneo local. “Sumé experiencia con los partidos y a eso se le agrega que teníamos un buen grupo y equipo que, a pocas fechas de terminar el torneo, estábamos arriba en el campeonato. Si bien nos terminamos cayendo sobre el final, en resumen, fue una buena campaña y estoy contento por eso”, agregó.

-¿Cómo se vive el fútbol en Rosario?

-El fútbol es distinto, son más pasionales. Es una gran ciudad que está concentrada y totalmente polarizada por los hinchas de Newell's y Central. Está buena la presión y la repercusión que se genera. Es una experiencia recomendable, que no conocía y de la que todos hablaban. Creo que hay que vivirla y sentirla para poder contarla.

-Fuiste unos de los mayores recuperadores de pelota del campeonato, ¿a qué se debió?

-Osella me pedía que me enfocara en la recuperación de pelota y que ayudara a Mateo, Juani Sills o Jalil Elías. Es algo que trabajé y me sorprendí, por eso estoy contento. Trato de ver jugadores mixtos más que ofensivos y defensivos. A nivel local me gustan Román Martínez, Gago y el chino Rojas. Trato de ver a jugadores que cumplan funciones tanto en ataque como en defensa.

-Y el hecho de la alta efectividad en los pases, ¿cómo la tomás?

-Resulta algo muy sencillo, pero a la vez es muy complicado e importante tener una efectivad en los pases, tanto largos como cortos, arriesgando o no. Muchas veces parece fácil habilitar a los compañeros para el gol, pero no lo es. Hay que tener la virtud de la lectura de juego, una herramienta muy importante.

Durante los 22 encuentros que disputó en Newell's, Quignón sumó un gol y tres asistencias. Sus pases filtrados en los últimos 30 metros de la cancha para dejar mano a mano a sus compañeros con los arqueros y los anticipos ofensivos para cortar la jugada de los rivales generaron comparaciones de la prensa con Juan Román Riquelme. “La comparación con Riquelme me es graciosa en el buen sentido. Es un lindo halago. Futbolísticamente no me veo parecido, juego más de frente que de espaldas y un poco más atrás en la cancha. Por ahí, el hecho de asistencias y pases que di los tomaron como referencia a él. Él fue de los mejores y uno lo trata de copiar. Cuando uno hace algo parecido a otro se busca a la máxima referencia y al que lo hace sobresalientemente, y Román era uno”, explicó el zurdo.

-¿Qué opinión te merece la Súperliga?

-Son varios equipos, pero con la nueva modalidad y con el tiempo se va a ir equilibrando todo. Creo que va para bien, y ojalá sea lo mejor para el futbol argentino. Se tienen que ir afinando detalles para que no se sigan viviendo los problemas de los últimos años y para que el torneo se profesionalice lo más posible.

Su debut en el conjunto azulgrana se dio el 19 de abril de 2014 frente a Newell's, con Edgardo Bauza como director técnico, pero su primer gol en Primera fue el 3 de mayo frente a Atlético de Rafaela. El mismo año en que se consagró campeón de América con el Ciclón. Debido a la situación económica, Newell's no pudo pagar los dos millones de dólares por el 80% de su pase. Quignón regresó al club azulgrana y en la segunda fecha de la Súperliga volvió a jugar de titular en el empate sin goles ante Rosario Central.

Las aspiraciones del jugador son varias. Tratará de aprovechar las oportunidades que tenga para mostrarse cuando rote el equipo titular y conquistar de nuevo su mayor anhelo: "Quiero repetir el título de 2014. Fue algo único, hermoso e irrepetible. La ilusión está intacta y la idea es volver a ganar la Copa”.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Seleccion Argentina

Leyendas del gol y machirulos empedernidos

De Guillermo Stábile, goleador del Mundial del 30, a Eliana Stabile, futbolista del equipo femenino que se clasificó para Francia 2019. Fútbol, goles, género y el despertar de una pasión de selección.    

El salario en el fútbol en época de crisis

Cómo se atrasaron los sueldos de los futbolistas con la corrida cambiaria. Qué pasa con las mujeres que intentan vivir de la pelota.

Economía en descenso

Las SAD, a la sombra del fútbol

Nadie lo confirma de manera oficial, pero desde el Gobierno nacional buscan impulsar las sociedades anónimas deportivas en el fútbol argentino. Cuál es el panorama y qué consecuencias podría acarrear la medida.