A metros del estadio Monumental se encuentra le pensión de River, donde algunas figuras de un futuro no tan lejano, conviven, estudian y se divierten; pero sobre todo, juegan al fútbol.

Una pensión millonaria

@equipotyd

28 DE MARZO DE 2018

River siempre se destacó por su enorme cantidad de títulos en el fútbol argentino e Internacional, pero también por tener un gran número de jugadores surgidos de su “cantera”. Muchos de ellos se convirtieron en íconos de la institución de Núñez, hasta hoy una gran mayoría brilla en Europa y se hicieron un lugar en el Seleccionado Nacional.

Parte de sus juveniles vivieron durante años en la pensión del club, la cual se encuentra a unos metros del Estadio Antonio Vespucio Liberti. Ésta instalación goza de varias comodidades, como así también de reglas estrictas.

Con las paredes pintadas de rojo y blanco, adornadas con las camisetas encuadradas de grandes jugadores vivieron ahí, el espacio cuenta con un comedor general en el cual 80 chicos separados entre juveniles e infantiles comparten por única vez un momento especial en la pensión.

Estas categorías cuentan con diferentes horarios pero coinciden durante las cuatro comidas del día, para la cual cuentan con un presupuesto de $200 por chico.

Durante el tiempo libre que dispongan los jugadores se pueden despejar sus cabezas en la sala de entretenimiento, que cuenta con mesas de ping pong, con un televisor y sillones para poder disfrutar de un rato de ocio. Para los más aplicados a la hora del aprendizaje, o bien aquellos que necesitan una ayuda extra, pueden pasar tiempo en el salón de estudio “Nicolás Domingo”, ex jugador del plantel profesional que vivió varios años en la pensión. El sector posee todos los elementos que necesitan para poder aprender de la manera más cómoda y completa posible.

Cuando llega la noche los chicos, después de cenar, se dirigen a sus respectivas habitaciones, en las que los infantiles cuentan con dos camas mientras que los más grandes lo hacen en cuartos con dos “marineras” cada uno, dando un total de cuatro juveniles por pieza.

Llegada las 22, se apaga la luz en toda la pensión dando la orden que todos vayan a dormir, para poder encarar de la mejor manera el día siguiente.

Los infantiles comienzan la mañana yendo a la escuela, regresan al mediodía para ir a entrenarse por la tarde, mientras que los juveniles hacen lo contrario, por la mañana se entrenan en sus respectivas categorías y por la tarde van al colegio, que se encuentra dentro de la institución.

El “Instituto River Plate” es el que alberga a los chicos de la pensión, como aquellos que no pertenecen a la misma.

Los que viven en el club están obligados a ir todos los días al colegio, mientras que este les brinda el uniforme adecuado, como también los libros, útiles, etc.

En caso de tener una llamativa cantidad de inasistencia o notas no adecuadas al nivel del alumno, los tutores de la pensión lo sabrán de inmediato y accionaran en consecuencia para revertir la situación del jugador.

De esta manera, el club con más títulos a nivel local se prepara para seguir gritando campeón de la mano de sus juveniles.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Racing

Racing campeón: cuando el fuego crezca quiero estar allí

Diciembre de 2001 fue el escenario en el que la sociedad no sólo se apoderó de las calles, sino que también fue el momento en el cual el pueblo racinguista pudo desatar el grito de gloria.

River campeón

Primero se llevaron el oro y ahora la final de la Libertadores

La historia se repite y el colonialismo español se mantiene en América Latina con la complicidad de la Conmebol. Crónica de un saqueo.

Federal A

No fue un domingo cualquiera

Una crónica rara de como ver dos partidos al mismo tiempo, uno por tele y otro en la cancha y celebrar en los dos lados. El fútbol lo puede todo.