Con la nueva dirigencia al mando de Matías Lammens y Marcelo Tinelli, San Lorenzo renovó su pensión para brindar nuevas comodidades y mejores condiciones para los chicos que viven allí.

El nuevo hogar azulgrana

Magalí Robles, Sebastián Ciccarelli, Braian Guzmán

28 DE MARZO DE 2018

La Casona. Así denominan a la pensión juvenil del Ciclón, ubicada debajo de la tribuna local del estadio Pedro Bidegain y en la que viven 53 chicos de las inferiores, que día a día construyen el sueño de llegar a Primera, como Ángel Correa o Héctor Villalba, que fueron campeones de América con el club y ex huéspedes del lugar.

Desde la llegada de la gestión Lammens-Tinelli, el club remodeló su estructura y construyó un edificio para las Inferiores que cuenta con gimnasio, consultorio, oficinas y una biblioteca con más de 3.000 libros. Además, se hicieron dos canchas de césped sintético exclusivamente para los jóvenes.

“Hubo muchas refacciones, pintaron todas las paredes de la pensión, también de las piezas. Además trajeron acolchados, televisores y muebles nuevos. Si algo se rompe, como los baños o los mismos muebles, lo arreglan sin mayores inconvenientes. Siempre buscan todo para nuestro bienestar”, explica a El Equipo Franco Ftacla, que llegó en 2015 desde Mar del Plata al club de Boedo. También cuenta sobre su dura partida de la ciudad costera en busca de un sueño: “En ese momento lo más difícil, para mí, era mi sobrina que era muy chica, pero con las ganas que tenía de vivir todo lo que era Buenos Aires no se hizo tan complejo. A mi familia la veo los fines de semana que no hay partidos o no estamos citados para la fecha, semana santa, día del padre/madre y esas fechas importantes, las otras son opcionales”.

La estadía también requiere de pasatiempos y estudios para que la convivencia sea más amena. “Siempre surgen actividades. Tenemos un taller de arte y teatro, que son los jueves y viernes. Hacemos excursiones por diversos lugares de Buenos Aires, disponemos de un microcine y a veces organizamos para ver películas. Además, organizamos torneos de PlayStation”, relata Lautaro López, arquero de la Séptima División, que arribó en 2015 desde la provincia de Chaco. “En cuanto al colegio, es lo primordial, siempre nos llevan y nos traen. Las dos instituciones a las que concurrimos están fuera de la pensión y nos transportamos con combis”, agregaron.

La Casona está a cargo de Enrique Polola, que junto a Fernando Kuyumchoglu (Coordinador), Hugo Tocalli (scouting y capacitación), un subdirector, encargados, cocineros, profesionales en la parte médica y psicológica, y maestras que dan clases de apoyo trabajan para brindarles la mejor atención a los juveniles. La dirigencia invierte 30 millones de pesos anualmente en las inferiores anualmente, según informó Marcelo Tinelli, en una entrevista con el diario Olé.

Los resultados obtenidos a partir de esa gestión en la Cuarta, Quinta, Sexta, Séptima División y la Reserva quizás reflejen lo invertido. Además, hubo varias presencias de juveniles en el equipo de Primera en 2017, como por ejemplo, Marcos Senesi, Tomás Conechny, Nicolás Zalazar y Gabriel Rojas. La otra cara de la moneda nos retrotrae a 2008, cuando el entonces coordinador de inferiores, Fernando Berón, fue despedido por el expresidente Rafael Savino. “En ese momento el fútbol de inferiores en San Lorenzo era tierra de nadie. Nunca se veía al presidente a la par del fútbol juvenil del club. Uno hacía las cosas a pulmón y la dirigencia estaba abocada a Primera División”, dijo Berón en el portal Somos Cuervos.

Además de dedicarse a la gestación de jugadores, la creación de la pensión también ayuda a incrementar motivaciones en el estudio y dar la iniciativa de formar personas en todos los sentidos. “No existe una escuela que enseñe a vivir”, dijo Charly García una vez, pero San Lorenzo trata de enseñarles todos los días a los chicos, fomentando valores para que cuando el día de mañana tengan que afrontar situaciones de la vida, sepan algo más que patear una pelota.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Historia de vida

Vivir, jugar y resistir en Venezuela

El rosarino Mario Santilli es arquero del equipo venezolano Deportivo La Guaira, y relata las complicaciones que observa diariamente frente a un escenario político convulsionado.

Racing

Racing campeón: cuando el fuego crezca quiero estar allí

Diciembre de 2001 fue el escenario en el que la sociedad no sólo se apoderó de las calles, sino que también fue el momento en el cual el pueblo racinguista pudo desatar el grito de gloria.

River campeón

Primero se llevaron el oro y ahora la final de la Libertadores

La historia se repite y el colonialismo español se mantiene en América Latina con la complicidad de la Conmebol. Crónica de un saqueo.