Miguel Ángel Russo le prometió una vez a Jorge Ramos darle los botines de Diego Maradona pero nunca cumplió la promesa. En aquel entonces, Russo era el DT de El Porvenir y Ramos un wing izquierdo rápido y goleador.

¿Dónde están los botines de Diego?

Tomás Aguirre

28 DE MARZO DE 2018

Fue en la temporada 1988/89 y era la primera experiencia de Russo como entrenador. El Porve militaba en la Primera B. Fue el equipo elegido por el exjugador de Estudiantes y la Selección para iniciar su carrera como director técnico. El Blanquinegro estaba hundido en las últimas posiciones del torneo. Ya tres entrenadores habían sido movidos de su cargo en ese campeonato. Russo le prometió a Ramos los zapatos futboleros de Maradona como premio al que hiciera un gol en una parada bravísima. Tenían que salvarse del descenso.

Ahora Ramos, de 49 años, abre la puerta de su casa en Victoria. Se muestra muy gentil. Adentro se puede observar rápidamente en el patio del exjugador (de Tigre, entre otros equipos) una pelota de fútbol con la que suele jugar junto a su hijo de 18 de años. Antes de arrancar la charla pone la pava para el mate y toma asiento. Recuerda aquella temporada en El Porvenir con Russo como entrenador y automáticamente se le dibuja una sonrisa en el rostro. Aquel equipo estuvo muy cerca de descender e incluso terminó en la última posición.

"A Russo lo conocía de la previa del Mundial de México 86. Yo fui del equipo 'sparring' de la Selección”, recuerda Ramos mientras, con orgullo, repasa anécdotas de aquel seleccionado argentino campeón del mundo.

Termina el primer mate, se queda quieto y se ríe. Su esposa se suma a la charla y dice: "Se debe estar acordando de algo de aquel tiempo". Ramos cuenta cómo fueron los primeros entrenamientos con Russo al frente de El Porvenir: "Nosotros veníamos de otro técnico que hacía un trabajo físico muy liviano y hasta meditábamos. Cuando Vino Russo rogábamos para que finalice rápido el entrenamiento, era muy intenso y terminábamos todos cansados".

En la fecha 27 de aquel torneo debían enfrentar a Defensores de Belgrano. El partido era dramático: el que ganaba se salvaba del descenso.

“En la charla previa al partido Russo dijo que si había un gol, el que lo convirtiera se iba a llevar unos botines de Maradona”, evoca Ramos mientras le ofrece un mate a su esposa. El partido fue desastroso, pero el Porve ganó 1-0 y el gol lo marcó Ramos. "Recuerdo que un diario titulo: 'Con un gol de otro partido El Porve derrotó 1-0 a Defensores de Belgrano'".

El exjugador trata de recordar dónde guardó ese recorte. Evoca que al volver al vestuario le reclamó al entrenador el calzado del Diez. Russo lo felicitó y le prometió que en la semana se lo llevaba. Pasaba el tiempo y no cumplía. "En cada entrenamiento le pedía los botines y él se reía", confiesa Ramos, quien se fue a disputar el torneo de Primera C con la camiseta de San Telmo en la siguiente temporada. Dejó de tener contacto con su exentrenador. Unos meses despues volvió a encontrarse con él. “Un día lo cruzo en AFA, nos saludamos, le vuelvo a pedir los botines y se reía...”, recuerda. "Hubiese sido lindo tener los botines de Maradona", reflexiona Ramos mientras esboza la última sonrisa antes de irse a trabajar. ¿Dónde los tendrá Russo?

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Pablo Perez

El insulto, una pasión argentina

Jugadores grandes y chicos, técnicos, dirigentes y árbitros deben aprender a manejar la creciente agresividad del público. La psicología es fundamental. 

Divisiones Inferiores

Banfield: La fábrica de futbolistas

El taladro tiene un proyecto serio en sus divisiones inferiores, que lo lleva a ser uno de los clubes que forma más jugadores que luego triunfan en el exterior.

México

Los Avispones de Chilpancingo y los 43 de Ayotzinapa

El 26 de septiembre de 2014 fue un día negro para la historia de México y quedará grabado en la memoria colectiva. Pero no solo los estudiantes fueron víctimas de las balas de la policía.