Miles de jóvenes vienen por año al epicentro del país persiguiendo su sueño: triunfar en el mundo del fútbol para poder ayudar económicamente a sus familias, y los clubes los alojan en sus infraestructuras para verlos crecer y convertirse en figuras.

Las pensiones del fútbol argentino: edificios donde se contruyen ilusiones

Agustín Ubieta

28 DE MARZO DE 2018

Desde todas partes del país llegan chicos con sus valijas repletas de ilusiones a probar suerte en el suelo bonaerense, dejando a sus familias y a sus amigos atrás, para perseguir un futuro de gloria y esplendor. Aunque muchas veces el camino no es eldeseado. En las pensiones de cada club los esperan quienes se convertirán en sus nuevos compañeros de vida y aquellos que se encargarán de cuidarlos, de contenerlos y de formarlos como jugadores y como personas.

El Equiporealizó un relevamientode las pensiones de los equipos de Primera División y de los más destacados de la B Nacional que se encuentran en Capital Federal y Gran Buenos Aires, para constatarcómoviven y crecen lasposiblesfuturasfiguras de la Selección Argentina, que en los últimos años viene sumando desilusiones en las categorías juveniles.

Los clubes que más jóvenes albergan son River Plate (80) y Boca Juniors(72), los dos equipos más populares del país, y los que más jugadores le cedieron en la historia alaSelección Argentina. Ambas instituciones cuentan con una gran infraestructura para la comodidad de sus juveniles debido a lasenormesinversiones que le destinan a sus pensiones,ya que valoran mucho a los jugadores salidos de la canteray gran parte de su economía se debe a la venta de los mismos.

Entre televisoresconpantalla plana y consolas de videojuegos viven los chicos que se hospedan en la pensión de Lanús, que a pesar de no ser uno delos denominadosclubes“grandes”, no tiene nada que envidiarlesa estos en cuanto asuinfraestructura para los juveniles. Incluso en la cantidad de jóvenes que puede albergar el edificio, ya que allí viven52 futbolistas,cantidad parecida a los que se alojan en los deIndependiente (53) y Racing(52). La mayoría de loshuéspedesprovienen delinterior del país y algunos de otras partes del mundo comoColombia, EcuadoroNigeria.

En loscasosde Independiente y San Lorenzo, ambos clubes cuentan conpensiones nuevas para sus jóvenes. El Rojo de Avellaneda reinauguró su pensión en 2015,con la conducción de Hugo Moyano, que reformó todo el edificio para que las promesas del club, como Ezequiel Barcoquien vivió en lamisma, puedan tener un paso másconfortable porel semillero.Por otro lado, el Cuervoinauguró sulugar de hospedajeeste año, bajo laconducciónde Matías Lammens,y ahora cuenta con un edificio muy modernodonde se hospedan 53 chicos.

En contrapunto,la pensión deArgentinos Juniors dista mucho de la tecnología y de la modernidadque ostentanlos clubes nombrados anteriormente. Por fuera,el edificiodonde viven 26 jóvenesse asemeja a una casa común y corriente, y todos se dividen en cuatro habitaciones para dormir. Inclusosolo cuentan con dos mesas para sentarse a cenar, por lo que a veces deben turnarse para comer. Pero más allá de la falta de lujos, los juveniles se sienten muy a gusto con el lugar y con el trato que les brinda el personal. Muchos de los jugadores que vivieron en las pensiones de los clubes más pequeños, una vez que llegan a Primera Divisiónsiguen colaborando con las mismas, como es el caso de Lucas Baldunciel, quien le regalaba sus botines a loschicos de Nueva Chicago.

Otros clubes menos destacados de Primera División, como Tigre,Temperleyo Arsenal,pueden albergar menos de 25 jóvenes debido a las dimensiones desusinfraestructuras, y por esto tienen menos chances de generar jugadores para su primer equipo. En el caso de Tigre sólo se hospedan 18 juveniles en su pensión, por lo que muchos otros chicos que vienendel interior para jugar en el Matador deben alquilar departamentosafuera del club para poderser parte del equipo.

Lo que no falta en casi ninguna de las casonas o edificios ultra modernos son los juegos. Desde mesas de ping-pong y metegoles hastalaPlay Station y computadoras, para que después de entrenarse doble turno con el sueño de convertirse en las grandes figuras del fútbol argentinose acuerden, por lo menos por un rato,de que son sólo niños y que también es importante que jueguen y se diviertan haciéndolo.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Emmanuel Gigliotti

"En China no me sentía jugador profesional"

Emmanuel Gigliotti dice que cuando estuvo en Asia extrañó "la linda locura" con la que se vive el fútbol en Argentina.

Selección

¿El predio que la AFA posee en Marbella?

La refundación de la Seleccción, según Tapia, comienza en un centro de entrenamento en España. 

Pablo Perez

El insulto en la cancha, una pasión argentina

Jugadores grandes y chicos, técnicos, dirigentes y árbitros deben aprender a manejar la creciente agresividad del público. La psicología es fundamental.