Capital Federal • T ° - H %

Lucas Vesco (derecha) y Gonzalo Urquijo (izquierda) celebraron montados sobre un tractor, el ascenso histórico de Agropecuario de Carlos Casares a la B Nacional.

Lucas Vesco, el ave fénix del Agro

Jugó en las mejores canchas del país y, cansado de lidiar con sus rodillas, estuvo a un papel de poner su propio supermercado. Pasó siete veces por el quirófano y ahora le pone el pecho a un enorme desafío. El central de la revelación del Torneo Federal le abrió las puertas de su casa a El Equipo, contó su historia de perseverancia, y desmintió los mitos que circulan acerca del club y su presidente, el empresario Bernardo Grobocopatel.

COMPARTIR
Agustín Stella y Giuliano Marchetti
02 de Agosto de 2017

El sol pega fuerte como rara vez en junio. Son las 11 de la mañana y la ciudad está plagada de cortes de calle. Se hacen las 11.30. Las diagonales y los nombres de las calles dificultan la llegada a destino de dos foráneos. Suena el reloj: son las doce. Al llegar, el entrevistado comprende. Él tampoco es de allí. Está pasando su quincena de vacaciones cerca de su hermana y su pareja, en la ciudad de La Plata. Con una tonada difícil de omitir, invita amablemente a pasar. Antes de preguntar, pone la pava y prepara unos mates. Lucas Vesco tiene una historia para contarle al mundo.

-¿Cómo te encontrás después de lo que consiguieron?

-Estoy muy contento. No esperaba que me pasara esto con Agropecuario, más aún teniendo en cuenta que fui solamente para hacer fútbol. Había estado todo el 2015 en Quiroga, mi pueblo, sin ganas de jugar nunca más. Sinceramente, estaba muy cansado de romperme y harto de pasar por el quirófano. Tuve siete operaciones.

-¿El equipo cómo se lo tomó?

-Nunca pensamos que podíamos llegar a jugar en la B Nacional. Bianco es muy buen técnico, nos cambió la cabeza. Cuando agarró él, de 12 partidos sólo perdimos uno y entramos terceros en el pentagonal. Nos hicimos muy fuertes de local y a la hora de jugar de visitante, a los demás equipos se les hacía muy difícil ganarles.

-¿Tuvo mucha influencia el entrenador en el ascenso?

-Si, ni hablar. Es un técnico que sabe mucho. Sabe cuando hacer los cambios y no se equivoca nunca. Cada cambio que metía, hacíamos un gol. De los doce partidos que ganamos de local, diez los ganó él con los cambios. Eso sí, es muy conservador. Es dificilísimo hacerle un gol a sus equipos, cuida mucho el 0 y de contra te liquidan.

-¿Los jugadores tienen contacto con el presidente?

-Sí, todo el tiempo. Al llegar, creía que por su perfil iba a ser distante con los jugadores. Pero me equivoqué mucho. Es muy intenso, muy hincha. Se pone tan nervioso cuando jugamos que toma pastillas para dormir. Está todo el tiempo en el club. Va a todas las concentraciones. En pretemporada está todos los días, va todos los partidos a la cancha. Llega al predio y te juega una tanda de penales por un asado o un televisor. Se sube al micro antes de los viajes y nos dice: "Confío en ustedes, yo se que son los mejores". Vive por y para el club.

-¿Se veía entusiasmado para ascender?

-Creo que no se esperaba la clasificación. Cuando habló con Bianco para traerlo, le decía que era difícil ascender. Él calculaba que para el año que viene recién iba a poder armar un equipo para lograrlo.

-Entonces fue algo que surgió casi de imprevisto

-No, de imprevisto no. Se trabaja muchísimo. La idea de Bernardo es llegar a jugar en Primera. Él le prometió al padre que Racing, el club del que son hinchas, iba a jugar en Casares. Nosotros estamos todos al día. Cobra desde el más chico al más grande. Hizo un predio increíble con 16 hectáreas. Armó un lago artificial para sacar el agua para el riego. Ahora que se metió en AFA, hizo una pared de 80 metros y levantó vestuarios y cantinas para las inferiores. Él nos decía que no había presidente que se merezca tanto ascender más que él y creo que tiene razón, ja.

-¿Cómo llegaste al Agro?

-Venía recuperándome de una lesión, ya no tenía más ganas de jugar. Es más, estaba a punto de poner un supermercado en La Plata junto a unos amigos. Fui a mi pueblo para terminar de recolectar las cosas pero uno de mis compañeros se demoró y al final tuvimos que postergarlo. Al tiempo volví a tener energías para jugar y empecé a ir a ver al equipo. Un conocido me comentó que andaban cortos de jugadores y pensé en darme una última oportunidad. Son esas cosas del destino. Si mi amigo no se hubiera demorado, hoy estaría cortando fiambre.

-¿Te tenés confianza para lo que viene?

-Si, mucha. El club limpió varios jugadores pero, por lo menos, a mi me dijeron que me van a tener en cuenta. Sé que ahora van a hacer cola para entrar al club. Nadie puede creer que en la B Nacional paguen bien y al día. Si viene un central de jerarquía voy a tener que pelearla, pero estoy dispuesto.

-¿Con las lesiones cómo estás? Tenés una historia complicada con ellas…

-Ahora bien. Ya no tuve más problemas con la rodilla. El último que me operó fue Batista, que es médico de Boca y la Selección. Yo me lesioné muy de chico, tenía 17 años y jugaba en Rivadavia de Lincoln. Me rompí los meniscos y un año después los cruzados. Cuando me recuperé, a los 22, me vino a buscar Racing. Alternaba entre reserva y primera. Ya llegando a final de temporada, en 2013, me rompí los meniscos de la otra rodilla. Quedé libre y caí en Tigre. Jugué de titular con Diego Cagna y con Fabián Alegre, que era interino. Cuando había empezado a agarrar continuidad, me vuelvo a romper los ligamentos. Era un infierno.

-Y lo de Sarmiento de Junín te cayó del cielo pero terminó siendo peor...

-Si, cuando llegó Gustavo Alfaro a Tigre trajo muchos jugadores suyos. Por suerte me salió lo de Sarmiento y me fui para Junín. El primer día entrené, el segundo pasé la revisión médica, el tercero firmé contrato y el cuarto me rompí los ligamentos en la práctica. Ahí sí, dije “hasta acá llegué”. Llamé a mi representante y le dije que me iba a mi casa con mi familia, que no quería saber más nada. No sabía qué hacer de mi vida, si operarme o no. Lo terminé haciendo para al menos poder jugar con mis amigos. Y al tiempito llegó lo de Agropecuario.

-Ahora que pasaste todas, ¿sentís que te cambió la cabeza?

-Sí, soy un chico que piensa mucho en el futuro. Siempre fui así. Mirá, yo tenía un Chevrolet. Cuando dejé de jugar y me volví a Quiroga, mi pueblo, pensé que era imposible mantener ese auto. Lo vendí y compré vacas. Si bien ahora tengo el auto de nuevo, sigo manteniendo las vacas y voy seguido al campo también, que me gusta mucho. Después de la idea truncada del súper, surgió la idea de poner un gimnasio. Pero mirame ahora, no puedo pensar en eso. Vivo en Casares, a 50 kilómetros de mi pueblo. Tengo a mis viejos cerca, y estoy haciendo lo que me gusta. Además, voy a jugar la B Nacional. ¿Qué más quiero? Si en el fútbol yo soy un tipo con suerte…

Fútbol

Eduardo Sacheri, de la pelota a la pluma

El escritor presentó su nuevo libro "El fútbol, de la mano", en Deportea.

Volver al pasado: no se podrán subir los goles de la Superliga a las redes

Desde el 20 de agosto no se podrán publicar imágenes en las plataformas más populares como Facebook, Twitter o YouTube.

La escuela y las inferiores, de la mano

Sólo algunos clubes de Primera y Segunda división se interesan de lleno en la formación académica de sus juveniles pero cada vez son más los que sí lo hacen. En Tigre, el que falta a la escuela, no juega el fin de semana.

Vuelve el fútbol para pocos

Con el nuevo torneo los derechos de televisión pasan a manos privadas. Cómo es la historia de la relación entre el fútbol y la TV.

Las pensiones del fútbol argentino: edificios donde se contruyen ilusiones

Miles de jóvenes vienen por año al epicentro del país persiguiendo su sueño: triunfar en el mundo del fútbolpara poder ayudar económicamente a sus familias, y los clubes los alojan en sus infraestructuras para verlos crecer y convertirse en figuras

El futbolista eterno

Con 50 años y tres ciclos como jugador, Juan Carlos Albarello se vuelve a retirar y le cuenta a El Equipo cómo fue regresar a las canchas después de 17 años y qué busca en su nueva vida.

(d) noticias

Argentina va por otro título en futsal

El campeón del mundo le ganó 6-0 a Bolivia en el CENARD, dando inicio a la Liga Sudamericana que organiza Conmebol, que se disputa del 16 al 20 de agosto. Los partidos son transmitidos en directo por la cuenta de Facebook de la Liga Sudamericana.

Las mil y una del Pato

Silva se quedó con la histórica carrera de los mil kilómetros de Buenos Aires, con la que el TC celebró sus 80 años de vida. La organización montó un espectáculo y la carrera estuvo a la altura de las circunstancias.

La patria naranja, a los pies de Leo Gutiérrez

Miembro de la Generación Dorada, el jugador más ganador de la Liga Nacional se despidió a lo grande en Mar del Plata, donde continuará como entrenador de Peñarol. Los mejores dijeron presente.

San Miguel recordó a las víctimas de la tragedia de Mendoza

Dos racimos de globos volaron el pasado domingo en el Estadio Malvinas Argentinas, en la previa del partido de San Miguel frente a Midland, para homenajear a los fallecidos en el accidente que ocurrió el 25 de junio, en el que un colectivo volcó a quilómetros de San Rafael. Walter Berardi, uno de los técnicos del club y padre de Tatiana, quien podría haber viajado en ese micro, dialogó con El Equipo y contó cómo vivió aquel momento.

AFA

El fin de la polémica

Este lunes, la AFA derogó el artículo 225 que le permitía a los clubes utilizar jugadores suspendidos en lugar de otros citados a los distintos seleccionados nacionales. Los casos de Peruzzi, Moreira y Alario fueron las gotas que rebalsaron un vaso que hacía tiempo que estaba lleno.

Una cantera interminable

Es sabido que Alemania viene construyendo, desde hace más de una década, un gran proyecto futbolístico que dio sus frutos en el Mundial Brasil 2014. Y actualmente los sigue dando: campeones de la Copa Confederaciones y de la Eurocopa Sub 21. 

Rusia, otra vez en la mira

Las sospechas que desataron polémica en el atletismo ruso, ahora se desplazan al seleccionado de fútbol.

Proponen que Buenos Aires sea declarada como "Ciudad del Skate"

Se trata de una iniciativa llevada a cabo por los diputados de PRO, Daniel Del Sol y Roberto Quattromano, que presentaron el proyecto en la Legislatura porteña. Es un deporte urbano que crece día a día y es practicado por miles de jóvenes.

Facebook

Twitter

El arte del gol

El fútbol es arte y Maradona el máximo exponente de una actividad sensible para los argentinos. A 30 años…

Los goles después de “El gol”

Tras el “Gol del Siglo” a Inglaterra, Maradona le convirtió a Bélgica dos tantos maravillosos en…

Dibuje, maestro

Para Augusto Costhanzo, dibujante argentino, Diego fue el responsable de unir sus pasiones, de encontrar la relación…

El mejor compositor de la pelota

El fútbol es música y Diego interpretó la mejor melodía. En diálogo con El Equipo, Valeria…

Desaparecer dos veces

Jorge Julio López fue secuestrado y torturado durante la última dictadura cívico militar, pero volvió…

Los Espartanos: en libertad tras las rejas

En el penal de San Martín, 35 reclusos formaron un equipo de rugby que se enfrenta con clubes poderosos. El deporte…

La Peque de oro

Paula Pareto alcanzó la cima del judo olímpico y demostró, una vez más, por qué pertenece…

La Chapa del campeón

Con Retegui en la conducción, los Leones quedaron en la historia del deporte argentino con el oro en Río y…

La Torre de plata

El tenista argentino Juan Martín Del Potro perdió en la final ante el británico Andy Murray y no pudo…

Son leyenda

Luis Scola, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y Emanuel Ginóbili fueron los cuatro sobrevivientes de la Generación…