El equipo azteca sabe lo que es ganar la Copa Confederaciones, y en su séptima participación no se conformará con sólo volver a participar.

México, un habitué que quiere repetir

Sasha Pryjmaczuk y Facundo Araya

28 DE MARZO DE 2018

La Selección de fútbol de México –campeona de la Copa de Oro de la Concacaf en 2015- debuta en la Copa Confederaciones el domingo 18 de junio ante Portugal –actual ganador de la Eurocopa- cerrando la primera fecha del Grupo A, la cual comparte con Nueva Zelanda y Rusia. Esta será su séptima participación en este certamen que se disputa desde 1992 previo a la Copa del Mundo, a la que clasifican los ganadores de torneos continentales, el campeón del mundo y el país anfitrión.

El seleccionado mexicano participó en seis ocasiones: Arabia Saudita 1995 y 1997, México 1999, Corea del Sur y Japón 2001, Alemania 2005 y Brasil 2013.

El Tri, en su tercera participación, en 1999, fue anfitrión en la Ciudad de México y Guadalajara. En su debut venció 5-1 a Arabia Saudita, luego igualó 2-2 ante Egipto y cerró su participación en el Grupo A con una victoria 1-0 frente a Bolivia. En semifinales derrotó 1-0 a Estados Unidos y en la última instancia se coronó campeón superando a Brasil por 4-3. Su máximo goleador fue Cuauhtémoc Blanco con seis tantos al igual que el brasilero Ronaldinho -quien obtuvo el premio al mejor jugador del torneo- y el árabe Marzouq Al-Otaibi.

En aquella edición, fue la primera vez que una selección de Concacaf obtuvo un titulo internacional avalado por la FIFA sin incluir su respectiva competición continental.

México fue el último país en el que se eligió sede, ya que a partir de la edición del 2001, que se disputó en Corea del Sur y Japón (con excepción de la de 2003 que se organizó en Francia), el anfitrión del certamen sería el país organizador del próximo Mundial.

La selección dirigida por el colombiano Juan Carlos Osorio, quien asumió en lugar de Héctor Herrera el 14 de octubre de 2015, se clasificó a este certamen tras obtener el 26 de julio de ese año su decimo trofeo de oro, al vencer por 3-1 a Jamaica en la final. Compartió el Grupo C junto a Cuba, a quien venció por 6-0, con Guatemala en lo que fue un empate en cero e igualó frente a Trinidad y Tobago 4-4. En cuartos de final El Tri derrotó 1-0 a Costa Rica y se clasificó a la semifinal donde le ganó por 2-1 a Panamá. Además el seleccionado azteca tuvo al mejor jugador de la competición, Andrés Guardado.

La selección mexicana a lo largo de este año disputó cuatro partidos, sacando 10 puntos de 12 posibles. En marzo venció en condición de local a Costa Rica por 2-0 y a Trinidad y Tobago como visitante por la minima. El 8 de junio se quedó con el triunfo ante Honduras por 3-0, tres días más tarde igualó 1-1 ante Estados Unidos en lo que fue su última presentación oficial previa a la Copa Confederaciones.

El entrenador de 56 años ya dio la lista de convocados para una nueva participación en este torneo continental. Los 23 citados son: Arqueros: Rodolfo Cota, Alfredo Talavera y Guillermo Ochoa. Defensores: Rafael Márquez, Néstor Araujo, Diego Reyes, Carlos Salcedo, Héctor Moreno y Luis Reyes. Mediocampistas: Miguel Layún, Jonathan Dos Santos, Giovanni Dos Santos, Carlos Vela, Héctor Herrera, Jüergen Damm, Andres Guardado, Javier Aquino, Oswaldo Alanís. Delanteros: Marcos Fabián, Raúl Jiménez, Javier Hernández, Oribe Peralta e Hirving Lozano.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Capitanes

Gastón Machín, el bicho que voló a la Primera

El mediocampista Gastón Machín, hincha de Argentinos Juniors, tuvo dos etapas en el club. La última fue desde 2016, cuando el Bicho descendió, hasta la actualidad. En su segundo periodo, siempre que jugó fue el capitán del equipo.

Cristiano Ronaldo

El archipiélago que produce menos que la Serie A

Los derechos de televisación del calcio italiano valen más que toda la ganancia que puede generar las Islas Salomón en un año.

Capitanes

Federico Mancinelli, un capitán forjado en el ascenso

Surgido futbolísticamente en Tiro Federal, el actual capitán de Huracán siempre fue un lider del equipo, a pesar de no haber llevado la cinta.