El presupuesto para Rusia supera al de Brasil 2014 por más de 6000 millones de dólares.

 

El Mundial más caro de la historia

Tomás Sánchez de Bustamante (@tomassdeb) y Nacho Cristoff

28 DE MARZO DE 2018

"Nos dieron la oportunidad de hacer el Mundial y no se van a lamentar, vamos a hacer historia juntos", esas fueron las palabras de parte del comité de Rusia luego de que el Comité Ejecutivo de la FIFA le designara la sede del Mundial del 2018. Para llevar a cabo este proyecto, en enero de 2011, el Gobierno y la Asociación Rusa de Fútbol fundaron el Comité Organizador Local (COL) responsable de preparar y organizar el evento. El órgano rector del COL es el Consejo de Administración, cuyo presidente es Vladimir Putin.

El viceprimer Ministro ruso, Igor Shuvalov, ejerce de vicepresidente primero del citado consejo, entre cuyos miembros se encuentran ministros federales, gobernadores de las regiones anfitrionas, autoridades futbolísticas y representantes empresariales. El ministro de deportes, Vitaly Mutko, es el presidente del COL y vicepresidente segundo del consejo de administración. El consejero delegado es Alexey Sorokin, ex secretario general de la Federación Rusa de Fútbol y ex consejero delegado del comité de la candidatura de Rusia 2018.

El presupuesto para esta competencia deportiva es de 19.800 millones de dólares. Según la agencia de calificación Standard & Poor's, sobrepasó de esta manera a la Copa celebrada en Sudáfrica en 2010 que necesitó solamente 6.000 millones de dólares, con un presupuesto inicial que había sido de 4.000 millones; y también al Mundial de Brasil 2014, que requirió de 13.600 millones de dólares, tras haber iniciado con 9.000 millones.

El presupuesto federal aportó 10.080 millones de dólares, mientras que el resto se obtuvo de los presupuestos regionales y de inversores privados, los cuales se encargaron de la construcción de la infraestructura.

Además, de las once ciudades sedes (Moscú, Kaliningrado, San Petersburgo, Volgogrado, Kazán, Nizhni Nóvgorod, Samara, Saransk, Rostov del Don, Sochi y Ekaterimburgo) que albergarán los partidos del mundial, una parte de los recursos fue destinada a la reconstrucción y construcción de doce nuevos estadios, así como a la creación de 113 espacios de entrenamiento para los equipos participantes.

En el diario Russia Beyond The Headlines (RBTH), mencionaron el costo de varios de los estadios que serán sedes del mundial, según los dichos del ministro de deporte ruso. El de Kazán costó 435 millones de dólares, el de Samara y Saransk 360 millones, el de Volgrado 453 millones y el de Ekaterimburgo 375 millones.

El estadio del Zenit, en la isla Krestovski de San Petersburgo, comenzó a construirse en el año 2007 y es la que más problemas le ha causado al ministro Mutko y a los organizadores del torneo, ya que el presupuesto se ha sobrepasado varias veces. Según RBTH, el costo de construcción alcanzó la suma de 1.100 millones de dólares, y la empresa contratista Inzhtransstroy aplazó la finalización de la obra en numerosas ocasiones.

Para el 29 de Enero de 2015, según explicó el diario "El Tiempo" de Colombia, Rusia recortó en un 10 por ciento los gastos en los preparativos para el Mundial, aunque esto no afectó a las infraestructuras deportivas y de transporte, había anunciado en su momento Vitali Mutko."En lo que se refiere al gasto, como en el resto de los ministerios, todos los programas serán recortados en un 10 por ciento", aclaró el ministro de deportes y comentó que el recorte, que se enmarca en el programa anticrisis aprobado en esa semana de enero por el gobierno ruso, no afectaría en ningún caso a la construcción de los estadios que acogerán los partidos mundialistas.

En esos momentos, el presupuesto se incrementó en casi 10.000 millones de dólares. La mitad de ese monto se dedicó a la construcción de infraestructuras de transporte (aeropuertos y carreteras), y un tercio a la construcción de estadios y otras instalaciones deportivas.

Finalmente, luego de los diversos vaivenes que ha tenido Rusia, de cara a la organización del máximo evento deportivo, parece que todo está encaminado. "Estoy seguro de que seremos capaces de proporcionar el más alto nivel de organización para los deportistas e invitados del Mundial. Todos ellos deben sentir que estarán participando en un festival de fútbol grandioso", afirmó Putin durante la ceremonia de inicio del programa de voluntariado el 1 de junio de 2016.

Con la organización orientada y a falta de un año para el inicio del torneo, Rusia afrontará el 17 de junio al 2 de julio la Copa Confederaciones, por lo que Gianni Infantino visitó este 23 de mayo de 2017, la cuidad de Krasnodar para ver los avances de las obras y Putin puntualizó: "Haremos todo lo posible para asegurar que la infraestructura, los hoteles, los estadios y los servicios que vamos a brindar a los atletas, los hinchas y a los visitantes en general sean del mayor nivel posible".

Y aunque Krasnodar no será sede ni del Mundial, ni de la Copa Confederaciones, el presidente de la FIFA se mostró satisfecho al comentar que la inspección de las instalaciones de Rusia ha confirmado que su elección como sede del Mundial "dará un impulso poderoso al desarrollo del país".

Por otra parte, el portal web del diario RBTH, advirtió que el viceprimer ministro anunció que se invirtieron 900 millones de dólares en garantizar la seguridad de los asistentes y de los participantes del campeonato y a su vez, una parte del proyecto para transportes podría ser el tren de alta velocidad que unirá las ciudades de Moscú-Kazán. Según el jefe de los ferrocarriles, Vladímir Yakunin, para esto fue necesaria una inversión de 27.840 millones de dólares, de los cuales el Estado aportó 19.500 millones. Sin embargo, estas sumas de dinero no se ajustan al presupuesto del Mundial.

Cualquier persona que asista a ver el Mundial de Rusia o la Copa Confederaciones podrá viajar gratis en el tren de alta velocidad gracias al Fan ID. Este permitirá, a los dueños de cada identificación, cruzar las fronteras del país y utilizar el transporte público entre las sedes, donde se disputarán los partidos, y dentro de las mismas.

El Fan ID es una tarjeta personalizada que contiene el nombre, una fotografía, datos del pasaporte y contacto del dueño. Deberán tenerlas tanto niños como adultos. Sin este documento no se podrá ingresar a ningún estadio, sin importar que las entradas estén en orden. Para poder obtenerlo primero hay que sacar al menos una entrada y después hay que tramitarlo.

Hay tres maneras distintas para conseguirlo: enviar por correo al lugar de destino una solicitud rellena con los datos pedidos, conseguirla en el estadio o buscarla en un centro de expedición.

Para cada entrada no es necesario tramitar un Fan ID. No obstante, serán distintos el de la Copa Confederaciones y el del Mundial, ya que son dos torneos distintos. Los primeros centros para adquirirlo están abiertos en Moscú, San Petersburgo, Sochi y Kazán.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mundial 78

A 40 años del Mundial 78

¿Era el pueblo argentino el que había tomado la escena o era la escena política la que se había devorado al pueblo?

Dictadura

Jugadores protagonistas fuera del campo de juego

Hay futbolistas que sin ser figuras en sus equipos, o sin siquiera jugar el Mundial, han participado del mundial desde una perspectiva en la que muchos profesionales no se involucraron

Mundial 78

La grita del Mundial 78

Copa del Mundo divididos en dos realidades muy diferentes: las Abuelas de Plaza de Mayo, arrasadas por el dolor, y los fanáticos del fútbol, que explotaban de alegría.