Lucas Banegas, a sus 37 años y con más de 300 partidos en el club de Agronomía, se convirtió en ídolo de la institución. Presente en las buenas durante el ascenso a la B Metropolitana y en las malas cuando el Cartero estuvo en la quiebra.

El eterno capitán de Comunicaciones

Leonardo Álvarez @LeooAlvarez4

28 DE MARZO DE 2018

El Negro, como lo apodan sus compañeros, no tenía intenciones de seguir jugando al fútbolallá por 2004, pero un amigo le recomendóque vaya a probarse a Comunicaciones y a partir de ese momento se comenzó a formar una historia con el club y los hinchas que duraríamuchos años, incluso hasta hoy. Al poco tiempo que llegó al Cartero participó de uno de los logros más importantes del club y comenzó de a poco a meterse en el corazón de los aficionados de Comu: consiguió el tan ansiado ascenso a la B Metropolitana.

Aquel torneo tuvo una particularidad, se jugaba en dos períodos, clausura y apertura, y los ganadores de ambos disputaban una final por el ascenso. En el primero, el equipo terminó último, pero en el segundo revirtieron totalmente la situación, salieron campeones y jugaron la final con Colegiales. “Jamás nos resignamos, aun estando últimos teníamos fe, jugábamosbien y sabíamosque todo iba a cambiar”, comentó Banegas.

El capitán del Cartero tuvo varios pasos en otros clubes: Deportivo Merlo, Tristán Suárez y Chicago, donde concretó otro ascenso, pero en ese caso a la B Nacional en 2012. A pesar de su paso por otros equipos nunca olvidó su casa y siempre volvió a elegir Comunicaciones para aportar su granito de arena y ayudar a la institución. “En el ascenso con Chicago sentí que ya había cumplido y volví a Comunicaciones porque quería darle una mano al club, además le tengo mucho cariño”, sostuvo el Negro.

Sin embargo, no todos fueron momentos felices y de alegría en la historia de Banegas con Comunicaciones. El club en el 2001 no fue ajeno a la crisis que vivió el país y terminó en la quiebra, que con el pasar del tiempo se fue agravando hasta terminar con el cierre de la escuela que funciona dentro de la institución, con falta de pagos a jugadores y a personal que trabajaba allí. “Fueron momentos complicados para el club, estuvo cerrado, no había plata y el órgano fiduciarioencargado de sanear las deudas no estaba haciendo lo que debíay le estaba facilitando las cosas a Hugo Moyano para quedarse con el club, por suerte llegó otro órgano fiduciarioque no generó tantos problemas. Además la gente y nosotros los jugadores también pudimos ayudar para salir adelante”, recordó el capitán.

Comunicaciones actualmente se pudo recuperar de la crisis financieray está teniendo un buen pasar. Así lo relató Banegas:“Hoy en día se ve el progreso que está teniendo Comu, se están haciendo obras, construyendo canchas de hockey, de vóley y es lindo ver al club estar donde se merece”.

Cada tarde que el Cartero juega de local se puede observar el cariño de los hinchas hacia el jugador, despuésde un gran quite o al finalizar el partido se oye un “¡Olé olé olé olé, Negro Negro!”.El defensor siempre agradece por este cariño y siente recíproco ese amor despuésde una vida dentro del club.

Por último, agregó que los años no vienen sólos y que en algúnmomento esto se va acabar, pero no quiere pensar en eso. “Trato de cuidarme, entrenar para dar todo y estar de la mejor forma”, sostuvo. Por el momento, el eterno capitán de Comunicaciones seguirá sumando partidos y fortaleciendo la defensa Cartera, alegrando a los hinchas y, por qué no, soñando con otro ascenso.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Fútbol femenino

La mujeres futbolistas avanzan y ahora son profesionales

Una serie de hechos y de reclamos empujó a la AFA a considerarlas trabajadores después de años de amateurismo. Es un paso más entre los tantos que dieron y que piensan dar en el fútbol femenino.

Historia de vida

Vivir, jugar y resistir en Venezuela

El rosarino Mario Santilli es arquero del equipo venezolano Deportivo La Guaira, y relata las complicaciones que observa diariamente frente a un escenario político convulsionado.

Racing

Racing campeón: cuando el fuego crezca quiero estar allí

Diciembre de 2001 fue el escenario en el que la sociedad no sólo se apoderó de las calles, sino que también fue el momento en el cual el pueblo racinguista pudo desatar el grito de gloria.