Capital Federal • T ° - H %

El Gato y los caballos: la nueva vida de Gastón Sessa

Retirado por una larga sanción, a los 43 años el ex arquero montó un criadero de pura sangre en su casa de Chascomus y se refugia en el turf, su nueva pasión.

COMPARTIR
Santiago Ladino
01 de Junio de 2017

Al bar de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires entró Gastón Sessa, un hombre grande, no de edad, tiene 43 años, sino de tamaño. Más de un metro noventa. Con hombros, brazos y manos de un volumen poco habitual, como las de un gigante. Con solo observar sus dedos estropeados por su profesión alcanza para saber que lo suyo fue con las manos.

Algo de artes marciales mixtas practicó y no fue en un octágono, sino en una cancha de fútbol: la patada voladora a Rodrigo Palacio, la agarrada de cuello al árbitro Sergio Pezzotta o el día que salió disparado hacia la manga para trompear a Lucas Castromán, luego de interpretar que se hizo expulsar de manera irresponsable.

El exarquero, que en 23 años como profesional defendió el arco de Racing y Vélez, entre otros, llegó puntual al bar de GEBA, como si fuese un entrenamiento. Su vestimenta, un conjunto deportivo gris y zapatillas para correr, terminó de completar ese perfil de deportista. Se sentó de espaldas a un televisor que transmitía el partido de vuelta de la Champions entre Atlético y Real Madrid, y luego de pedir un agua mineral, comenzó a contar su nueva vida en el turf.

Se despierta todos los días a las 6 de la mañana. Prepara el mate y se va con el entrenador que se encarga de organizar los trabajos a los variadores. Estos últimos son los encargados de realizar los ejercicios a los caballos mientras observa todo desde un mirador. Luego del entrenamiento los bañan, los masajean y les engrasan los cascos. Nueve peones viven en su casa, los cuales se ocupan, al igual que un veterinario, del cuidado diario de los animales. “Hice una tira de box para 60 caballos y 50 viven permanente. Construí un caminador eléctrico y tengo mi propia pista de 2.000 metros de arena de cava - arena de río -. Mi hogar lo transformé en un haras, Sauce Grande”, cuenta.

En su campo de Chascomús, donde vive con su mujer y sus dos hijos varones, montó su propio criadero de pura sangre. Hace dos años que en el mundo del turf encontró el lugar indicado para seguir alimentando esas emociones que tanto temía perder cuando colgara los guantes.

“Hubiese seguido jugando un poco más de no ser por lo ocurrido”, dice sobre la larga sanción que recibió en 2016 por agarrar del cuello a un árbitro cuando defendía el arco de Villa San Carlos en la categoría B Metropolitana. “Siempre tuve miedo de perder esa adrenalina y de no saber cómo suplantarla, pero hoy encontré en estos animales una pasión y un incentivo que me hace feliz. Verlos crecer, entrenar, competir y planificar sus carreras; hacen que no extrañe lo que pensé que jamás podría dejar: el fútbol. Yo podía retirarme tranquilo porque sabía que a mis hijos no les iba a faltar nada, pero le tenía mucho miedo a dejar la profesión. A caer en la depresión. Mis amigos me decían que juegue hasta que no tenga más ganas y la psicóloga de Boca Unidos me aseguró que existe una vida después del fútbol”.

Cuando se refirió a cómo es preparar un caballo para correr profesionalmente, no pudo evitar hacer la comparación con un futbolista: El camino que recorre un jugador para llegar a primera es muy largo. Es un trabajo que requiere mucha constancia en el día a día, entrenar duro, alimentarse bien, descansar. Para que un caballo esté en cancha es necesario el mismo proceso. Cuando entrenaba tenía un equipo de masajistas, kinesiólogos, médicos y técnicos a disposición para alcanzar mi mejor rendimiento. Hoy mis animales cuentan con el mismo equipo de gente trabajando para ellos”.

La adrenalina es, sin dudas, la mayor similitud que encuentra en ambas profesiones. “En un estadio de fútbol como cuando corre tu caballo, hay momentos que se te sale el corazón por la boca”. Y a pesar de que los partidos se juegan a 90 y las carreras sólo duran unos minutos, garantizó que “la tensión que se vive cuando a tu caballo le faltan los últimos cien metros para cruzar la meta es terrible y se podría comparar a lo que se siente cuando un rival se prepara, toma carrera y analiza a donde va a patear el balón desde los doce pasos”. Luego de una pausa breve, y con un previo revoleo de ojos hacia arriba, como buscando recordar y visualizar mejor la situación, agregó: “Es mucho peor que te pateen un penal, y más si el partido está empatado y después de esa jugada termina”, se ríe.

Más de un futbolero desearía que Gastón Sessa sea pionero en tomar del cuello a un caballo o pegarle una patada voladora a un jockey, pero el exGimnasia y Esgrima La Plata asegura: “El turf me despierta mucha pasión, pero es un ambiente donde no hay con quién calentarse. No hay provocación, por ende, no hay reacción. Es más difícil que se te salga la cadena. No existen las cargadas del rival o la hostilidad que se vive en un estadio de fútbol”.

ETIQUETAS

Gastón Sessa

Turf

Fútbol

De Ciudad Evita al mundo: Walter Kannemann, bicampeón de América

Tiene apellido alemán, pero nació en Concepción del Uruguay hace 26 años. Tras haber debutado en 2010, el defensor de Gremio de Porto Alegre conquistó su segunda Copa Libertadores. En una charla íntima, el ex San Lorenzo cuenta lo que atravesó desde sus inicios hasta ser el jugador que es hoy.

Sebastián Battaglia: el León presentó su libro

El ídolo de Boca contó sus vivencias en el texto que escribió junto a Diego Tomasi. Una trayectoria marcada de principio a fin por dos colores: el azul y el oro.

Otro título para Los Murciélagos

La Selección Argentina de fútbol para ciegos se coronó campeona de la Copa América de Chile, luego de vencer en la final a Brasil por penales.

Carmen Brusca: una vida atada a la redonda

Vistió muchas camisetas, hoy defiende la de la Selección argentina y la de Racing. Después de 15 años en la cancha de once, innovó con futsal. Se crió con la pelota y hasta el día de hoy nunca la soltó. Una pasión que no va a cambiar: el fútbol, el amor en estado puro.

Surgir desde abajo

El trabajo en las inferiores de los clubes es un punto en el que el fútbol argentino deja mucho que desear, las diferencias entre los equipos de mayor poderío y los de menor son abismales. Sin embargo, siguen surgiendo grandes jugadores de los clubes que menos tienen. El club Los Andes es un ejemplo.

Por qué Islandia puede dar la sorpresa

El equipo vikingo es la revelación europea. Con un entrenador dentista, con 120 profesinales y una cultura atea, busca en Rusia 2018 mostrar los resultados del cambio estructural que comenzó hace 15 años.

(d) noticias

La calle no es un lugar para vivir

Cada vez son más las personas que no tienen un lugar donde vivir en Capital Federal, pero siempre hay alguien que busca darles una mano. El Hospital Santojanni brinda un espacio para que alrededor de 30 personas puedan pasar la noche. El Equipo habló con integrantes de ese grupo que día a día pelea por mejorar su situación. 

Buenos Aires, "Ciudad del Skate"

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aprobó un proyecto de los diputados del PRO, Daniel Del Sol y Roberto Quattromano, para que Buenos Aires sea reconocida como "Ciudad del Skate", un deporte urbano que crece día a día y es practicado por miles de jóvenes.

¿Cómo se vive hoy de la música?

El Equipo habló con Javier Viñas, uno de los guitarristas nacionales con más proyección de la actualidad, sobre las novedosas maneras para sobreponerse a la crisis que sufre el sector musical.    

La Ley de Medios, al rescate de la pelota

Ya iniciada la televisación del fútbol por cableoperadores, aún queda un vacío legal: a pesar de las modificaciones por decreto, la norma aún contempla que el Poder Ejecutivo debe garantizar el acceso universal a los contenidos de interés relevante.

Las mil y una del Pato

Silva se quedó con la histórica carrera de los mil kilómetros de Buenos Aires, con la que el TC celebró sus 80 años de vida. La organización montó un espectáculo y la carrera estuvo a la altura de las circunstancias.

Facebook

Twitter

El arte del gol

El fútbol es arte y Maradona el máximo exponente de una actividad sensible para los argentinos. A 30 años…

Los goles después de “El gol”

Tras el “Gol del Siglo” a Inglaterra, Maradona le convirtió a Bélgica dos tantos maravillosos en…

Dibuje, maestro

Para Augusto Costhanzo, dibujante argentino, Diego fue el responsable de unir sus pasiones, de encontrar la relación…

El mejor compositor de la pelota

El fútbol es música y Diego interpretó la mejor melodía. En diálogo con El Equipo, Valeria…

Desaparecer dos veces

Jorge Julio López fue secuestrado y torturado durante la última dictadura cívico militar, pero volvió…

Los Espartanos: en libertad tras las rejas

En el penal de San Martín, 35 reclusos formaron un equipo de rugby que se enfrenta con clubes poderosos. El deporte…

La Peque de oro

Paula Pareto alcanzó la cima del judo olímpico y demostró, una vez más, por qué pertenece…

La Chapa del campeón

Con Retegui en la conducción, los Leones quedaron en la historia del deporte argentino con el oro en Río y…

La Torre de plata

El tenista argentino Juan Martín Del Potro perdió en la final ante el británico Andy Murray y no pudo…

Son leyenda

Luis Scola, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y Emanuel Ginóbili fueron los cuatro sobrevivientes de la Generación…