Juan Román Riquelme lo denominó su sucesor y Boca lo vendió rápido a a la Roma que lo dio a préstamo un año al Empoli. Sin perder su calidad, le sumó sacrificio y entrega a su fútbol y con esas armas, luego de una gran temporada, llega a la Selección pensando que es posible estar el año que viene en el Mundial.

Paredes cambió y llegó

M. Barrientos (@matii_ds) J. C. Gutiérrez (@juanchocabj5) y J. I. Bravo (@juanii1095)

28 DE MARZO DE 2018

El pibe de San Justo, a siete años de su debut en la Bombonera tendrá su primera oportunidad de vestir la celeste y blanca de la selección mayor. El propio Juan Román Riquelme fue quien lo denominó como su sucesor por su habilidad y remate de larga distancia, Leandro Paredes hoy triunfa y disfruta en la Roma, aunque sostiene que su sueño es volver a Boca.

Sus primeros pasos fueron con la pelota “xeneize” bajo la planta del pie. Llegó a Boca a los ocho años y a los 16 cumplió su sueño de debutar en la Bombonera contra Argentinos Juniors, aquel partido terminó 2-0 para el Bicho de La Paternal.

En paralelo, formó parte del sub-15 y sub-17 de Argentina pero nunca tuvo la oportunidad de ser incluido en la sub-20. “Paredes es lagunero e irregular” dijo Marcelo Trobbiani, el director técnico en ese momento.

La Roma apostó por él y tras una temporada a préstamo en el Empoli para adpatarse a la dura liga italiana, el “lagunero” respondió con grandes actuaciones y goles. Hasta logró adaptarse en una posición más retrasada y colaborar con la recuperación de la pelota junto con uno de los ídolos del club italiano Daniele de Rossi.

Luego de una gran temporada, Paredes tendrá su oportunidad de destacarse como uno de “los nuevos” en la primera convocatoria de Jorge Sampaoli como técnico de Selección Argentina.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Emmanuel Gigliotti

"En China no me sentía jugador profesional"

Emmanuel Gigliotti dice que cuando estuvo en Asia extrañó "la linda locura" con la que se vive el fútbol en Argentina.

Selección

¿El predio que la AFA posee en Marbella?

La refundación de la Seleccción, según Tapia, comienza en un centro de entrenamento en España. 

Pablo Perez

El insulto en la cancha, una pasión argentina

Jugadores grandes y chicos, técnicos, dirigentes y árbitros deben aprender a manejar la creciente agresividad del público. La psicología es fundamental.