Elegante y vistoso, Ariel Holan, quien lo dirigió en Defensa y Justicia, lo puso a la altura de Toni Kroos, Xabi Alonso y Busquets, por la calidad de su juego. Ratificó este año en el Tijuana de México el nivel que mostró en el club de Florencio Varela. Por eso, lo llamó el nuevo técnico de la Selección.

Guido Rodríguez, la gran sorpresa de Sampaoli

Alan Díaz, Matías Schlotthauer y Federico Ullúa

28 DE MARZO DE 2018

Su complexión física manifiesta su forma de jugar. 1,85 metros de altura, delgado, atlético, diestro. Elegante, delicado, preciso y vistoso. Guido Rodríguez es de aquellos viejos y conocidos volantes centrales que predominaban en décadas anteriores por su excelencia. Jugadores que los expertos en bares y fútbol añoran y recuerdan tan bien como aquel enganche casi extinto a nivel mundial.

“Es difícil reemplazar a Guido Rodríguez. Yo lo pongo a la altura de Xabi Alonso, Busquets, Toni Kroos", comentaba su entonces director técnico, Ariel Holan, al lamentarse la partida del jugador a México.

Pero tanto desde su debut en River en 2014, como en su paso por Defensa y Justicia y su estadía en el Tijuana, Rodríguez demostró no tener vergüenza a la hora de deslizarse por el verde césped para cortar un ataque rival, ni arriesgar contra su humanidad para impedir el avance de un contrario.

En México ha perfeccionado el remate desde media distancia y acumula cinco goles desde su llegada. Además, con un promedio de 83 por ciento de efectividad en sus toques, se ubica quinto entre los mejores pasadores de la liga azteca. Este rendimiento justifica que Sampaoli lo convoque a la Selección Argentina.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Emmanuel Gigliotti

"En China no me sentía jugador profesional"

Emmanuel Gigliotti dice que cuando estuvo en Asia extrañó "la linda locura" con la que se vive el fútbol en Argentina.

Selección

¿El predio que la AFA posee en Marbella?

La refundación de la Seleccción, según Tapia, comienza en un centro de entrenamento en España. 

Pablo Perez

El insulto en la cancha, una pasión argentina

Jugadores grandes y chicos, técnicos, dirigentes y árbitros deben aprender a manejar la creciente agresividad del público. La psicología es fundamental.