Menos de dos semanas le bastaron a Chiqui Tapia para echar al Patón de la Selección, a pesar de la deuda millonaria y no saber quién lo va a reemplazar. Incertidumbre de cara al Mundial.

Bauza, el entrenador que duró 13 días

Javier López Ezcurra. @javi_lopez96

28 DE MARZO DE 2018

Claudio Tapia, presidente de la AFA, comunicó en la noche del lunes la decisión de despedir a Edgardo Bauza de la dirección técnica de la Selección Argentina. Tras una reunión junto con su representante, Gustavo Lescovich, arreglaron la partida del entrenador de su cargo.

El nuevo Gobierno de la Asociación del Fútbol Argentino, encabezado por el tridente compuesto por Chiqui Tapia en la presidencia; y Daniel Angelici y Hugo Moyano en la vicepresidencia, asumió su mandato el pasado 29 de marzo. Exactamente un día después de la derrota que sufrió Argentina en La Paz frente a Bolivia por 2 a 0, que posicionó a la Albiceleste en el repechaje de las Eliminatorias Sudamericanas. Desde el minuto cero los dirigentes tomaron la posta y aseguraron que iban a “evaluar” todo lo desarrollado por la antigua Comisión Normalizadora. Entre ellas, la designación de Bauza.

13 días bastaron para concretar la salida del dt. Fueron exactamente 13 días asfixiantes y de presión para el santafesino de 59 años. Tras el anuncio de Angelici sobre la “evaluación” de su futuro, Bauza salió rápidamente a los medios a reiterar su deseo de continuar: “Tengo fuerzas para seguir”. Su máxima esperanza era Marcelo Tinelli, presidente de la Comisión de Selecciones Nacionales, con quien mantiene buen trato tras su paso por San Lorenzo. El pasado jueves 6 de abril, Bauza y Tapia pudieron conocerse. "Me voy con una buena impresión, no lo conocía", comentó el presidente de la AFA ante los medios en una breve conferencia de prensa tras su salida del predio de Ezeiza. Y además, consultado sobre si dirigiría ante Uruguay en la próxima fecha de Eliminatorias, contestó: “Es el técnico que tiene la Selección. ¿Quién dijo que se iba?”.

Las declaraciones de Tapia parecían llevar al público cierto respaldo al entonces dt de la Selección, pero el desorden llegó el fin de semana cuando se filtró un audio del también presidente de Barracas Central que rápidamente se propagó por todos los medios de comunicación: “Es un boludo. Capaz que después de que salió de ahí, reflexionó y se irá”. Si su continuidad ya pendía de un hilo, estas palabras terminaron de torcer su salida.

El lunes por la mañana, Edgardo Bauza se presentó en el predio Julio Humberto Grondona para trabajar normalmente y se retiró sin hacer declaraciones. Por la tarde, Tapia recibió en el edificio de Viamonte 1366 a su representante y acordaron la rescisión del contrato. Su salida le costará a la AFA más de 900 mil dólares. Mientras tanto, el cuerpo técnico de Gerardo Martino le inició un juicio millonario a la Asociación de más de tres millones de dólares. En tanto la Casa Madre del Fútbol Argentino se sumerge en deudas y demandas, la Selección está en repechaje de cara al Mundial de Rusia 2018 con un Lionel Messi sancionado por tres fechas a cumplir y un juego poco deslumbrante.

Mientras la danza de nombres para suceder al Patón ya comenzó, encabezada por Diego Simeone y Jorge Sampaoli, Bauza se va por la puerta de atrás y con la cabeza gacha: se convirtió en el entrenador que menos duró en los últimos 43 años, tas 252 días en el cargo. Una jugada desprolija para cansarlo y desgastarlo definió su salida. En solo ocho partidos, Argentina venció en tres, empató en dos y cayó en otros tres. Con nueve goles a favor y diez en contra, Bauza dejó a Argentina en el quinto puesto de la tabla, dos ubicaciones por encima de cuando comenzó su ciclo. Con todo el derecho de cambiar de dt, Tapia optó por una jugada sucia que manchó su imagen. No es el fin, el problema son los medios. En definitiva, Bauza llegó a ser el entrenador de la Selección Argentina por una coyuntura determinada y no pudo aprovecharla.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mundial 78

A 40 años del Mundial 78

¿Era el pueblo argentino el que había tomado la escena o era la escena política la que se había devorado al pueblo?

Dictadura

Jugadores protagonistas fuera del campo de juego

Hay futbolistas que sin ser figuras en sus equipos, o sin siquiera jugar el Mundial, han participado del mundial desde una perspectiva en la que muchos profesionales no se involucraron

Mundial 78

La grieta del Mundial 78

Copa del Mundo divididos en dos realidades muy diferentes: las Abuelas de Plaza de Mayo, arrasadas por el dolor, y los fanáticos del fútbol, que explotaban de alegría.