Trabajaba en MANLIBA, se casó con Paola y se afilió a Camioneros, el gremio de su suegro, Hugo Moyano. En Barracas Central fue delantero, DT; y es presidente desde 2001. Ahora se sentará en el sillón de Viamonte. Opinan para El Equipo Víctor Blanco y Hernán Lewin.

Claudio Chiqui Tapia, de recolector de residuos a presidente de AFA

S. Pryjmaczuk (@SashaPryjmaczuk), F. Alegre (@FeliAlegre14) y F. Araya (@KundoAraya14)

28 DE MARZO DE 2018

Los medios nacionales lo catalogan como “el hombre fuerte del ascenso”. Tiene un perfil bajo. Es el único presidente vivo del fútbol argentino que posee un estadio con su nombre, el club que quedaba cerca de su barrio -Barracas Central-. Asumió en junio de 2001 tras la muerte de quien era la autoridad máxima en aquel momento, Anselmo Bonazzi -fue jugador por más de 10 años y dirigente durante más de dos décadas-. El club se encontraba jugando en la Primera C.

Claudio Fabián Tapia (22 de septiembre de 1967), padre de Iván, Emiliano, Nadia y Matías hace años que no reside en San Juan, provincia en la que nació, pero todos los veranos va a visitar a su familia siempre acompañado por Paola, su mujer. A los 11 años se mudó junto a sus padres a Barracas, lugar en el que dejaría una huella, en busca de oportunidades laborales. Su primer oficio fue como barrendero en la empresa Mantenga Limpia a Buenos Aires (MANLIBA). Al cumplir la función de recolector de basura, se afilió al Sindicato de Camioneros presidido por su suegro, Hugo Moyano. Actualmente también desempeña la función de Vicepresidente en la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE).

Luego de limpiar las calles de la Capital Federal, viajaba para entrenarse por la tarde en las inferiores del Barraqueño. Tiempo más adelante probó suerte en Dock Sud como delantero. Luego de su corta trayectoria como futbolista decidió dar un paso al costado porque con lo que ganaba no le alcanzaba para vivir.

Su vida era la de un hombre común. Trabajaba varias horas al día, iba a ver a Boca -club del que es hincha- y pasaba mucho tiempo con su familia, hasta quesobre el final de la década del 90 algunos dirigentes de Barracas Central acudieron en busca de su ayuda.Era el año 1998cuando el club pasaba por uno de los momentos más difíciles en el ámbito institucional, por eso decidieron hablar con Chiqui.

Varios socios lo invitaron a ver un partido para contarle lo que pasaba, que la institución estaba por desaparecer.Le ofrecieron hacerse cargo de la presidencia y se negó. Al poco tiempo repensó la decisión y asumió la responsabilidad de afrontar el desafío y así fue: Tapia tomó las riendas y se quedó con el máximo cargo como dirigente del club a los 35 años.

Tuvo un breve lapso como DT dirigiendo al primer equipo. En 2003 consiguió su primer logro deportivo al mando de la entidad: Barracas Central se coronó campeón del Torneo Apertura de aquel año. Siete temporadas más tarde, pero como dirigente, consiguió llevar a la institución a la Primera B. Actualmente transcurre el quinto mandato como presidente del club.

Y un día cumplió su sueño… Chiqui, como le dicen sus amigos y conocidos. Gracias al apoyo de casi todos los dirigentes, Tapia se convirtió en el nuevo presidente de la AFA, durante los próximos cuatro años.

Lewin le brindó su apoyo a Tapia

Hernán Lewin, ex presidente de Temperley, que se vio forzado a abandonar su cargo luego de sufrir amenazas por parte de la barra brava del Gasolero, charló con El Equipo y dio su opinión acerca de la asunción de Claudio Tapia a la presidencia de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). “Lo tiene muy merecido, le va hacer muy bien al fútbol argentino que haya un nuevo gobierno democrático para cambiar el rumbo de este deporte”, opinó.

Lewin, quien además iba a formar parte de una lista opositora junto a Marcelo Tinelli (San Lorenzo), Rodolfo D’Onofrio (River) y Juan Sebastián Verón (Estudiantes de La Plata) hizo hincapié en la situación que vive el ascenso: ”Yo creo que Tapia va a beneficiar al ascenso, realmente conoce cuales son las necesidades de las categorías menores. Se necesita siempre un presidente de AFA que piense 100 por ciento en los clubes de Argentina, ya que los equipos más chicos son los que mayor ayuda necesita. En cambio, las instituciones más grandes al tener buenos ingresos dependen menos del organismo del fútbol argentino”.

Blanco y una mirada positiva para el flamante presidente

Víctor Blanco, máxima autoridad de Racing, también habló con El Equipo acerca del nuevo presidente de AFA: “Después de muchos desencuentros los dirigentes dejamos de lado las ideas personales y conseguimos encaminar la democratización de la AFA. Es un logro muy importante, no solo para adentro sino también para afuera. De a poco vamos a lograr que haya más transparencia y nos empiecen a ver distintos”. Además, Blanco se refirió a la reciente sanción que sufrió el capitán del seleccionado argentino Lionel Messi y el futuro después de diciembre del director técnico de la albiceleste Edgardo Bauza: "Para la situación de Messi se contrató un estudio de primer nivel para poder apelar. En cuanto al tema del entrenador, hay que esperar, todavía es muy pronto”.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mundial 78

A 40 años del Mundial 78

¿Era el pueblo argentino el que había tomado la escena o era la escena política la que se había devorado al pueblo?

Dictadura

Jugadores protagonistas fuera del campo de juego

Hay futbolistas que sin ser figuras en sus equipos, o sin siquiera jugar el Mundial, han participado del mundial desde una perspectiva en la que muchos profesionales no se involucraron

Mundial 78

La grieta del Mundial 78

Copa del Mundo divididos en dos realidades muy diferentes: las Abuelas de Plaza de Mayo, arrasadas por el dolor, y los fanáticos del fútbol, que explotaban de alegría.