La ciudad de 209.000 habitantes ubicada al suroeste de Brasil está conmocionada por el accidente que sufrió el plantel de la Associação Chapecoense de Futebol, el club que en esta década subió de forma increíble desde el fútbol regional hasta los planos internacionales.

Chapecó llora la tragedia

Agustín Nicolás Aboy

28 DE MARZO DE 2018

A poco más de 100 kilómetros de la frontera con Argentina y mucho más cerca de Oberá, Misiones (a 352 kilómetros de distancia) que de la capital (Florianápolís, a 552 kilómetros) del estado de Santa Catarina al cuál pertenece, hace 99 años se fundó la ciudad de Chapecó, la más importante y populosa del oeste del estado. Desde el 2001, Chapecó vive un gran boom económico con crecimiento exponencial de su P.B.I., lo que la ayudó a tener uno de los mejores índices de desarrollo humano de Sudamérica.

Esta ciudad, que es considerada una de las capitales nacionales de la Agro-Industria por su gran desarrollo del negocio frigorífico, cuenta con un solo representante deportivo de importancia a nivel nacional, el Chapecoense, club fundado en 1973 tras una fusión entre el Atlético Chapecó y el Independiente Futebol Clube.

En 1978 el incipiente club celebró su primer título, obtenido en el estadual de Santa Catarina, y esa corona regional le permitió debutar en la primera división de la liga de Brasil en el segundo semestre del mismo año. Luego, el Chapecoense cayó en el ostracismo y en 2001, mientras la ciudad comenzaba a crecer, estuvo al borde de la desaparición debido a una deuda millonaria, pero los aportes económicos de varios empresarios locales permitieron rescatar al llamado “Huracán del Oeste”, el único club profesional de Chapecó, que en 2009 regresó a la escena nacional, al afrontar con éxito la primera edición de la Serie D del Brasileirao, en la que logró el ascenso a la Serie C.

En 2012 Chapecoense ascendió de nuevo, esta vez a la Serie B, y en la segunda categoría su paso fue express, ya que en su primera temporada subió a la Serie A al obtener el subcampeonato. Otro hito de su crecimiento vertiginoso llegó en el 2015, cuando hizo su debut internacional en la Copa Sudamericana. En ella eliminó a Libertad de Paraguay en octavos de final y fue un duro rival para River Plate en cuartos, ronda en la que fue eliminado por los Millonarios a pesar de haber logrado un triunfo histórico en condición de local.

Este 2016, ahora marcado para siempre como su página más negra, era hasta ahora el año más feliz de Chapecoense, que consiguió su quinto título estadual en mayo y tuvo una fantástica campaña en la edición actual de la Sudamericana, su página más gloriosa, en la que llegaron a la final luego de eliminar a Cuiabá, Independiente, Junior de Barranquilla y San Lorenzo de Almagro. Chapecoense logró que Sudamérica y el mundo conozcan a su Chapecó, y ahora sus más de 200.000 habitantes quedan consternados por la tragedia que tocó al club que cumplía muy bien como embajador.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Capitanes

Gastón Machín, el bicho que voló a la Primera

El mediocampista Gastón Machín, hincha de Argentinos Juniors, tuvo dos etapas en el club. La última fue desde 2016, cuando el Bicho descendió, hasta la actualidad. En su segundo periodo, siempre que jugó fue el capitán del equipo.

Cristiano Ronaldo

El archipiélago que produce menos que la Serie A

Los derechos de televisación del calcio italiano valen más que toda la ganancia que puede generar las Islas Salomón en un año.

Capitanes

Federico Mancinelli, un capitán forjado en el ascenso

Surgido futbolísticamente en Tiro Federal, el actual capitán de Huracán siempre fue un lider del equipo, a pesar de no haber llevado la cinta.