Desde el mandato de Mauricio Macri hasta Daniel Angelici, se llevaron adelante tres proyectos millonarios relacionados con Boca: El Museo de la Pasión Boquense, el Hotel Boca y la Expo Boca. ¿Quiénes son los dueños de estos negocios y cuánta ganancia le queda al club?

Boca: la máquina de vender

Ignacio Sánchez @NachoSanchez100

28 DE MARZO DE 2018

“Boca nunca va a ser manejado como una Sociedad Anónima. Los socios no lo permitirían”, así arranca su discurso un alto dirigente del club que recibió a El Equipo. Boca es uno de los clubes más importantes del país, sino el más importante. Esa importancia genera una necesidad de consumo. Genera una marca. Hoy Boca, además de club y equipo de fútbol, es una de las marcas más vendidas y cotizadas del mercado. Estas dirigencias entendieron que allí estaba el negocio y fueron a fondo. Así nacieron tres emprendimientos exitosos: El Museo de la Pasión Boquense, la Expo Boca y el Hotel Boca. ¿Pero exitosos para quién?

“El museo no es una inversión, es un costo. Por eso está tercerizado”, así define el integrante de la comisión directiva al Museo de la Pasión Boquense, que fue inaugurado el 3 de abril de 2001. El presidente en aquella época, Mauricio Macri, le cedió los derechos a la empresa Museos Deportivos SA, liderada por Daniel Gazzo, amigo personal de Macri y ex presidente de Aurora Grundig, empresa que presentó la quiebra cuatro años antes. La inversión fue de dos millones de dólares con un contrato exclusivo hasta 2014. Gazzo no solo invirtió en Boca. También fue el principal impulsor del Museo de River. De esta manera, se aseguró ingresos de los dos clubes más grandes del fútbol argentino.

En el año 2014, la Asamblea de Representantes votó sobre la renovación de la concesión del Museo y ganó la facción oficialista de Daniel Angelici. Así, el Museo quedó en manos de Museos Deportivos Sa, ahora compartido con Torneos y Competencias y la empresa Santa Mónica. Torneos es la empresa que era liderada por Alejandro Burzaco, hoy detenido en Estados Unidos e involucrado en el escándalo del FIFAGate. Mientras que Santa Mónica, creada por Julio Grondona, fue hasta hace muy poco el main sponsor de la AFA y el seleccionado argentino de fútbol. “La empresa líder en marketing deportivo en el país”, como dice su sitio oficial. No podía no tejer sus redes en el club más rentable de Argentina.

El Hotel Boca, por su parte, fue diseñado por el arquitecto uruguayo Carlos Ott en 2008 y fue una idea de Mauricio Macri, que maravillado por los Hotel Designs que visitó en Bariloche, quería uno con los colores de su club. Con un costo de 25 millones de dólares, fue inaugurado el 18 de abril de 2012 y su propietario es el Grupo Solanas, que trabajó en conjunto con el departamento de marketing del club para llevar adelante el proyecto.

“Estamos felices con la inauguración. Los jugadores son partícipes del compromiso de concentrar acá”, declaraba Daniel Angelici en la apertura del bautizado primer hotel temático de fútbol en el mundo. Boca, a cambio, recibe una serie de regalías por la marca, aunque el resto del dinero va directo a los propietarios del hotel. “Si la plata la pone el sponsor se arriesga él. Por eso, cedés la recaudación y así no te arriesgás”, se sinceriza el dirigente desde sus oficinas en Boulogne.

Pero los negocios marketineros no se quedan ahí. Hace un par de semanas nomás se presentó la Expo Boca, primera exposición de un club. "Es una gran alegría para todos nosotros presentar esta exposición, que nos permite seguir a la vanguardia entre las instituciones de todo el mundo”. El presidente- que durante su gestión es criticado permanentemente por las agrupaciones y muchos fanáticos por alejar a los hinchas genuinos del club- presentaba así la exposición.

Con paquetes desde 200 pesos hasta más de 4000, más la posibilidad de visitar el Museo y cenar en el Hotel Boca con las glorias del club, la Expo Boca fue un negocio redondo. El principal sponsor fue Río Uruguay Seguros, el mismo que por muchos años fue el patrocinio del vóley masculino del club, hasta que Angelici no le permitió sustentar al equipo y lo dio de baja.

“Durante cuatro días les abriremos las puertas del club a los socios, estaremos todos predispuestos para brindarle al hincha una posibilidad única”. De esta manera finalizó su discurso Angelici, el mismo que declaró que era imposible sustentar al vóley del club por ser deficitario, a pesar de que el mánager y el técnico del equipo habían conseguido por su cuenta el sostén necesario para que el conjunto xeneize siguiera en la Serie A1. El Tano no dudó en dar de baja a uno de los deportes más ganadores del club, así como tampoco permitirle a Río Uruguay Seguros llevar adelante el negocio de la Expo Boca.

“Los socios que pagan quieren tener un equipo campeón de Libertadores e Intercontinental. No quieren que destinen su plata para otra cosa. Los socios no dan superávit. La plata que generan se destinan a obras. Si nos ocupamos del museo pasa a ser un agujero de cinco millones al año”, Firme y sin filtro, así finaliza la charla el dirigente de peso de Boca. Deja bien claro cuál cree que es la prioridad de los hinchas y por qué el club permite que grupos empresarios de afuera hagan negocios con su plata. Y algo peor. Con su fanatismo.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mundial 78

A 40 años del Mundial 78

¿Era el pueblo argentino el que había tomado la escena o era la escena política la que se había devorado al pueblo?

Dictadura

Jugadores protagonistas fuera del campo de juego

Hay futbolistas que sin ser figuras en sus equipos, o sin siquiera jugar el Mundial, han participado del mundial desde una perspectiva en la que muchos profesionales no se involucraron

Mundial 78

La grieta del Mundial 78

Copa del Mundo divididos en dos realidades muy diferentes: las Abuelas de Plaza de Mayo, arrasadas por el dolor, y los fanáticos del fútbol, que explotaban de alegría.