La administración de Boca busca construir un nuevo estadio por valor de 3000 millones de dólares en terrenos que consiguió de forma fraudulenta y con complcidad de Macri, según denuncian los vecinos.

Terrenos tomados para la nueva Bombonera

Cristian Camilo Molano @Cristian_motor

28 DE MARZO DE 2018

Daniel Angelici, presidente de Boca, junto a la Comisión Directiva, se han empecinado en que la institución tenga un nuevo estadio con mayor capacidad debido a que en la actual Bombonera no ingresan todos los socios que tiene el club. Este es un negocio de 3000 millones de dólares.

En 2015, en el gobierno de Mauricio Macri, la Corporación Buenos Aires Sur, entidad creada por el Gobierno de la Ciudad para el desarrollo de la parte sur de Buenos Aires, presentó a licitación 32.050 metros cuadrados en inmediaciones de Casa Amarilla en el barrio de La Boca.

La licitación pública número 7 de 2015 titulada “Iniciativa privada para el desarrollo y mejoramiento urbano de Casa Amarilla a ser ejecutado en siete predios libres de mejoras en el barrio La Boca de esta ciudad”, fue adjudicada al Club Boca Juniors el 25 de febrero de 2016 por un monto de 180.600.000 pesos, según informa la Corporación en su página web, es decir, cada metro cuadrado le costó a Boca 5.634.

Los requisitos para poder presentar los pliegos de la licitación eran: tener mínimo 500 integrantes, 10 años o más de antigüedad en la comuna 4, un patrimonio de 100 milones de pesos, entre otros normas, es decir, Boca Juniors era el único club de esta zona que podía cumplir los requisitos y fueron los únicos oferentes.

“Los terrenos eran de los ciudadanos de CABA, la constitución de la ciudad deja bien claro cómo debe ser el traspaso de tierra públicas a manos privadas. En el caso de los terrenos de Casa Amarilla eran del IVC, Instituto de Vivienda de la Ciudad”, así explica Natalia Quinto, vocera de una organización multisectorial llamada La Boca Resiste y Propone.

Tal como Quinto lo explicó, en 1986 la Comisión Municipal De Vivienda, actual IVC, compró los terrenos que debían solucionar el problema habitacional del barrio con un proyecto para construir 1.231 departamentos. Cuando Mauricio Macri llegó a la jefatura de gobierno paró el proyecto y autorizó la construcción de apenas 438 viviendas.

En 2010, esos terrenos fueron traspasados a la Corporación Buenos Aires Sur. “Primero deberían de tener tratamiento en la Legislatura, ese proceso legal, nunca sucedió. Por un decreto de 2010 los terrenos fueron declarados de utilidad pública. Después tampoco se consultó para decidir sobre la venta de los mismos. Terreno que se vende, terreno que no se recupera”, aseguró Quinto.

Quinto figura como demandante en el caso de la venta de los terrenos de Casa Amarilla por parte de la Corporación Buenos Aires Sur. "Yo fui la única que estuvo ese día. Era un acto público donde no nos podían negar la entrada, sin embargo ellos eligieron que fuera yo la única que podía ingresar", aseguró la líder social y agregó: "Nosotros pedíamos que revisaran todos los documentos y en medio de la revisión no se encontraba el seguro de caución. En medio de eso sale un tipo que estaba ahí y dice: 'Página 148'.

Natalia prosiguió: "Yo creí ingenuamente que era el abogado del club, quién mas iba a saber ese dato. Bueno, no, era el abogado de la Corporación Buenos Aires Sur. Él sabía en qué página estaba el seguro de caución de un sobre que había sido recién abierto".

Desde el día en que Boca Juniors se adjudicó los siete predios no ha pasado nada en ellos, "Ni un cartel han puesto y te puedo asegurar que no lo colocan porque estamos en un año preelectoral. Apenas pongan el primer cartel, explota la Boca", aseguró Quinto. Respecto a la opinión de los vecinos, indicó: "Están los vecinos que creen que ahí deben haber viviendas sociales, están los que creen que ahí debe haber un escuela, espacio verde. En lo único en que lo que estamos todos de acuerdo es que no debe haber un estadio".

Los vecinos sienten que nunca más podrán proyectar algún servicio del Estado en esos terrenos. "Antes, en un barrio donde las condiciones son difíciles, los padres y las madres iban a bañarse con agua caliente al club, que era el único lugar donde la había", indicó Quinto. "Antes el club era más social con la gente del barrio, hoy no hay una función social por parte del club, Boca es un personaje ajeno a la vida del barrio, es tan extraño que hay chicos de 10 u 11 años que jamás han entrado al estadio. De cada 10, seis se hacen de River. No sienten empatía con Boca”, concluyó la líder social.

Respecto a la demanda que tiene la Corporación Buenos Aires Sur, el sentir de la gente de La Boca es que la Justicia haga cumplir la Constitución Nacional y de la Ciudad. "Buscamos que se anule la venta, que se devuelvan los terrenos y que se haga una audiencia pública donde se decida el futuro de los terrenos. Queremos que se cumpla la ley. Yo a ese club lo amo y no es que esto sea una batalla contra Angelici. Pero porque lo amamos es que no podemos dejar que cuatro pillos hagan lo que quieran", sentenció vehemente Quinto.

Por su parte, desde el Gobierno de la Ciudad, las negativas y omisiones del tema fueron más que notorias. Soledad Orosa, jefe de prensa de la Corporación Buenos Aires Sur, por medio de un mail indicó que este era un tema de alto impacto y que lo debía manejar directamente la oficina de prensa del Gobierno de la Ciudad, por tal motivo no hubo una opinión y posición de Karina Spalla, actual presidente de dicha entidad. Orosa proporcionó a El Equipo una dirección de correo electrónico de la persona encargada de prensa GCBA, Lorena Marino, pero hasta el momento no hubo respuesta.

Desde la oficina del Ministro de Ambiente y Espacio Público de CABA, Eduardo Macchiavelli, se pronunciaron diciendo que el funcionario ni siquiera era de Boca Juniors y que su despacho no tenía nada que ver con este tema.

Quinto también comentó: "Rodríguez Larreta vino una semana antes de que se vendieran los terrenos y con total desparpajo dijo que de ninguna manera existía un proyecto para vender los terrenos de Casa Amarilla al Club Boca Juniors"; y finalizó: "Tres meses antes nos habíamos juntado con la funcionaria Silvia Alves, quien era la que tenía la viabilidad del proyecto y de pasarlo a la Corporación. La fuimos a ver, nos recibió e hizo un acuerdo en el que se comprometió a no darle viabilidad al proyecto hasta que nosotros no tuviéramos una reunión con los siete responsables de la Corporación y se hiciera una consulta popular en una audiencia pública. A los 20 días se incumplió lo firmado".

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mundial 78

A 40 años del Mundial 78

¿Era el pueblo argentino el que había tomado la escena o era la escena política la que se había devorado al pueblo?

Dictadura

Jugadores protagonistas fuera del campo de juego

Hay futbolistas que sin ser figuras en sus equipos, o sin siquiera jugar el Mundial, han participado del mundial desde una perspectiva en la que muchos profesionales no se involucraron

Mundial 78

La grieta del Mundial 78

Copa del Mundo divididos en dos realidades muy diferentes: las Abuelas de Plaza de Mayo, arrasadas por el dolor, y los fanáticos del fútbol, que explotaban de alegría.