Ignacio Damiani, co autor de "El Tano", declaró que los medios de comunicación escondieron el libro por las influencias políticas a las que investigan.

 

"Creemos que hay censura"

Alvaro Nanton @nantonalvaro

28 DE MARZO DE 2018

“Sin temor a exagerar, nosotros creemos que hay censura”, catalogó Ignacio Damiani, coautor junto con Julián Maradeo de "El Tano", a la decisión de no darle difusión al trabajo que intenta desasnar el poder. Una elección editorial que no quiere mostrar la investigación, ocultando los negocios entre el gobierno y las empresas privadas, e ignorando los vínculos políticos del presidente de Boca que ingresan a la Casa Rosada.

Los autores se plantearon en enero del 2015 varias preguntas que fueron el desencadenantede este libro: “¿Qué capacidad tiene un tipo que no le da una placa de reconocimiento a Juan Román Riquelme y que prácticamente lo retiró? ¿Por qué los medios no hicieron foco en la ausencia de Daniel Angelici en el homenaje a Carlos Bianchi? ¿Fue por casualidad?".

La confirmación de la investigación llegó tras plantearse: “¿Cuánto más poder puede tener esta persona si Macri llegara a ser Presidente?”. A partir de varios datos comenzaron a informarse sobre los manejos del club y las relaciones que Angelici tiene con personajes de la justicia a nivel provincial y nacional.

En agosto de este año, cuando se publicó el libro, comenzaron a sentir esa presión política a través de la censura. Esta influencia ya la habían percibido con los periodistas partidarios que no comunicaban lo que pasaba en el club, convirtiéndose en voceros de los dirigentes.

Uno de los primeros medios interesados en la noticia del libro fue Infobae. Ya estaba pactada la publicación de un capítulo del libro, hasta que Daniel Hadad, dueño y fundador del sitio, se enteró y la dio de baja: “Ese libro no va a tener difusión”, había ordenado el empresario.

Esta decisión fue la misma que tomaron distintos medios sin importar la línea editorial -que puede estar más alineada a la oposición o al oficialismo- como fueron Clarín, el diario La Nación, La Política Online, Diario Crónica, C5N, etcétera.

Rompiendo con los supuestos de ser una investigación Kirchnerista, Damiani expone que el grupo de medios de Cristóbal López tampoco decidió darle difusión y argumentó: “Nos separamos de una línea política, nosotros somos periodistas e investigamos al poder”. A partir de esto, criticó al periodismo y la naturalización de las amenazas: “Estamos en democracia y la investigación ayuda a la transparencia. Parece que no todos lo ven así y tildan de algo habrán hecho: si investigas a La 12, algo te va a pasar”.

El libro tiene como punto de partida a Daniel Angelici pero mediante este personaje ingresa en la Casa Rosada y expone los negocios y relaciones entre el Gobierno de la Nación, el de la Ciudad de Buenos Aires y algunas empresas privadas. Por esta razón, la Diputada Elisa Carrió, quien denunció como un operador judicial al presidente de Boca, decidió no dar testimonio, ya que “no le conviene, porque ella pertenece a la misma plataforma política”, justificó Damiani.

Con el compromiso de dejar testimonio, “El Tano” es una investigación que sale de circulación por las presiones que ejerce el mismo poder político que se investiga. “Angelici no va a tener siempre la posición y cuando la comience a perder, el libro lo empezarán a agarrar”, afirma el comunicador social, quien sentenció: “La historia acomoda todo en su lugar”.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mundial 78

A 40 años del Mundial 78

¿Era el pueblo argentino el que había tomado la escena o era la escena política la que se había devorado al pueblo?

Dictadura

Jugadores protagonistas fuera del campo de juego

Hay futbolistas que sin ser figuras en sus equipos, o sin siquiera jugar el Mundial, han participado del mundial desde una perspectiva en la que muchos profesionales no se involucraron

Mundial 78

La grieta del Mundial 78

Copa del Mundo divididos en dos realidades muy diferentes: las Abuelas de Plaza de Mayo, arrasadas por el dolor, y los fanáticos del fútbol, que explotaban de alegría.