Cuatro jugadores de Primera llevan adelante un proyecto poco común: un programa de radio en el que no se habla de fútbol. Bogino, Bojanich, De Bórtoli y Di Lorenzo son los conductores de “Final del juego”. Se animaron a romper esquemas y a hablar sobre todos los temas que se presume que el jugador no toca.

“Queremos romper con el estereotipo del jugador millonario al que no le importa nada”

Gustavo Gallardo Kuster (@Gf_Gallardo) y Rodolfo Alexis Rodríguez

28 DE MARZO DE 2018

“En ese juego todo tenía que andar rápido”. Así comienza uno de los cuentos de “Final del juego”, el libro de Julio Cortázar que inspiró el programa de radio del mismo nombre. El cuento poco tiene que ver con fútbol -nada, de hecho-, y el programa tampoco. Lo cierto es que el juego del que son protagonistas los conductores, del que viven, se maneja con esa vorágine, aunque todos los martes de 20 a 22 (Radio Urbe 97.3) Ignacio Bogino, Gastón Bojanich, Leandro De Bórtoli y Leonardo Di Lorenzo se desenchufan y dejan de ser arqueros, defensores o mediocampistas para mostrar su faceta menos conocida.

“Se nos ocurrió hacer un programa para recomendar libros y después con los chicos fuimos de viaje a Mar del Plata y le empezamos a dar una vuelta para que tenga un poco más de interés general. Entonces empezaron a surgir otras ideas nuevas. Después estuvimos un tiempo esperando que los resultados deportivos se acomoden para poder empezar el programa y antes del inicio del torneo lo pudimos arrancar”, aseguró Bogino, uno de los artífices de este proyecto, junto con Di Lorenzo.

-¿De dónde surge el interés por la literatura?

Di Lorenzo:Es un gusto que teníamos en común con Bogi. Fue por ahí por donde nació el programa. Después son inquietudes que tenemos, las ganas de demostrar que el jugador de fútbol puede hablar de otra cosa, que tiene otros intereses que no son solo el fútbol y los programas que se ven diariamente. Básicamente es eso, no estamos ni formados ni tenemos una preparación periodística ni mucho menos, nada más las ganas de hacer algo diferente.

-¿Lograron transmitirle todas estas inquietudes a algún compañero o colega?

Bojanich: De hecho ya algunos de los compañeros han venido, fueron protagonistas, les hicimos algunas entrevistas, a un par les hicimos test vocacionales también. Un poco a nuestro modo digamos, editados por nosotros mismos, pero sí, siempre están pendientes del programa. Nos apoyan, nos escuchan y les gusta. Son parte de esto también en algún sentido.

-Si bien no tienen una formación periodística, ¿es una posibilidad que en algún futuro se formen o que el programa sea una ventana para hacer algo cuando el fútbol deje de ser su trabajo?

Bogino: Por ahora no es el inicio de un camino en el que decimos: 'Bueno, empezamos con esto para después terminar en algo más grande, en alguna radio importante o en algún medio de comunicación'. Creo que el proyecto surge para hacer algo diferente, para dar batalla. A lo mejor no estamos preparados con un título, pero creo que el crecimiento y el desarrollo del intelecto lo podemos ganar acá también, haciéndolo, y después el tiempo dirá qué haremos cuando terminemos de jugar al fútbol, pero con esto salieron un montón de otras cosas nuevas. Nos vamos conociendo con gente de un montón de sectores diferentes que a uno también le hacen agrandar un poco la cabeza y crecer. Esa es la idea del programa, no tenemos ninguna prioridad ni nos pusimos ninguna responsabilidad de cara al futuro, solo disfrutar del momento, darle la pelea a esto que también tiene una intencionalidad. No está hecho solo para pasarla bien, sino que también queremos dejar en claro y como imagen para los chicos, o para la gente que vea a los jugadores de fútbol, que hay de todo en el ambiente futbolístico, que no es solo el estereotipo del jugador que es millonario y no le importa nada. Eso es lo importante, entonces vamos por ese camino y veremos que va saliendo de acá en adelante.

-¿Qué metas se trazan futbolística y extrafutbolísticamente en lo inmediato?

Di Lorenzo: Eso también varía en cada uno, yo soy por ahí el que está más grande y un poquito más al final de la carrera. Como decía Bogi, esto no lo hacemos con visiones de un trabajo futuro ni nada, es una batalla que queremos dar, es algo que nos gusta y es el mensaje que también queremos un poco desdramatizar de que por ahí perdés dos partidos y podés seguir haciéndolo. Esto también es una preparación intelectual para el día de mañana, eso de mi parte, después cada uno tendrá qué hacer después del fútbol.

-Hablando de la locura que se vive en el fútbol, en donde mandan los resultados… ¿es un desafío personal o grupal continuar con este programa pase lo que pase?

De Bórtoli: Sí, por ahí el proyecto va variando día a día, no es que nos pusimos una fecha y dijimos 'bueno vamos a hacer el programa hasta diciembre o de acá a dos años', eso va variando, nosotros vamos disfrutando el momento, pero bueno, también tratamos de demostrarlo, de romper un poco con el mito de que el jugador que pierde tiene que recluirse en su casa.

-¿Les gustaría ser un ejemplo para que el día de mañana otros futbolistas, no solamente de Temperley, sino de otros clubes puedan animarse a hacer algo como lo que hacen ustedes?

Bogino: Sí, el ejemplo por ahí es una vara muy alta. Lo que sí queremos hacer es dar una batalla al prototipo de jugador de fútbol, nada más, ojalá que con estos actos se pueda contagiar un poco y se pueda ver que hay otra cara y hay otro lugar desde el que se puede trabajar también.

VIDEO

La radio de Temperley

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mundial 78

A 40 años del Mundial 78

¿Era el pueblo argentino el que había tomado la escena o era la escena política la que se había devorado al pueblo?

Dictadura

Jugadores protagonistas fuera del campo de juego

Hay futbolistas que sin ser figuras en sus equipos, o sin siquiera jugar el Mundial, han participado del mundial desde una perspectiva en la que muchos profesionales no se involucraron

Mundial 78

La grieta del Mundial 78

Copa del Mundo divididos en dos realidades muy diferentes: las Abuelas de Plaza de Mayo, arrasadas por el dolor, y los fanáticos del fútbol, que explotaban de alegría.