Las selecciones juveniles están pasando un grave momento desde hace unos años, acompañado de los problemas internos que padece la Asociación de Fútbol Argentino.

La AFA no los deja crecer

Chiara Arduini y Marco Isla

28 DE MARZO DE 2018

Luego de la dirección de José Pekerman en la Sub-20, llevándola a la cima con el aporte de Hugo Tocalli como ayudante en los Mundiales de Qatar 1995, Malasia 1997 y Argentina 2001, nunca más hubo un proyecto serio y eso derivó en los altibajos deportivos que se vieron últimamente.

Los frutos de Pekerman quedaron reflejados con la coronación de la Sub-20 en 2005 con Francisco Ferraro al mando y en 2007 con Tocalli como entrenador. Sin embargo, en el Mundial 2009 se empezó a visualizar el declive con la no clasificación del conjunto nacional de la mano de Sergio Batista. Los años siguientes fueron demostrando que las cosas no se estaban manejando de la mejor forma. En 2011 llegaron a cuartos de final luego de caer contra Portugal por penales, con Walter Perazzo como técnico. Dos años más tarde, con Marcelo Trobbiani, tampoco lograron la clasificación, y en 2015, quedaron eliminados en primera ronda con Humberto Grondona como entrenador.

Es muy complejo entender este dramático presente, teniendo en cuenta que Argentina es, con seis títulos, el mayor ganador de mundiales Sub-20 por delante de Brasil que cosecha cinco. A esta actualidad negativa se le suma que aún no se eligió un proyecto ni director técnico, y en enero de 2017 se jugará el campeonato Sudamericano en Ecuador, que otorgará cuatro plazas para ir al próximo mundial Sub-20 que se disputará en Corea del Sur.

Sin embargo, para la refundación de los más chicos se propusieron 44 proyectos que todavía siguen en evaluación y se designaron como conductores de la Sub-17 y Sub-15 a Miguel Ángel Micó y Rolando Bertolini, respectivamente. Mientras que Roberto Ayala, Pablo Aimar y José Chamot están en carpeta para la Sub-20, a pesar de que Armando Pérez, presidente de la Comisión Regularizadora, está interesado por Edgardo Bauza, entrenador de la selección mayor.

Por otro lado, los escándalos más recientes se dieron cuando designaron a último momento a Julio Olarticochea, quien estaba a cargo de la Sub-20, para que dirigiera en los Juegos Olímpicos de Río 2016, luego de la sorpresiva salida del entrenador Gerardo Martino. Esta mala organización derivó a la pronta eliminación de la Selección Argentina en primera ronda y quedó reflejado que a pesar de haber sido los campeones olímpicos en Atenas 2004 y Beijing 2008, sin un proyecto que respalde, es difícil alcanzar grandes objetivos.

Paralelamente, la Sub-20 viajó a Alcudiá, España, para disputar un torneo en el cual llegó a la final, pero con un cuerpo técnico prestado con Ariel Paolorossi y sus ayudantes de Lanús, debido a que Olarticochea ya se encontraba en Brasil.

Actualmente, en el seleccionado mayor son varios los nombres que se repiten de la camada ganadora que estuvo bajo el proyecto de Pekerman, tales como Lionel Messi, Sergio Agüero, Ángel Di María, entre otros, pero muchos de los nuevos apellidos que surgieron en estas últimas convocatorias no formaron parte de las juveniles. En el caso de Ramiro Funes Mori, Matías Kranevitter, Paulo Dybala, Lucas Alario, Erik Lamela, Mateo Musacchio, Nicolás Otramendi, Emmanuel Mas y Guido Pizarro, algunos de los nombres del recambio generacional, solo Kranevitter, Lamela y Musacchio fueron parte de seleccionados menores.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mundial 78

A 40 años del Mundial 78

¿Era el pueblo argentino el que había tomado la escena o era la escena política la que se había devorado al pueblo?

Dictadura

Jugadores protagonistas fuera del campo de juego

Hay futbolistas que sin ser figuras en sus equipos, o sin siquiera jugar el Mundial, han participado del mundial desde una perspectiva en la que muchos profesionales no se involucraron

Mundial 78

La grieta del Mundial 78

Copa del Mundo divididos en dos realidades muy diferentes: las Abuelas de Plaza de Mayo, arrasadas por el dolor, y los fanáticos del fútbol, que explotaban de alegría.