Messi y Agüero fallaron uno, Biglia dos e Higuaín desperdició la única chance que tuvo en la final de la Copa América 2015.

Los penales pateados por las figuras argentinas

Sasha Pryjmaczuk y Tomás Cabrera

28 DE MARZO DE 2018

Luego del penal que le atajó Justo Villar a Sergio Agüero ayer en el estadio Mario Alberto Kempes por la décima fecha de las Eliminatorias de Rusia 2018, quedó demostrado que los cracks argentinos en algún momento pueden fallar una ejecución desde los 12 pasos aunque la estadística es muy favorable para ellos desde la última copa del mundo hasta hoy.

En la semifinal del Mundial de Brasil 2014, el delantero de Manchester City asumió la responsabilidad y ejecutó fuerte contra el caño izquierdo para poner parcialmente 3 a 1 a favor al conjunto nacional. Dos años más tarde, en otra instancia decisiva como la final de la Copa América del Centenario, marcó la igualdad parcial de 2 a 2 frente a Chile.

Por otro lado, Lionel Messi, el primer pateador en cada serie y el encargado de ejecutar la pelota parada durante los partidos, malogró sólo una de las cinco oportunidades, la cual fue en la reciente final de la Copa América Centenario, disputada en Estados Unidos frente al conjunto chileno.

Por su parte, Gonzalo Higuaín falló el segundo penal de la serie que consagraría a Chile por primera vez en su historia.

Finalmente, Lucas Biglia es el menos favorecido por las estadísticas, dado que erró contra Colombia hace un año por los cuartos de final de la Copa América 2015 y ante el país trasandino en la última final.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mundial 78

A 40 años del Mundial 78

¿Era el pueblo argentino el que había tomado la escena o era la escena política la que se había devorado al pueblo?

Dictadura

Jugadores protagonistas fuera del campo de juego

Hay futbolistas que sin ser figuras en sus equipos, o sin siquiera jugar el Mundial, han participado del mundial desde una perspectiva en la que muchos profesionales no se involucraron

Mundial 78

La grieta del Mundial 78

Copa del Mundo divididos en dos realidades muy diferentes: las Abuelas de Plaza de Mayo, arrasadas por el dolor, y los fanáticos del fútbol, que explotaban de alegría.