En noviembre Argentina irá a Brasil en busca de tres puntos que mejoren la situación adversa que está atravesando en su camino a Rusia 2018. Para ello deberá superar al local que viene entonado y olvidarse de las estadísticas desfavorables.

El regreso con el clásico

Joaquín Bertone y Gabriel Alvarez

28 DE MARZO DE 2018

En la próxima doble fecha de Eliminatorias, Argentina deberá ir a Brasil, donde no gana desde 1998. Será el 10 de noviembre en Belo Horizonte, escenario del último enfrentamiento en tierras brasileñas por la clasificación a Sudáfrica 2010. La selección tendrá el objetivo de remontar la difícil situación que atraviesa y conseguir la primera victoria en esta ciudad.

En aquel último partido jugado en Brasil, se dio la particularidad de que la hinchada brasileña le gritó a Dunga “Burro”. Ese día, Lionel Messi tuvo un buen rendimiento, Basile lo sacó del campo en el minuto 90 y se fue ovacionado por todo el estadio.

El historial entre el último finalista de la Copa América y el pentacampeón está muy parejo con una pequeña ventaja para Brasil. En 101 partidos jugados, Argentina salió victorioso en 37 mientras que su rival en 39 y se registran 25 empates. Los últimos tres encuentros en condición de visitante el conjunto nacional no pudo ganar: 0 a 0 en 2008, 3 a 1 en 2004 y 2000.

Los presentes de ambos equipos son muy distintos ya que Argentina está quinta en la tabla, mientras que Brasil pasó a liderar la clasificación luego de vencer a Venezuela. Después de la Copa América Centenario, más allá de que Argentina llegó a la final y Brasil quedó afuera en primera ronda, las dos federaciones cambiaron sus directores técnicos: Edgardo Bauza reemplazó a Gerardo Martino y Tité a Dunga. De doce puntos en juego, en cuatro fechas, el entrenador argentino logró cinco unidades y el brasileño, doce.

Tité asumió en el cargo en un momento complicado en las eliminatorias para Brasil que estaba sexto y fuera de la zona de clasificación. En la primera lista de convocados solamente repitió 11 jugadores con respecto a la última doble fecha de marzo. Llamó a Gabriel Jesús, un joven delantero que tuvo una buena participación en los Juegos Olímpicos y ahora lleva anotados cuatro goles en cuatro partidos.

El próximo mes habrá un encuentro que despierta emociones por historia y por la rivalidad entre estos dos países. Hay un condimento extra: el enfrentamiento cara a cara entre Messi y Neymar.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mundial 78

A 40 años del Mundial 78

¿Era el pueblo argentino el que había tomado la escena o era la escena política la que se había devorado al pueblo?

Dictadura

Jugadores protagonistas fuera del campo de juego

Hay futbolistas que sin ser figuras en sus equipos, o sin siquiera jugar el Mundial, han participado del mundial desde una perspectiva en la que muchos profesionales no se involucraron

Mundial 78

La grieta del Mundial 78

Copa del Mundo divididos en dos realidades muy diferentes: las Abuelas de Plaza de Mayo, arrasadas por el dolor, y los fanáticos del fútbol, que explotaban de alegría.