El argelino apenas le costó al club inglés unos 500 mil euros. Es una de las figuras del Leicester campeón con 17 goles y 11 asistencias.

Mahrez, del anonimato a la gloria

Luciano Molinari

28 DE MARZO DE 2018

El argelino de 25 años, Riyad Mahrez, es otra de las grandes figuras de Leicester. Con un juego caracterizado por los regates explosivos, las asistencias milimétricas, la capacidad intuitiva para ejecutar todas sus acciones y los inesperados lujos, ha logrado un reconocimiento incluso a nivel internacional, pero principalmente ha revolucionado la Liga inglesa.

Es considerado por los aficionados de los Foxes como el héroe del momento, superando el sentimiento que sienten por su otra figura, Jamie Vardy. El mediocampista anotó 17 goles y dio 11 asistencias a lo largo del campeonato, suficientes para ser considerado por la Asociación de Futbolistas profesionales de Inglaterra (AFP) como el mejor jugador del año de la Barclays Premier League. Se trata del premio de distinción individual más deseado y reconocido que supieron recibir grandes figuras como Thierry Henry, Cristiano Ronaldo y Wayne Rooney, entre otros.

El primer hombre de origen africano en recibir dicho galardón pasó de ser un completo desconocido a ser el jugador que más reconocimiento se lleva. Leicester pagó apenas 500,000 euros por el pase al club francés Le Harve (equipo de segunda división) en enero del 2014 sin ningún tipo de repercusión en la prensa y hoy está valuado en 22.6 millones de dólares. Una verdadera joya. El dinero no garantiza el éxito.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Género juego

Betty García: “Todos tenemos los mismos derechos de ocupar nuestros lugares”

La capitana de la Selección femenina que fue al Mundial del 71 recuerda aquellos años y levanta las banderas de las actuales futbolistas para que dejen de ser invisibilizadas.

Educación

El que pocos deportistas juegan: el partido político

En Argentina no muchos jugadores van más allá de su deporte y deciden hablar sobre la actualidad del país.

Capitanes

Campaña, el arquero que no deja los valores de casa

El capitán de Independiente se reconoce tímido, pero no por eso abandona el respeto por el prójimo que aprendió de chico en Uruguay.