Alejado del fútbol, Fernando Signorini charló con El Equipo. Repasa su carrera junto a Diego Maradona, asegura que podría haber sido mucho mejor de lo que realmente fue y releva que le gustaría entrenar a Roman para que vuelva "pero tendrìa que entrenarse como yo le digo".

"Si Riquelme quiere, puede volver a jugar"

Ramiro Ladoux

28 DE MARZO DE 2018

-En el 2003 tuviste la chance de entrenar a Riquelme pero solamente estuvieron dos meses. ¿Qué pasó?

-A Román lo entrené en su etapa en Barcelona, viajé por tres meses para después ver que hacíamos, era una prueba. Sigo teniendo una buena relación con Román pero en ese momento pretendíamos cosas diferentes y a los dos meses me volví.

-¿No le gustaba entrenarse?

-No lo necesitaba y me parece fantástico. Cuando haces algo sin ganas y no sos feliz, entonces no das lo máximo y esa era su forma de ser. Yo lo entendí así y me volví, no quería estar lejos de mi familia.

-¿Está retirado de verdad?

-Un jugador de fútbol nunca se retira.

-¿Pero creés que puede llegar a jugar de nuevo?

-Ojalá. Me gustaría entrenarlo yo y que se retire en un mejor nivel del que se retiró. Si él quiere puede volver a jugar, pero primero tiene que entrenarse como yo diga y alimentarse bien. Debería bajar un par de kilos.

-¿Su relación con Diego es irreconciliable?

-Esa pelea fue una lástima porque Román en esa Selección hubiera jugado. Lo único que Diego dijo fue que necesitaba a Riquelme arriba, definiendo los partidos. Hubo un sector del periodismo que tergiversó sus dichos y Riquelme terminó renunciando. Una lástima.

-Hace un tiempo Maradona declaró que sin su enfermedad él hubiera sido mucho mejor jugador. ¿Verdadero o Falso?

-Verdadero. Y con la droga también. Después de ganar el Mundial Diego se conformó con ser el mejor de todos pero nunca le interesó saber qué tan bueno podía llegar a ser. Del 1 al 10 él llegó a 8. Podría haber llegado a más pero no le interesó.

-¿Cuánto tiempo después de arrancar a trabajar con él te diste cuenta de su adicción?

-Al poco tiempo. Al principio, él era solamente un consumidor social pero después del nacimiento de ese hijo no querido en Italia se produjo un quiebre. Para mí ese fue el detonante de su enfermedad.

-¿Nunca nadie de su entorno intentó ayudarlo?

-Por supuesto que sí. Pero no es fácil, a Diego lo obligaron a ser Maradona, una persona que todo lo puede, que no le tiene miedo a nada y no es así. A los 20 años llegó a la cima del Mundo, miró a su alrededor y estaba solo, nadie lo había preparado para estar ahí y no le habían dicho qué tenía que hacer. Además en esa época ser un drogadicto no era ser un enfermo, ser un drogadicto era ser un hijo de puta, más si era Maradona. El error radica en la educación: de chico te enseñan que la cocaína es una porquería y que te mata. Eso es mentira, la cocaína es una maravilla pero te mata. Hoy en día un joven prueba la cocaína y ve que no era ninguna porquería entonces dice “si me mintieron con eso también me mintieron con que me mata”.

-¿O sea que la situación de Diego en otra época hubiera sido distinta?

-Lógico. Diego fue contemporáneo a un crecimiento galopante de los medios de comunicación. Antes eso no existía y hoy en día los jugadores están más preparados. A Diego nadie le advirtió que sería así, en cambio los jugadores de ahora dicen “mira lo que le pasó a Diego” y se cuidan más.

¿Por qué los dopings de Diego empezaron a saltar en la década del 90 si en los 80 ya consumía?

Porque dejó de ganar. En los 90 su enfermedad lo había consumido y dejó de ganar y cuando dejas de ganar sos incómodo. Un día Menotti le dijo: “Tenés que tener cuidado que no te pase lo que le pasó’ a Jesse James. Era el más rápido del oeste entonces todos lo respetaban hasta que se bajó del caballo y le pegaron un tiro. Vos tenés poder porque tenes la pelota y todos te alaban pero cuando bajes tu nivel te van a matar”. Y lo mataron. Si hasta su Presidente lo entregó.

-¿Cómo fue eso?

-¿Hace falta que lo diga? En el 91 Diego estaba en su departamento de Caballito consumiendo. Menem era el presidente y estaban enfrentados. La policía lo encontró y en vez de llevárselo, llamaron a los medios. Lo tuvieron horas ahí hasta que llegaron las cámaras, recién ahí lo sacaron y su imagen recorrió el Mundo, destruido. Me levante a la mañana siguiente en Europa, prendí la tele y no lo podía creer.

-¿Y en el 94 qué pasó?

-Pasó que Maradona no podía ser campeón del Mundo. Diego tenía muy buena relación con Fidel Castro y Cuba estaba enfrentada políticamente con Estados Unidos. Diego no podía ser campeón en tierras norteamericanas. Sumémosle que en los partidos con Australia no había habido antidoping. A la F.I.F.A no le servía un Mundial sin Maradona pero tampoco quería un Maradona campeón del Mundo.

-¿Qué opinás de Julio Grondona?

-Creo que fue más el mal que le causó al fútbol argentino que el bien. Es más, lo único bueno que hizo fue gracias a Diego. Estoy seguro que algo tuvo que ver en el 94 pero no tengo pruebas. Después a Diego nunca lo quiso como D.T, pero llamándolo a él le daba el gusto a la gente y evitaba a Bianchi. Además pensó: “si Argentina gana, ganamos todos, si Argentina pierde, pierde Maradona”.

-¿Después del 0-4 contra Alemania los jugadores le pidieron que se quede?

-La misma noche del partido estábamos con Diego, Mancuso y algunos más en el hotel y se acercaron Masche, Messi, el Kun y un par que no recuerdo y se encerraron con Diego. Nunca supe qué se dijeron, pero salieron todos llorando. No tengo dudas que lo querían.

-Pero el único que lo defendió públicamente fue Tevez y le terminó costando caro…

-Es verdad pero Tevez no se perdió el Mundial de Brasil sólo por eso. Fue un rejunte de cosas: primero que nada Carlitos era el único jugador capaz de reprocharle algo a Messi. Que no se malinterprete ¿eh? Nunca se pelearon, pero si Tevez veía que Lio no lo veía dentro de la cancha o tomaba alguna decisión errónea intentaba ayudarlo y le decía lo que pensaba. Siempre para ayudar al equipo. Grondona advirtió eso y no le gustó. Después vino esa declaración y por último el penal que erra con Uruguay. Esa fue la excusa para sacarlo definitivamente y es una estupidez porque Diego erró los últimos cinco penales de su carrera. Ahora Grondona no está, Messi sigue y Tevez volvió, eso te muestra con quien era el problema.

-Después de tu experiencia en el Mundial de Sudáfrica trabajaste un tiempo en Perú con Cappa y desde ahí nunca más nada en el Mundo del fútbol. ¿No te dan ganas de volver?

-No. Hoy recorro el país compartiendo todo lo que aprendí dando charlas. Salvo que aparezca algo de un lugar exótico que sea imposible decir que no. O que Román quiera que lo entrene para volver. Sino olvídate, el fútbol argentino me da asco.

VIDEO

SIGNORINI EN TEA

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Capitanes

Gastón Machín, el bicho que voló a la Primera

El mediocampista Gastón Machín, hincha de Argentinos Juniors, tuvo dos etapas en el club. La última fue desde 2016, cuando el Bicho descendió, hasta la actualidad. En su segundo periodo, siempre que jugó fue el capitán del equipo.

Cristiano Ronaldo

El archipiélago que produce menos que la Serie A

Los derechos de televisación del calcio italiano valen más que toda la ganancia que puede generar las Islas Salomón en un año.

Capitanes

Federico Mancinelli, un capitán forjado en el ascenso

Surgido futbolísticamente en Tiro Federal, el actual capitán de Huracán siempre fue un lider del equipo, a pesar de no haber llevado la cinta.