El célebre tema de Charly García se hace carne en el cuerpo y la mente de Marcelo Bielsa en Marsella. Desde que pisó Francia los hinchas del Olympique lo identifican como el líder que necesitan para volver a festejar. Y mientras en Rosario el calor del verano golpea al Paraná, el Loco ya es campeón de invierno en el Mediterráneo.

Cerca de la revolución

Eva Marasca @evamarasca

28 DE MARZO DE 2018

Y a Francia llegó. Marcelo Bielsa fue llamado a armar la revolución en un club en caos y sin buenos resultados, pero con una gran historia que recordar. Al igual que la de él, con un pasado evocado por logros –Newell's, Vélez, la Selección Argentina y la de Chile- y el pasado en la Selección Argentina casi una década atrás, memorias de un pueblo ilusionado de toda su capacidad de análisis plasmada en aquel equipo. Sigue siendo el mismo de siempre, aquellas mañas de no hablar con la prensa, el mirar mil veces videos no solo de sus jugadores, sino también de sus rivales para alcanzar el mayor rendimiento. Se encuentra intacto.

Ahora en el equipo del sur de Francia sigue luciendo conocimiento en todo su esplendor. Para ello además cuenta con tres asistentes y dos ayudantes técnicos y un segundo entrenador. Desde que está allí el idioma no ha sido un obstáculo pero sí un asunto pendiente, así fue que Franck Passi, ex jugador y actualmente uno de los que lo asisten, se encargó de ser el traductor del entrenador durante la primera conferencia que brindó para la prensa. No sería el único, ya que desde su llegada cambió en cuatro oportunidades de traductor. Luego de un tiempo dijo: “Manejarse en el idioma es un reconocimiento que todo extranjero debería hacer al sitio que lo acepta como una trabajador más. No sé si seré capaz, pero utilizar el idioma que a uno no le es propio siempre es una forma de reconocimiento. No solo que no hablo el idioma de ustedes, sino que no soy agasajado en el mío”.

Otro que trabaja a su lado es el joven mendocino Ever Demaldé, admirador del Loco desde hace tiempo. Le envió una carta el año pasado a Rosario y la respuesta fue mucho más de lo esperado: lo invitó a una curso para entrenadores en esa ciudad y ahí le propuso ir por 40 días a trabajar a Francia como su asistente. Ya pasaron meses y aún sigue allí.

No vive en alguna casa con vista al Mar Mediterráneo ni con grandes lujos, sino que decidió instalarse en la ciudad deportiva del club. Muchas veces comentó: “Me cuesta ubicarme ante la notoriedad y el reconocimiento, no lo considero merecido”. Lo cierto es que cuando recibe la visita de sus familiares cuenta con la habitación de un hotel del centro para hospedarse. Son muy pocas las veces que se lo puede ver fuera de ese lugar y cuando lo hace no tarda en ser noticia. Hace un tiempo decidió ir a tomar un café en una importante empresa de comida rápida y no tardó en ser fotografiado por los comensales; llamó la atención ya que en la imagen se lo ve frente a una notebook sentado en una mesa sin ninguna compañía el día justo en que se disputaba el clásico entre Rosario Central y su querido Newell's.

Otra oportunidad que apareció su foto viralmente fue cuando se lo vio en la playa. En gran parte de las imágenes que aparecen se lo ve con la misma ropa, además de estar instalado en el club, siempre viste con la indumentaria oficial del equipo francés.

El revuelo y locura por el nivel que alcanzó el Olympique de Marsella en la tabla de posiciones de la Ligue 1 era impensado para más de uno. Cada movimiento y mensaje que deja Bielsa a la vista es rápidamente plasmado en algún texto o video en un medio, o bien en la página oficial del club. Hace un tiempo apareció un video en la página del Olympique dedicado a Bielsa. Además se ve el delirio de los espectadores con su presencia.

Por un problema en la columna que lo aqueja desde hace tiempo utiliza una heladera conservadora como asiento al costado de la línea de finalización del terreno de juego, logrando una vista perfecta de sus jugadores y haciéndose más visible al momento de dar indicaciones. El grado de euforia por sus acciones llevó a que rápidamente la marca que se encarga de la vestimenta de la institución decida sacar al mercado la casaca suplente dentro de una conservadora igual a la que utiliza el director técnico en una hábil campaña publicitaria.

El café es otro de los protagonistas en los encuentros del OM, el técnico llega a tomar hasta tres vasos por partido. Incluso fue objeto de bromas cuando por la octava fecha ante el Toulouse, Bielsa se sentó como de costumbre en la heladera térmica pero no se dio cuenta que minutos antes uno de sus asistentes había colocado un vaso de café sobre ella. Bielsa se quemó y desató su furia contra sus asistentes.

Su exigencia en cada práctica deportiva lleva a que se logren resultados. Es así que en una de sus conferencias de prensa comentó la razón por la que uno de sus jugadores, Jeremy Morel, juegue de central y deje el puesto de defensor lateral: “Después de ver los 48 partidos de la temporada pasada saqué la conclusión de que era el que mejor juego aéreo tenía y me parecía que podía jugar en esa posición”. Con entrenamientos de dos y hasta a veces tres turnos logra sacar lo mejor de cado uno de los que conforman su plantel. Pero también es verdad que por momentos es impredecible. Hace muy poco invitó a un chico de ocho años a la práctica donde estaban los jugadores y lo invito a estar unos minutos a su lado. Mientras el niño hacía juegos con la pelota, el entrenador lo felicitaba y aplaudía, una más para la lista de las increíbles historias del Loco.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Emmanuel Gigliotti

"En China no me sentía jugador profesional"

Emmanuel Gigliotti dice que cuando estuvo en Asia extrañó "la linda locura" con la que se vive el fútbol en Argentina.

Selección

¿El predio que la AFA posee en Marbella?

La refundación de la Seleccción, según Tapia, comienza en un centro de entrenamento en España. 

Pablo Perez

El insulto en la cancha, una pasión argentina

Jugadores grandes y chicos, técnicos, dirigentes y árbitros deben aprender a manejar la creciente agresividad del público. La psicología es fundamental.