El Equipo cubrió un entrenamiento de la Selección argentina de futsal para ciegos y habló con tres de sus máximos referentes: Silvio Velo, capitán y mejor jugador del mundo, Martín Demonte, director técnico, y Germán Márquez, preparador físico. Pasión, estrategia e historia de un deporte que no conoce fronteras.

 

Los Murciélagos, campeones dentro y fuera de la cancha

Matìas Blasco @MatiABlasco

28 DE MARZO DE 2018

Los rayos del sol irradian sobre la cancha de baldosa ubicada en el velódromo del CeNARD (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y los 28 grados de temperatura se hacen sentir a las 14 del martes 21 de octubre. Para Los Murciélagos es un entrenamiento más, al igual que todas las tardes, momento del día en el que la pasión por el fútbol es su herramienta esencial para darle la espalda a la ceguera: su principal problemática y, a la vez, su más férrea compañera de vida.

Sin embargo, este grupo no conoce impedimento alguno y, acerca de esto, su entrenador, Martín Demonte, destacó: “Yo creo que este equipo es único e irrepetible. Las palabras que les van son muchas en realidad. Es un término que tengo siempre: ‘Impo… ¿qué?’, porque imposible no es nada. Es lo que me llega de este equipo”.

Este sentimiento por el deporte se ve respaldado por un rendimiento de excelencia en una actividad muy joven como es el fútbol para ciegos (se convirtió en actividad Paralímpica en 2001). Regidos por el FADEC (Federación Argentina de Deportes para Ciegos) desde sus inicios en 1991, la Selección argentina de futsal para no videntes supo ganarse un reconocimiento internacional a base de títulos conquistados, entre los cuales ostentan: los campeonatos Mundiales de 2002 y 2006, los subcampeonatos Mundiales de 1998 y 2000, la medalla de plata en los Juegos Paralímpicos Atenas 2004 y la medalla de bronce en Beijing 2008.

De hecho, su entrenador señaló la transformación originada a partir del exito del grupo: “Cambió todo en sentido de lo que la sociedad entiende, acepta o quiere conocer. Cualquiera puede jugar o practicar cualquier deporte, todos sentimos lo mismo y la pasión es la misma a la hora de representar a nuestro país. Es una selección más y la gente misma te lo va diciendo, te hace sentir el esfuerzo que uno tiene dentro de cualquier espacio”.

Todo equipo de elite lleva consigo un ídolo, un “crack”, y Los Murciélagos no son la excepción. Allí suena el nombre del mejor jugador del mundo y único capitán del seleccionado nacional desde sus inicios, Silvio Velo, quien encabeza la lista de futbolistas históricos en la disciplina, entre los que se destacan: Diego Cerega, Eduardo Díaz, Lucas Rodríguez, Iván Figueroa, Gustavo Maidana, Antonio Mendoza, Darío Lencina y Gonzalo Abbas Hachache. El amor por el deporte y la superación de desafíos son habituales en la vida del máximo goleador argentino, quien recordó sus comienzos en el fútbol: “Pude jugar con mis amigos y mis hermanos en el barrio, en el potrero, como quien dice, como uno de los tantos argentinos que juegan en el potrero. Yo tuve la posibilidad, pero con el tema de que no veía. La pasión me hizo jugar igual, sin ningún tipo de adaptación, sin ningún tipo de nada, con la pelota sin sonido, pero era tal la pasión que tenía por el fútbol que lo hice. Yo rescato eso que me sirvió porque cuando escuché una pelota era Maradona y Messi juntos”.

De igual manera, Demonte llenó de elogios a su dirigido: “Silvio tiene un nombre y tiene una historia. Sigue siendo un jugador que define. Lo he visto golpeado, lo he visto en una pierna y, sin embargo, cuando en algún momento no estaba bien físicamente entrenando entre nosotros, he dicho ‘dejalo a Silvio’, y de repente definió el partido. Siempre tenerlo en contra condiciona y eso está bueno, tenerlo a favor es un aporte fundamental. Uno siempre quiere tenerlo en su equipo. Es un jugador completísimo. Siempre que lo comparan con Messi y con Maradona, digo que es mejor que los dos, porque Silvio, a diferencia de Maradona, es una persona excepcional y a diferencia de Messi ganó dos mundiales. Es un privilegiado absoluto”.

Luego de la entrada en calor, el entrenamiento continúa con trabajos de pases y control. Para ello, Los Murciélagos llevan la pelota pie a pie, de manera lateral. Todos los jugadores de campo utilizan pelotas sonoras, que favorecen su eco localización en la cancha. Por otra parte, los arqueros (únicas personas videntes en el juego) trabajan con balones normales en uno de los arcos.

Lo único que se hace oír es el “¡Voy! ¡Voy!” de los futbolistas, llamado que utilizan para anunciar su posición. Así, en el fútbol para no videntes, lo verbal reemplaza lo visual y las comunicaciones en un partido formal se distribuyen en un triángulo formado por el director técnico, un llamador y el arquero.

Con referencia al sistema de orientación, el llamador y preparador físico de Los Murciélagos, Germán Márquez, explicó: “Tenemos un sector delimitado para las personas que ven, que son las que pueden llegar a hablar dentro de la cancha y poder guiar dentro de esa zona. La más amplia la tiene Martín (Demonte) en el medio, que ocupa dos espacios de esos cuartos, y una parte para el arquero y otra para mí. El arquero orienta en la parte defensiva, yo en la parte de ataque y, generalmente, el técnico da los lineamientos de cómo vamos a jugar. En instancias decisivas de defensa o de ataque los que más hablamos somos yo y el arquero, y en las transiciones la prioridad siempre la tiene Martín por el orden táctico”.

Más tarde, los jugadores hacen una pausa para hidratarse y los profesores proponen dos tandas de penales, aspecto del juego que deberán ajustar de cara a su próximo compromiso internacional: el Mundial de Japón, que se disputará del 16 al 24 de noviembre, y en el que la Argentina formará parte del Grupo C, junto a Alemania, Corea del Sur y España. En el trabajo propuesto, los arqueros hacen sonar los postes para señalar la ubicación del arco, con el motivo de que los jugadores tengan una referencia. Luego, el guardameta da el aviso de "Arco” o “Medio” para señalar el medio del arco y dar la orden de ejecución del penal.

Con vista hacia el futuro, Demonte comentó el motivo de la actividad: “Los penales vienen siendo la clave en un fútbol defensivo como es hoy. Fueron la clave para Argentina, por la que no consiguió títulos en los últimos años y lo serán ahora. Así que estamos trabajando mucho, le dedicamos mucho tiempo y estamos contentos porque venimos sacando ventaja de algo que tanto nos costó y hoy por hoy se revirtió”.

Finalmente, el ensayo acaba con fútbol formal. El plantel se divide en dos grupos y juegan un partido a cuatro goles. ¿La figura? Por supuesto, Silvio Velo, quien anota tres de los cuatro tantos de su equipo y concluye el encuentro con un remate al ángulo derecho del arquero contrario; inatajable.

De esta manera, el entrenamiento llega a su fin, pero Los Murciélagos siguen disputando su partido día a día, a pesar de que ya lo han ganado todo, dentro y fuera de la cancha. Allí no existen los intereses y el factor humano prima por sobre todo. “Es un grupo del que uno se sigue sorprendiendo todos los días”, cerró Demonte. Pasión por el fútbol en su máxima expresión.

Plantel para el Mundial de Japón

Martín Demonte, entrenador principal, Claudio Falco, técnico alterno y Germán Márquez, preparador físico y llamador, convocaron a los siguientes futbolistas: Darío Lencina y Guido Consoni (Estudiantes de La Plata), Agustín Rojas (River Plate) y Germán Mulek (Rosell de San Isidro), arqueros; Silvio Velo (capitán), Gustavo Maidana y Marcelo Paniza (River Plate); David Peralta (Estudiantes de La Plata); Ángel Deldo (ACHADEC de Resistencia, Chaco); Iván Figueroa (UCASE de Santiago del Estero); Maximiliano Espinillo, Daniel Iturria y Nahuel Heredia (MEDEA de Córdoba); Luis Sacayán (Universidad de Tucumán); Federico Acardi (Bella Vista de Mendoza); Claudio Monzón (ARDEC de Rosario); Froilán Padilla (Unión Del Viso); Lucas Rodríguez y Nicolás Véliz (Municipalidad de Córdoba).

VIDEO

UN PACTO PARA VIVIR

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Capitanes

Gastón Machín, el bicho que voló a la Primera

El mediocampista Gastón Machín, hincha de Argentinos Juniors, tuvo dos etapas en el club. La última fue desde 2016, cuando el Bicho descendió, hasta la actualidad. En su segundo periodo, siempre que jugó fue el capitán del equipo.

Cristiano Ronaldo

El archipiélago que produce menos que la Serie A

Los derechos de televisación del calcio italiano valen más que toda la ganancia que puede generar las Islas Salomón en un año.

Capitanes

Federico Mancinelli, un capitán forjado en el ascenso

Surgido futbolísticamente en Tiro Federal, el actual capitán de Huracán siempre fue un lider del equipo, a pesar de no haber llevado la cinta.