Sin haber llegado a jugar al fútbol profesional, el ayudante de Mauricio Pellegrino en Estudiantes trae desde España un sistema de entrenamientos totalmente novedoso.

El valenciano de La Plata

@equipotyd

28 DE MARZO DE 2018

El español Xavier Tamarit nunca imaginó el rumbo que tomaría su vida poco más de un año atrás cuando, de la mano de Mauricio Pellegrino, llegó a la Argentina para codirigir a uno de los clubes más relevantes del país en los últimos tiempos, Estudiantes de la Plata.

Arrancó a los ocho años como federado en el equipo del pueblo, el Sedaví, y jugó hasta los 22 años, pasando por diferentes clubes de la región de Valencia. Tuvo una formación a nivel de conceptos y metodología pobre, más relacionada con el fútbol de calle. "No llegué a ser profesional, apenas llegué a jugar por algo de dinero que me servía sólo para la gasolina y a los 22 años con una beca universitaria en mi tercer año de carrera de ciencias de la actividad física y del deporte me marché a Portugal dejando de lado el fútbol", recordó.

Allí se desvía su historia y comienza a tomar el rumbo que hoy conocemos. Es en ese momento que conoció al profesor Vítor Frade, un hombre con una concepción totalmente distinta a la que Tamarit estaba acostumbrado: "Él había creado una metodología de entrenamiento completamente diferente a lo que se enseñaba en las universidades, en las federaciones de fútbol. Cuando regreso a España y me sale la oportunidad de trabajar en el fútbol, dejo de ser jugador para hacer lo que aprendí allá porque al ver que ningún entrenador me podía dar todo eso, sentí la pasión por transmitirlo yo y poder cambiar un poco el fútbol".

A Pellegrino lo conoció cuando volvió a España desde Portugal para trabajar de lo que estaba preparado. "Me contratan al mismo tiempo que yo acabo la universidad, por tener buenas notas en fútbol llegué al Valencia CF que estaba buscando entrenadores para las categorías inferiores y ahí arranco en dos lugares: en un club de la cuarta división llamado Juventud Barrio del Cristo como un tipo de preparador físico diferente al convencional y en el Valencia CF como entrenador sub 10", comentó.

El éxito no tardó en llegar. Se hablaba mucho en la prensa acerca de la forma de entrenar y los jugadores hablaban del estilo tan diferente de entrenamiento. De allí pudo darse a conocer a nivel regional y fue promovido en el Valencia CF hasta llegar a ser coordinador de la Formación en el club. También formaba parte de un programa de tecnificación en el mismo club que consistía en realizar entrenamientos individualizados por sectores con algunos jugadores que vivían en la academia y ahí es donde se encontró con Pellegrino por primera vez.

Eso es lo que trajeron a Estudiantes de La Plata. Ilusión, humildad, trabajo, conceptos tácticos y una metodología de entrenamiento que incentiva mucho al jugador a aprender y a crecer. Además Tamarit dedica gran parte de su tiempo al análisis del plantel para así extraer un minucioso detalle de las características y aspectos de cada jugador y del equipo en si. "Me paso cinco, seis a veces siete horas analizando lo que ha sido nuestro partido, a nivel individual, grupal, colectivo, sectorial, intersectorial, ver que cosas estamos haciendo bien o mal, cosas que hacíamos bien que estamos empezando a perder, que cosas podemos incorporar a nuestra forma de juego", contó.Claramente desde entonces el equipo logró una notable mejora partido tras partido.

"Argentina es un país que me había llamado la atención por el fútbol, mi ídolo era Maradona", confesó Tamarit, pero obviamente no le ha sido fácil dejar su país, y la realidad de Argentina también lo afecta. La economía y la inseguridad lo tocan de cerca, igual que a todos: "Extraño mucho Valencia, mis amigos, mi familia, las costumbres, el poder salir tranquilo y disfrutar del día sin la sensación de inseguridad que se vive acá".

Más allá de todo éxito, este joven de 32 años sabe que corre con la pequeña desventaja de nunca haber jugado profesionalmente al fútbol, pero cualquier barrera es superada no sólo por su nivel académico sino también por sus experiencias deportivas, las cuales fue construyendo paso a paso y con un arduo trabajo.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Capitanes

Gastón Machín, el bicho que voló a la Primera

El mediocampista Gastón Machín, hincha de Argentinos Juniors, tuvo dos etapas en el club. La última fue desde 2016, cuando el Bicho descendió, hasta la actualidad. En su segundo periodo, siempre que jugó fue el capitán del equipo.

Cristiano Ronaldo

El archipiélago que produce menos que la Serie A

Los derechos de televisación del calcio italiano valen más que toda la ganancia que puede generar las Islas Salomón en un año.

Capitanes

Federico Mancinelli, un capitán forjado en el ascenso

Surgido futbolísticamente en Tiro Federal, el actual capitán de Huracán siempre fue un lider del equipo, a pesar de no haber llevado la cinta.