Luego de finalizar en el décimo lugar en el Campeonato del Mundo de sable que se disputó en Atenas, Pérez Maurice pone su mirada de cara a la Copa del Mundo de Túnez, que se llevará a cabo del 12 al 14 de mayo.

“Desde que me levanto hasta que me acuesto estoy pensando en los Juegos"

Cecilia Crevani

28 DE MARZO DE 2018

La esgrima es la única disciplina olímpica en donde Argentina siempre fue representada. La curiosidad es que desde Londres 2012 hasta Río de Janeiro 2016 la delegación albiceleste tuvo una única representante: se trata de María Belén Pérez Maurice, que actualmente se posiciona en el 15º puesto del ranking de la Federación Internacional de Esgrima (FIE) y quien, además, fue la única sablista en clasificarse a unos Juegos Olímpicos por intermedio del ranking.

A sus 31 años, la esgrimista nacida en San Nicolás, Buenos Aires, está en busca de explotar, con su experiencia, el máximo nivel requerido para someterse entre las 10 mejores sablistas del mundo y en una charla con El Equipo menciona que su meta más grande está en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en los que tendrá su revancha luego de no poder superar la primera etapa en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

-¿Estás satisfecha con la 17º logrado en Atenas?

-Con mi equipo estamos conformes con el resultado que obtuve hace dos meses atrás en Atenas. Fue muy importante porque además venía de resultados anteriores que fueron todos muy parejos y buenos.

-¿Qué crees que te faltó para posicionarte más arriba?

-Me tocó cruzarme en ese torneo con Manon Brunet, que ya ganó tres de cinco torneos. Hoy está en un nivel muy fuerte y por eso creo que ella es una de las candidatas a ganar la Copa del Mundo de Túnez.

-¿Qué objetivos te pones para esta Copa de Mundo? ¿Cómo continúa tu gira?

-La próxima competencia que tengo es la Copa del Mundo en Túnez y mi objetivo es seguir juntando puntos para ir subiendo en el ranking mundial. Actualmente estoy 15ª y después el año de esgrima continúa con una Copa mundial más. Luego viene el Panamericano y el Mundial. Toda la temporada de esgrima finaliza en julio.

-¿Ves en un futuro, no muy lejano, a la esgrima argentina en un podio olímpico?

- Si, me encantaría estar a mí en una final olímpica y ojalá que también algún argentino pueda llegar a esa instancia. Pero falta estructura y falta que la Federación Argentina tenga más presencia en la Federación Internacional de esgrima.

-El largo de la pista de esgrima en la Argentina no es el requerido. ¿Perjudica a los deportistas a la hora de competir?

-Claro que sí. Pero es lo que hay y es en lo que yo a partir de eso tuve los resultados que obtuve. Obviamente se tiene que aspirar a mejorar y a conseguir mejores lugares para entrenar, pero es lo que tenemos. Es como que un tenista le pongan un metro menos de cancha: es más difícil.

-¿Fue un peso extra tu única participación como esgrimista argentina en los JJ.OO. de Río de Janeiro?

-No lo fue. Realmente fue un orgullo que Argentina siga estando y participando en los Juegos Olímpicos desde la primera vez que se hicieron en la era moderna. Sé que la esgrima se maneja en el Centro de Europa, e históricamente los países poderosos son cuatro: Rusia, Francia, Italia y Alemania, quienes son los que manejan la Federación Internacional de Esgrima.

-En septiembre participarás del Mundial Militar. ¿Es positivo el estar compitiendo en un torneo de esta magnitud?

-Es una muy buena competencia para empezar la temporada porque, además, la mayoría de las esgrimistas con las que compito en las Copas del Mundos son militares y representan a sus ejércitos. Sería como una Copa del Mundo del circuito de la Federación Internacional y además siempre es un orgullo poder representar al ejército argentino, ya que es uno de mis sponsors.

-¿Llegaste a tu máximo nivel?

- No, creo que todavía no llegue. La particularidad de mi deporte es que siempre hay algo más para aprender y mejorar. Es muy difícil llegar al máximo nivel.

-¿Vas a participar de Tokio 2020?

-Desde que me levanto hasta que me acuesto estoy pensando en los Juegos Olímpicos de Tokio y mi vida gira alrededor de ese máximo objetivo. Así que sí, realmente me veo compitiendo en los JJ.OO. Espero llegar a lo máximo de mi nivel y con un gran grado de madurez porque probablemente sean mis últimos Juegos Olímpicos. Lo único que sé es que voy a estar allí y los voy a disfrutar mucho.

-¿Cómo es tu día de entrenamiento?

- Se divide entre la parte física, que es el gimnasio en dónde hago una preparación con fierros y la otra parte es aeróbica donde hago pasadas de correr circuitos de saltos; eso lo hago en el gimnasio Cabildo Village. Después la otra parte de esgrima se divide en dos: primero tengo la clase.

-¿Tu profesión como modelo es un hobbie o es necesario por motivos económicos?

-En su momento fue por un tema económico. Ahora, hace mucho tiempo que no lo hago. En el momento en el que comencé a cobrar la beca del Centro de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD) me dedique de lleno al deporte.

-En un futuro, ¿crees que Argentina va a ser potencia a nivel Internacional?

-Es un trabajo de muy a largo plazo, países periféricos como Estados Unidos y Corea pudieron acceder a estar entre las grandes potencias de la esgrima. Para que Argentina pueda acceder a ser potencia deberíamos tener un plan estratégico y mucha inversión de acá a 20 años. Considerando que en Argentina es muy difícil de planificar, creo que es utópico pensar que nuestro país pueda llegar a ser potencia.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

8M

"Me paro en la cancha como en la vida"

Referente de las luchas feministas y una de las fundadoras de La Nuestra, Mónica Santino se planta en la Villa 31 y a través del fútbol femenino, desarrolla un vasto trabajo social y de concientización. Una manera de hacer polìtica con la pelota en movimiento y las mujeres dentro de la cancha.  

8M

La pelea se da todos los días y en todos los ámbitos

El Instituto Nacional de las Mujeres desarrolla distintas acciones para concientizar a hombres y mujeres sobre temáticas de genero y prevenir la violencia contra las mujeres. La idea es visibilizar la problemática y tratar de modificar conductas y mensajes que cosifican y degradan la figura femenina. 

8M

Volver a la historia

El Gráfico dejó de salir este año, al borde de su centenario. En sus primeros 50 años fue la revista deportiva que más espacio les dio a las mujeres, pero en toda su historia, les dedicó solo el 2% de sus tapas.