Los hermanos Lucio y Diego Pasquariello terminaron su primera experiencia mundialista en la clase cadete que se disputó en Buenos Aires y hablaron con El Equipo sobre lo que vivieron en el campeonato que finalizaron sextos entre los 60 competidores, y contaron como se preparan para el próximo Mundial que se correrá en Holanda.

Una dupla náutica que aspira a lo grande

Rosario Nougues

28 DE MARZO DE 2018

Lucio, timonel, y Diego, tripulante, (16 y 9 años respectivamente) navegan juntos hace un año pero ambos empezaron a correr al cumplir seis, fomentados por sus padres y abuelo, todos apasionados por la navegación.

-¿Cómo lograron la clasificación al Mundial?

Lucio: Cada país tenía siete cupos y como nosotros éramos locales teníamos la ventaja deportiva de poder competir con 16 embarcaciones. Eso hizo que la clasificación sea más accesible.

-¿En algún momento imaginaron que podían llegar a ganar el Mundial?

Diego: Antes de arrancar tenía esperanzas pero recién cuando quedaban dos días pensé que podíamos llegar a ganar porque en la tabla general veníamos muy cerca de los primeros, pero el último día el clima no nos acompañó y se nos complicó.

-¿Es difícil navegar con un familiar?

D: Es divertido porque te conoces mucho pero al mismo tiempo eso juega en contra porque al haber tanta confianza discutís bastante. Igualmente, aunque yo sea más chico me deja dar mi opinión.

L: Yo que tuve la oportunidad de navegar con mi hermano y con alguien no familiar, volvería a elegir correr con Diego porque hubo mayor química y confianza.

-¿Cuando llegaban a su casa debatían sobre la próxima regata?

D: A veces hacíamos estrategias pero al depender tanto del clima improvisábamos. Salía lo que salía y así y todo no nos fue tan mal (risas).

L: Intentamos desconectarnos lo mayor posible. El campeonato demandaba mucho y nos agotaba mentalmente.

-¿Cómo fue la experiencia con los otros competidores?

D: La verdad que nunca imagine que iban a venir tantas personas, fue una locura. En tierra no parecía pero cuando estábamos en el agua era como que se multiplicaban los barcos. No tuve mucha relación con los navegantes extranjeros salvo con un inglés que en Año Nuevo tiramos petardos para festejar.

L: Conocer a gente de otros países fue algo espectacular, lo complicado era el diálogo porque nos comunicábamos en inglés y no soy muy bueno (risas). Los holandeses son muy divertidos, una noche los invité a conocer la noche porteña.

-¿Cómo se ven para la clasificación a Holanda?

L: Nos tengo mucha fe, nos entendemos mucho con Diego. Vamos a entrenar mucho para poder llegar de la mejor manera. Mi objetivo es poder quedar entre los 10 mejores.

D: No creo que nos quedemos afuera del Mundial porque son pocos los que se van a postular a competir. Después cuando estemos allá no sé cómo nos puede llegar a ir pero no dudo que va a ser una gran experiencia.

-Durante el año navegan en el mismo club que Santiago Lange, ¿alguna vez pudieron hablar con él?

D: Hace poco en una entrega de premios me acerqué para hablarle y pedirle consejos. Mi papá que es fanático de la náutica me había hablado sobre él mucho antes de los Juegos Olímpicos. Siempre me contaba acerca de sus hazañas y regatas, por eso apenas lo vi no dudé en hablarle para aprender.

L: La verdad que siento mucho orgullo por lo que logró pero no es a la única persona que intento imitar. Durante mi vida tuve muchos entrenadores y siempre intenté aprender lo mejor de cada uno.

-¿Por qué eligieron un deporte con tan poca promoción?

L: Es algo que le voy agradecer a mis papás siempre. Es un deporte muy lindo que te abre muchas puertas.

D: Es un deporte que está muy inculcado en mi familia. Mis papás se conocieron a través de la náutica y siempre intentaron contagiarnos a mi y a mis hermanos para que lo practicáramos. De hecho lo lograron, salvo por mi hermano mayor que le gusta jugar al fútbol.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

8M

"Me paro en la cancha como en la vida"

Referente de las luchas feministas y una de las fundadoras de La Nuestra, Mónica Santino se planta en la Villa 31 y a través del fútbol femenino, desarrolla un vasto trabajo social y de concientización. Una manera de hacer polìtica con la pelota en movimiento y las mujeres dentro de la cancha.  

8M

La pelea se da todos los días y en todos los ámbitos

El Instituto Nacional de las Mujeres desarrolla distintas acciones para concientizar a hombres y mujeres sobre temáticas de genero y prevenir la violencia contra las mujeres. La idea es visibilizar la problemática y tratar de modificar conductas y mensajes que cosifican y degradan la figura femenina. 

8M

Volver a la historia

El Gráfico dejó de salir este año, al borde de su centenario. En sus primeros 50 años fue la revista deportiva que más espacio les dio a las mujeres, pero en toda su historia, les dedicó solo el 2% de sus tapas.