La tiradora deportiva argentina Fernanda Russo, quien finalizó 20° con 414,4 puntos en la disciplina de rifle de 10 metros –única prueba en que participó-, fue la encargada de abrir las emociones para los argentinos en los Juegos Olímpicos de Río 2016, tras enterarse en vivo de la posición en la cual se había ubicado. Pese a no haber clasificado a la final, no logró contener las lágrimas de alegría y emocionó a muchos.

"No termino de darme cuenta la emoción que generé"

Franco Magistris @MagistrisF

28 DE MARZO DE 2018

La cordobesa radicada en La Rioja obtuvo la clasificación a los Juegos de Río tras ganar la medalla de plata en los Panamericanos de Toronto, en 2015, con un puntaje de 204,7 puntos a tan solo 0,1 de la mexicana Goretti Zumaya, que se quedó con la medalla de oro. En una charla con El Equipo, Fernanda, que fue la atleta más joven de la delegación argentina con 16 años, cuenta su experiencia vivida en Rio 2016 y qué tan difícil es estudiar y ejercer este deporte al mismo tiempo.

- ¿Sos consiente de que emocionaste a la Argentina?

- Si… todavía no termino de darme cuenta, trato de vivir lo que es el día a día. Pero, por supuesto, disfruto de lo que dejaron estos Juegos. Que con tan poca edad fue una gran experiencia poder participar en ellos, a pesar de que todavía me cuesta dimensionar lo que pasó.

- ¿Cuánto te sirve desde lo personal la experiencia de Amelia Fournel?

- La verdad es que sirve muchísimo. Amelia es una excelente persona y se abre mucho cuando uno necesita hablar con ella a nivel de conocimiento. Además de estar siempre dispuesta a escuchar y a ayudar, así que es una divina.

- ¿Te generó algo ser la más joven de la delegación argentina?

- Para mí fue un dato más, ya que si estás ahí es porque en realidad podés y te encontrás a la altura de estar en un Juego Olímpico. La cuestión de mi edad fue más para la gente que lo veía desde afuera, pero yo no lo sufrí.

- ¿Imaginabas estar entre los primeros 20?

- En realidad yo trataba de no imaginarme nada, yo iba a los Juegos preparada para dar lo mejor de mí y que eso alcanzara para lo que alcanzara, a nivel puntaje y obviamente, a nivel puesto, que es un resultado nada más.

- ¿Cómo fueron en general estos Juegos para vos? ¿Estabas nerviosa?

- Fueron muy lindos, sinceramente. Al ser mis primeros Juegos no había posibilidad de que fueran feos. Por lo tanto, los disfruté muchísimo en todo sentido. Y sí, había mucho nervio pero yo trato de enfocarme en el minuto a minuto. Si hay que armar las cosas, las armo y no pienso en otra cosa que no sea en eso, y así en cada momento del día. Yo, más que nada me enfoco en la música para relajarme, la cual es variada para tratar de que no sea monótono.

- ¿Qué sentiste cuando Bonadeo te dijo que te ubicaste 20?

- No pude contener las lágrimas, porque me di cuenta de que estaba dentro del primer cuarto y que había quedado cerca de la final, a la cual podría haber llegado. Así que estaba muy contenta, además me saqué una carga emocional muy grande que tenía.

- ¿Qué tan difícil es estudiar y ejercer este deporte al mismo tiempo?

- Es complicado, pero en realidad hay que organizarse. Entre el entrenamiento, que es mental, físico y técnico, más las obligaciones del día a día, yo estudio y me tiene que ir bien igual (risas).

- ¿Ya arrancó el ciclo olímpico para vos?

- Sí y no. Primero sí, ya que descansar también es parte del entrenamiento y yo ahora estoy descansando, así que por eso digo que sí. Pero mi entrenamiento concreto para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 seguramente sea a partir de enero.

- ¿Qué aspectos creés que debes mejorar para el futuro, luego de esta experiencia en Río?

- Yo soy muy autoexigente, creo que debería bajar un cambio en ese sentido y aceptar que, a veces, las cosas no salen como uno quiere, pero porque tienen una explicación lógica, a la cual hay que analizar para ahí sí mejorar.

VIDEO

El momento de la emoción

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Fútbol argentino

El éxito y las presiones deportivas

Lo que se le termina inculcando al hombre desde niño es naturalizar el acto de perder como un pecado.

Fútbol argentino

Argentina, la capital mundial del exitismo

La obsesión por ganar y el desprecio por los perdedores han convertido al fútbol y algunos otros deportes en una fuente de insatisfacción para jugadores e hinchas. La presión es insoportable.

Turf

El turf: "una magnífica ilusión"

Hugo Miguel Pérez, entrenador y exjockey uruguayo cree que hay una caída de la actividad y que ya no hay especialistas que cuiden a los caballos como antes.