Argentina contará en los próximos Juegos Olímpicos con la representación femenina más numerosa de su historia en esta competencia: hasta el momento se encuentran clasificadas 72 atletas en 17 deportes, cifra que marca una continuidad en el aumento de la delegación de mujeres en cada edición desde la vuelta a la democracia. Varias deportitas enfatizaron en la importancia del apoyo por parte del Estado. 

Río de chicas

Martín Cascardo @maartinchoo_, Ignacio Costa y Ezequiel Cejas

28 DE MARZO DE 2018

Entre Berlín 1936 y Montreal 1976 se disputaron nueve Juegos y Argentina consiguió sólo 41 plazas para las mujeres. Mientras que entre Los Ángeles 1984 y Londres 2012, se llevaron a cabo ocho competencias y fueron 288 las deportitas argentinas que participaron.

Los apoyos económicos que se impulsan actualmente, tanto desde políticas gubernamentales en favor del desarrollo de los deportistas nacionales como la aparición de los patrocinadores, constituyen un pilar fundamental para explicar el crecimiento, a diferencia de otros tiempos. Al respecto, la nadadora Patricia López Muñiz, que fue una de las cuatro argentinas presentes en Múnich 1972, marca las diferencias entre las dos épocas: “Antes todo era a pulmón de la familia, jamás recibimos ayuda. Si ahora tuvieran que hacer ese esfuerzo, creo que no habría deportistas”.

Varias atletas destacan la ayuda que brinda el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD). Laura Abalo, la remera que participó de Londres 2012, destacó el año pasado en ESPN:“Antes me mataba entrenando y no sabía si podía viajar a los torneos, hoy sé que viajo y tengo un bote de primer nivel para competir”. El ENARD fue creado en 2009 con el fin de asignar becas, solventar honorarios de entrenadores, cubrir gastos de viajes, asegurar la cobertura médica y brindar el apoyo para la organización de competiciones nacionales e internacionales en el país. Estas tareas se realizan gracias a la recaudación del uno por ciento de los cargos de la telefonía celular.

Continuando con la línea de elogios sobre la formación del organismo, la nadadora Pilar Geijo consideró en una entrevista hace cuatro años con El Gráfico que “ha sido un gran paso para el progreso del deporte amateur”, aunque también advirtió que este apoyo tiene que continuar en el tiempo para materializar resultados y que hace falta mayor trabajo en materia de infraestructura. Si bien reconoce que las instalaciones del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD) brindan el lugar propicio para el entrenamiento, explicó que estas comodidades deben ser facilitadas en el interior del país.

El CeNARD da la posibilidad de entrenar a las atletas de 10 de los 17 deportes femeninos que acudirán a Río 2016. Entre los más destacados están los seleccionados de hockey, vóley y handball. Los dos últimos aprovecharon que Brasil ya había obtenido los cupos, por ser el país anfitrión, para acceder a un Juego Olímpico por primera vez. Vale destacar que la judoca Paula Pareto, bronce en Beijng 2008, también se entrena en las instalaciones y es una de las que tiene más posibilidades de conseguir una presea.

El caso de Las Leonas es uno de los más emblemáticos, ya que llegan con amplias chances de subirse a un podio olímpico por quinta vez consecutiva, luego de haber conseguido un segundo puesto en Sídney 2000 y Londres 2012 y un tercero en Atenas 2004 y Beijing 2008. Estos resultados fueron de suma importancia para el deporte femenino argentino, ya que impulsaron una masiva popularización del hockey sobre césped. Al respecto, Luciana Aymar se expresó en un diálogo con la Revista Viva: “Con los triunfos, logramos que el hockey dejara de ser un deporte elitista y se pasara a enseñar en los colegios”. Conjuntamente, contribuyeron a la difusión la organización de importantes competiciones en el país, como el Mundial 2010 disputado en Rosario y los Champions Trophy 2004, 2007, 2012 y 2014.

También otros deportes femeninos se vieron favorecidos por la organización de eventos internacionales en la Argentina, en el último tiempo: el handball, con el Panamericano de 1999, el vóley, con el Preolímpico Continental 2016 (en el que Las Panteras sellaron su clasificación a Río) y el atletismo, con el Grand Prix Sudamericano, que también se disputó este año y le brindó la posibilidad de participar a un mayor número de atletas locales. Al llevarse a cabo en el país, las transmisiones de estas competencias son tomadas por los grandes medios nacionales que le dan más visibilidad a los deportistas que, a su vez, captan la atención de los patrocinadores. De esta manera, los atletas reciben ingresos económicos adicionales a partir de la venta de su imagen, que les permiten abocarse de lleno al desarrollo en la alta competencia.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Fútbol argentino

El éxito y las presiones deportivas

Lo que se le termina inculcando al hombre desde niño es naturalizar el acto de perder como un pecado.

Fútbol argentino

Argentina, la capital mundial del exitismo

La obsesión por ganar y el desprecio por los perdedores han convertido al fútbol y algunos otros deportes en una fuente de insatisfacción para jugadores e hinchas. La presión es insoportable.

Turf

El turf: "una magnífica ilusión"

Hugo Miguel Pérez, entrenador y exjockey uruguayo cree que hay una caída de la actividad y que ya no hay especialistas que cuiden a los caballos como antes.