El 7 de mayo de 1886 abría sus puertas por primera vez el por entonces Hipódromo Argentino, para escribir el inicio de una pasión, que década tras década pierde adeptos pero agrega ludópatas y consumistas.

El Hipódromo de Palermo y sus 140 años

Alvaro Nanton (@Nantonalvaro) y Patricio Capobianco (@PatoCapobianco)

28 DE MARZO DE 2018

Cuenta la historia, que ese día los trenes y tranvías no fueron suficientes para transportar a la gran cantidad de gente que quería asistir a su inauguración. Así y todo, 10 mil personas lograron llegar y vivieron una apasionante jornada de turf, aquel deporte promocionado por el entonces Presidente de la Nación, Carlos Pellegrini, quien sembró en toda la familia la semilla de la pasión, y generó que el público empezara a seguir la destreza y la velocidad de los caballos.

El predio, ubicado en lo que era el Parque 3 de Febrero y los alfalfares de Rosas, contaba con una Tribuna Oficial, edificio principal en donde la gente se reúne y apuesta a los caballos. Era de madera, ladrillos y tenía un techo de zinc. Además, poseía una cúpula que fue removida, pero que ha sido un símbolo del hipódromo en sus primeros años de vida. Tenía una capacidad para 1600 personas y 40 palcos para familias.

Una de las particularidades de esta tribuna era que, a diferencia de otros países como Inglaterra y Francia, la compartían por igual todas las clases sociales. Hoy en día, esta sigue siendo una de sus principales características.

En 1884, llegaría la celebración del primer Gran Premio Nacional, ante la presencia de por el entonces Presidente Julio Argentino Roca. La carrera fue ganada por un caballo llamado Souvenir, montado por un jockey de tan sólo 11 años, al que apodaban “El Canario”. Su dueño era el cuidador Manuel Velásquez, aunque el ejemplar corría para el Stud Buenos Aires.

A principios del siglo 20, la arquitectura neoclasicista estaba transformando la Ciudad de Buenos Aires, por lo que las autoridades del hipódromo, bajo el encanto de estas construcciones, decidieron remodelar la Tribuna Oficial. La obra estuvo a cargo del francés Louis Faure Dujarric y fue terminada en 1908

La Tribuna Oficial, que hoy en día es patrimonio arquitectónico de la ciudad, pasó a tener una capacidad para 2000 personas Tres años más tarde, en 1912, con la misma intención, Dujarric construyó la confitería La Paris, un edificio un poco más pequeño pero muy rico a nivel arquitectónico.

La actividad hípica comenzó a extinguirse, por lo que el Hipódromo comenzó un proceso de declive. Aquel espectáculo, tan concurrido como un partido de fútbol, hoy ya no era el mismo. Tal es así que a partir de los 60, el establecimiento quedó inmerso en el abandono y repercutió en la capacidad de recaudación.

En 1992, la administración fue entregada en concesión hasta 2027, que luego fue extendida en 2007 por el fallecido Presidente Néstor Kirchner hasta 2032.

En 2002, el Hipódromo Argentino de Palermo S.A. (HAPSA) logró reinventarse, luego de instalar las máquinas tragamonedas, gestionadas en sociedad con Casino Club. Hoy suman 4500, el máximo permitido, e ingresan 20 mil personas a este sector, mucho más que la que convoca una jornada de carreras, que entre apostadores y asistentes, la cifra llega a 11 mil.

Un día hípico

La oscuridad y el ruido de maquinitas se contrasta con el sol, gritos y abrazos que conforman una unidad en la que la victoria no discrimina los estratos sociales. Las apuestas se ven en los dos sectores, pero en la de arriba, la que se divisa árboles y caballos correr, le agrega un extra de pasión, que abajo en las tragamonedas se pierde.

El Hipódromo de Palermo conglomera a gran cantidad de personas que sin importar cuan lejos vivan, se acercan a vivir el Turf como lo hacían- seguramente- con sus padres y abuelos. Una vieja tradición que no discrimina, pero tampoco renueva su público, ya que en su mayoría son apostadores mayores a 40 años, que desde muy chicos siguen a este deporte.

De variadas profesiones discuten durante media hora, que es el tiempo entre las carreras, quien es el caballo que ganará. Se juntan entre varios y arman jugadas que después, si aciertan, les cuesta dividir las ganancias. Gritan, saltan y alientan en la recta final, agitando la Revista Palermo Rosa, que trae todas las estadísticas, con los resultados de los caballos en las últimas competiciones.

Al gritó: “ Y… cruzaron el disco”, del relator de la carrera, se divide el público entre los que se unen en abrazos, y los que se lamentan por haber jugador a ese caballo y no al otro. Arrugan y tiran los boletos perdedores, con una rabia que se percibe a distancia, mientras se reprochan: “¡ Viste, yo te dije que ganaba el 6!”.

Dentro este predio co-existen 10 tardes al mes personas con mucho poder adquisitivo, que almuerzan con trajes a medida y pasan la tarde tomando bebidas importadas, con otras que juntan el dinero para poder llegar a fin de mes. La ludopatía está presente en los dos estratos, pero es mucho más dura en aquellos que tienen un pasar económico más careciente.

El hipódromo comenzó el domingo 1 de mayo del 2016 con los festejos de los 140 años con el Gran Premio República Argentina, jordana que atrae a turistas y caballos de todas partes, en lo que se aumentan los premios a los ganadores. A su vez, se realizan sorteos y regalos de parte de la empresa hacia los apostadores, que este 2016 no hubo, pero en años anteriores sí.

El paso del tiempo generó varias agregaciones al Turf que no tenían relación directa con las carreras, pero sí poseen el mismo fin: seguir generando ganancias para la empresa.

Con una situación económica dura para el país, comenzaron a funcionar las maquinas tragamonedas. Por una escalera de por medio, los mayores de 18 años encontraron la excusa perfecta para llegar antes del inicio de la jornada, como así también para hacer break entre las carreras.

En los últimos años, se agregaron ferias de ropa importada (Palace Luxury Oulet), como así también las ferias de comidas y bebidas, en la que se busca atraer más personas y seguir ganando dinero.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Marcelo Bielsa

Marcelo Bielsa desembarcó en Inglaterra

El entrenador rosarino debutó con un triunfo en el Leeds United. El Loco llegó con su filosofìa para conquistar al país que le puso reglas a la pelota.

Turf

El turf bajo sospecha

En ninguno de los tres hipódromos principales (Palermo, San Isidro y La Plata) los controles antidoping se realizan de manera correcta. Hay 96 entrenadores suspendidos.

8M

"Me paro en la cancha como en la vida"

Referente de las luchas feministas y una de las fundadoras de La Nuestra, Mónica Santino se planta en la Villa 31 y a través del fútbol femenino, desarrolla un vasto trabajo social y de concientización. Una manera de hacer polìtica con la pelota en movimiento y las mujeres dentro de la cancha.