Claudio París fue el volante derecho del equipo de Estudiantes que, hace ya 20 años, regresó a Primera luego de una temporada en la B Nacional. En diálogo con El Equipo analizó una campaña tan exitosa que el ascenso se logró cinco fechas antes del final del torneo.

"Haber vuelto a Primera fue una alegría y un desahogo"

N. Albornoz, N. Falcon, R.Mainini y L.Mazzucchelli

28 DE MARZO DE 2018

Claudio Martín Paris, exfutbolista marplatense, integro el plantel de Estudiantes de La Plata que transito su segunda incursión en la B Nacional en el periodo 1994 / 95 (la primera fue en 1954). Quien fuera mediocampista por derecha, hoy lejos del fútbol, se dedica a la cría de animales y a la siembra en 25 de Mayo, provincia de Buenos Aires. Sin embargo su memoria rememora aquella fugaz campaña del “pincha” en el ascenso hace 20 años.

- En el Torneo Clausura 94 a poco del final Estudiantes empató 3 a 3 con Lanus y se decretó así el descenso a la B Nacional. ¿Cómo cree que se llegó a esa situación?

- El descenso y ese partido en particular fueron el final de años de malos manejos, de malos rendimientos y malos resultados. Para que un equipo se vaya a la B tiene que haber estado haciendo mal las cosas desde hace muchos años en todos los aspectos del club, ya sea dirigencial o del mismo equipo. El partido con Lanus fue el punto final, pero ya veníamos de varios años de arrastre haciendo mal las cosas

- De todas formas, pese al descenso, tuvieron una despedida con el público ovacionándolos cuando le ganaron a Racing 4 a 1 en la última fecha.

- Eso lo generó solamente el arribo de Miguel Ángel Russo y Eduardo Manera como dupla técnica. Ellos tienen una llegada a la gente muy especial. El público notó un cambio porque se dio cuenta de que las cosas se iban a hacer en serio con gente del club y creo que parte de la alegría de la gente se debió al inicio de una etapa nueva que después se vio plasmada en los resultados. Pero creo que esa llama de ilusión hizo que se olvidara un poco toda la amargura que represento haber descendido.

-¿Cómo fue para los jugadores empezar a trabajar con dos técnicos tan representativos para el club como Russo y Manera?

- Fue un cambio importante para los jugadores y también para la gente, porque en la etapa previa al descenso, Estudiantes cambió muchas veces de técnico. Los resultados no se daban, los entrenadores iban y venían. Eso obviamente no fue bueno para el equipo, porque se necesitaba consolidar una idea de juego y cada técnico que venia plasmaba un esquema distinto. Con la llegada de Miguel y Eduardo se generó una esperanza de hacer bien las cosas a largo plazo para no cometer los mismos errores que habían cometido los dirigentes anteriores antes de descender.

- Ya en la B Nacional, ¿les generó alguna duda de cara al futuro haber empezado con un empate 1 a 1 contra Chacarita?

- Ese partido nos sirvió para darnos cuenta de que la B Nacional iba a ser durísima. Nosotros creíamos que solo con la camiseta íbamos a imponer respeto por el hecho de tratarse de Estudiantes, un club con historia que venía de primera división. Pero inmediatamente nos dimos cuenta de que estábamos equivocados y de que iba a ser un torneo muy duro.

-¿Estudiantes tenia ya un esquema táctico para afrontar la B o fue desarrollándolo a medida que pasaban las fechas?

- Los técnicos sin duda que tenían un esquema táctico. Lo que pasa en este tipo de torneos es que hay que ir conformando un equipo. La línea de juego estaba pero había que ir adaptando a los jugadores a la idea que se intentaba buscar. Antes de que empezáramos en la B se dio la llegada de muchos refuerzos y a partir de ahí los entrenadores iniciaron un proceso en el que probaron variantes para ver quienes se adecuaban mejor al sistema que ellos querían.

-¿En algún momento imaginaron que iban a tener una campaña tan efectiva?

- Nos empezamos a dar cuenta cuando fuimos viendo los niveles individuales que tenía cada uno. Hubo muchos jugadores como Juan Sebastián Verón y Carlos Bossio, que mostraron un nivel importante y eso permitió que nos diéramos cuenta de que podíamos hacer una diferencia colectiva e individualmente. Después, Rubén Capria también marcó una diferencia individual definiendo dos o tres partidos él solo y eso nos ayudaba a que los partidos muchas veces fueran más fáciles de manejar.

- En el torneo protagonizaron varias goleadas, ¿De cuál de todas le queda el mejor recuerdo?

- A Deportivo Laferrere y a Los Andes les hicimos cuatro goles en la primera rueda y después cinco a Colón de Santa Fe, que era el rival más duro. Pero lo que pasó fue que en este caso lo terminamos goleando de local porque veníamos muy bien, con una buena diferenta de puntos en el campeonato. Lo que más recuerdo es que todos los partidos eran duros y trabados hasta el primer gol. Pero como equipo estábamos muy sólidos y si podíamos abrir el marcador de entrada, después se nos hacía más fácil.

- Faltando cinco fechas para el final del torneo Estudiantes venció 1 a 0 a Gimnasia y Tiro de Salta, y así concretó el regreso a primera. ¿Cómo se vivió aquel partido?

- Fue una fiesta. Recuerdo que ese partido se jugó de noche, y ganar nos basto para asegurar el primer puesto y el ascenso. Haber devuelto a Estudiantes a primera fue una alegría y un desahogo enorme, sobre todo para los jugadores que nos habíamos ido a la B con el club. Nosotros ascendimos por todo lo que hicimos bien durante la campaña y no solo por ese partido que al final fue una consecuencia del trabajo realizado.

- Además de los jugadores ya mencionados, ¿a qué otros jugadores considera que fueron piezas clave para lograr el ascenso?

- En principio, Edgardo Prátola, que era uno de los líderes en ese tiempo. Era el capitán y el caudillo. También Leonardo Ramos, que estaba en un nivel bárbaro y José Luís Calderón, que a pesar de no haber jugado mucho en la primera etapa, después convirtió un montón de goles. Y no me puedo olvidar de Juan Manuel Llop y Ricardo Rojas. En general todos formábamos parte de un equipo muy bueno que se fue consolidando en general en todas las líneas a base de buenos resultados que se nos fueron dando y obviamente nos ayudaron un montón.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Marcelo Bielsa

Marcelo Bielsa desembarcó en Inglaterra

El entrenador rosarino debutó con un triunfo en el Leeds United. El Loco llegó con su filosofìa para conquistar al país que le puso reglas a la pelota.

Turf

El turf bajo sospecha

En ninguno de los tres hipódromos principales (Palermo, San Isidro y La Plata) los controles antidoping se realizan de manera correcta. Hay 96 entrenadores suspendidos.

8M

"Me paro en la cancha como en la vida"

Referente de las luchas feministas y una de las fundadoras de La Nuestra, Mónica Santino se planta en la Villa 31 y a través del fútbol femenino, desarrolla un vasto trabajo social y de concientización. Una manera de hacer polìtica con la pelota en movimiento y las mujeres dentro de la cancha.