Federico Devesa fue boxeador profesional y sparring de ex campeones mundiales como Pablo Chacón y La Hiena Barrios. Ahora retirado y a cargo de un gimnasio, repasa los mejores momentos de su carrera y habla de la actualidad del deporte. 

"El boxeo ha perdido figuras"

Mateo Buric

28 DE MARZO DE 2018

El boxeo es un deporte que en la Argentina tuvo grandes resultados. Son más de 40 los pugilistas que se consagraron campeones del mundo y, algunos de ellos, pudieron mantener el título por varios años.

Sin dudas, el boxeo a nivel profesional es muy difícil de sobrellevarlo ya que genera un enorme desgaste físico, tanto por el arduo trabajo aeróbico como técnico. Con el paso del tiempo la debilitación es inminente y en un deporte que precisa esa explosiva fusión entre fuerza y destreza no es normal ver a boxeadores que pasen más allá de los 40 años, en los mejores casos.

Federico Devesa, ex boxeador profesional y sparring de ex campeones del mundo le contó a El Equipocómo conoció este deporte y el trabajo que implica desplegarlo al máximo nivel.

A los 15 años, comenzó a entrenar en un club de barrio gracias a un amigo que lo convenció. Decidió arrancar era porque le servía para mantenerse bien físicamente y le daba una herramienta para su defensa personal. Según declaró, en un mes o mes y medio ya podía estar llevando la práctica de de lo que era la pelea y demás, y eso le atrajo mucho.

-Como amateur y profesional tuviste muy buenos resultados y peleaste contra púgiles que luego siguieron y se consagraron, ¿por qué decidiste dejar el profesionalismo y dedicarte a la enseñanza?

Sí, de amateur llegue a pelear varias finales de torneos argentinos y siempre me ganó el mismo, Jesús Cuellar, quién fue campeón del mundo de la AMB. En realidad no dejé de pelear nunca, pero llegué a los 31 años y ya pelear no me era redituable económicamente porque aparte de estudiar, trabajaba. Vivir solamente del boxeo es casi imposible, entonces cuando me di cuenta que ya no iba a poder vivir de eso decidí dar un paso al costado.

Como en la mayoría de los deportes practicados en el alto rendimiento, para tener una buena formación es necesario dejar cosas de lado. Por lo general estas cuestiones son propias de la adolescencia como ir a los boliches, la ingesta de alcohol, juntadas con amigos, etc. Y como es habitual en casi todo deporte, el desarrollo y el perfeccionamiento se hace de chico, es por esto que resulta un verdadero sacrificio llegar a competir en lo más alto.

Para Devesa, el boxeo fue muy desgastante, ya que no se pudo dedicar solamente a esto, y como según cuenta, son contados con los dedos los que pueden dedicarse únicamente a esto. Además de trabajar y estudiar, debía entrenar y cuidarse con las comidas para dar un peso que no era el suyo, tuvo que dejar las salidas y el alcohol, etc. Si bien ganar un título para un boxeador es su máxima aspiración, por más que no le gustara tenía que dejar todas esas cosas de lado.

Tener referentes en lo que se practica es importante, ya que pueden ser de ayuda para mejorar día a día. En el boxeo, a la hora de “guantear” es usual que los profesionales entrenen con otros boxeadores para que a la hora de subir al ring, la práctica haya emulado lo mejor posible a una pelea. Estos boxeadores que son contratados para ayudar en el entrenamiento son llamados “sparrings”. Federico fue sparring de boxeadores reconocidos como “La Hiena” Barrios cuando peleó por el título del mundo, con Pablo Chacón cuando fue a pelear con Mike Anchondo, con Christian Bejarano que era campeón sudamericano, entre otros. Hacer de sparring a ese nivel lo hacía estar y sentirse al mismo nivel de esas figuras, y para un amateur-profesional, es una experiencia que suma muchísimo.

Al día de hoy, se dedica a dar clases de boxeo en un salón que es alquilado a un gimnasio. Ya alejado del profesionalismo, da una opinión de cómo está hoy este deporte.

-¿Cómo ves el boxeo argentino en la actualidad?¿Crees que ahora se practica más como una recreación que para competir como se daba mayormente antes cuando los argentinos tuvieron mejores resultados?

-El boxeo argentino en la actualidad ha perdido bastantes figuras, creo que el último pico de auge fue cuando yo me estaba por retirar y estaban “Maravilla” Martínez, el “Chino” Maidana, etc. Fue la última gran camada de boxeadores argentinos. Veo que cada tanto van surgiendo figuras. El tema es que hay muy poco apoyo para el boxeo, siempre fue así, son contados con las manos los que se pueden dedicar exclusivamente.

Además deprofesor de boxeo, Federico es profesor de KickBoxing y KickBoxer profesional, profesor de Muay Thai, licenciado en Administración de Empresas y Director Técnico FAB (Federación Argentina de Boxeo). Sin lugar a dudas le gustan los desafíos y encuentra en el deporte grandes oportunidades de seguir creciendo.

-¿Cuál es el próximo objetivo de tu carrera?

-El objetivo que me queda afrontar aparte de la preparación deportiva de alumnos que ya lo estoy llevando adelante, es mejorar el gimnasio, poner mi lugar propio como un instituto genérico, en el que no solamente haya boxeo, sino que también haya nutrición, elementos de estética, que sea un gran centro y creo que en poco tiempo ya lo voy a llevar adelante.

VIDEO

ENTRENANDO CON FEDERICO DEVESA

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

Subirse al ring para alcanzar la gloria

A lo largo de la historia, el boxeo le regaló a la Argentina 24 medallas olímpicas y Brian Arregui intentará conseguir la suya en los Juegos del próximo año.

Nikolai Potapov

Potapov, el misterio ruso

El invicto radicado en los Estados Unidos enfrentará este sábado al ex bicampeón mundial Omar Narváez en el estadio Obras. El combate a 12 vueltas será eliminatorio por el título gallo de la Federación Internacional que ostenta el sudafricano Zolani Tete.