Capital Federal • T ° - H %

Sosa acompañó a Maidana en sus dos peleas contra Mayweather, en 2014.

“En San Martín, el boxeo es la única opción para escaparle a la delincuencia”

Walter Sosa, entrenador de boxeo, enseña actualmente el deporte en la Unidad Nº 46 de San Martín y tiene su gimnasio, Honor y Patria, en Villa Hidalgo, que no sólo sirve como lugar de entrenamiento, sino también como refugio para que varios pibes del barrio no caigan en las drogas y en la delincuencia. 

COMPARTIR
Germán Trucchi
29 de Junio de 2017

-¿Tuviste que salir a robar para vivir?

-Sí -responde Walter Sosa, con la cabeza gacha y la mirada triste, como si quisiese borrar parte de su infancia en Villa Hidalgo, San Martín.

-¿Y?, ¿caíste en cana?

-No, gracias a Dios, no -dice Sosa, con los ojos clavados en el interlocutor, dentro del aula 5 de la escuela de periodismo DeporTEA.

Walter Sosa es el hotel y casino MGM Grand de Las Vegas y el gimnasio Honor y Patria de San Martín. Es Marcos “el Chino” Maidana y también esos pibitos con pasta de campeón que utilizan el boxeo como vía de escape a la delincuencia y la droga que anda por la calle. Tan fácil, tan adictiva, tan asesina. Sosa son los 26 internos de la Unidad Nº 46 de San Martín que entrenan en la cárcel una vez por semana. “Dos horas de boxeo son dos horas menos en el pabellón”, resalta el Pana, vestido con una campera del Real Madrid negra con tintes de color verde flúor y un jogging oscuro. Las palabras salen de su boca con ritmo lento, pausado, como si mientras hablase su cerebro eligiera meticulosamente cada letra, cada oración, cada frase. Tiene un fibrón en sus manos y lo mueve de un lado a otro. Está inquieto, las piernas van del apoya pie de la silla al piso, una y otra vez, como si fuese un entrenamiento. Repetición. Jab. Piña. Cuando levanta la cabeza, la gorra negra deja vislumbrar la insignia dorada: “Team Sosa”.

De las noches boxísticas en recintos sin techo, con apenas foquitos colgados de un alambre, a las luces y la magnitud de Las Vegas, hay un mundo de distancia. Sin embargo, la batalla cultural en el barrio San Martín es lo que le quita el sueño: “Robar es una competencia para los pibes, uno se afana un celular y al rato cae otro con tres, y eso viene de generaciones, el papá está preso con el hijo, la mamá con la hija. Es así. En San Martín, el boxeo es la única opción para escaparle a la delincuencia”, menciona Sosa y respira hondo, con cierta resignación por todos los chicos que siguen ahí, en la calle, con la bolsita de poxiran y un futuro que los condena a dos opciones: cárcel o muerte.

El gimnasio Honor y Patria, ubicado en Villa Hidalgo, partido de San Martín, oficia de centro de entrenamiento pero también funciona como un refugio para los desprotegidos y derrotados de una vida que no les tuvo piedad. Por eso Sosa destaca el ambiente familiar del club, donde los pibes comen y duermen, los pibes aprenden valores y convivencia, los pibes boxean, los pibes dejan la droga y agarran los guantes y eso -según el Pana- es su mayor orgullo. “Hay muchos chicos que llegaron con la bolsita de poxiran en la mano, la dejaron afuera y se metieron a entrenar. Hoy ya no compiten, pero les cambió la vida, ahora trabajan y tienen sus familias, y eso es un logro”.

La tonalidad de la voz de Sosa cambia cuando tiene que hablar de la cárcel, rememora a su hermano y sus tíos, encerrados tras las rejas y privados de la libertad. Escucha la pregunta pero traga saliva una, dos y tres veces antes de responder. La inmensidad de quien fue entrenador del Chino Maidana en las dos peleas contra Floyd Mayweather disminuye a tal punto de que se hace pequeñito e indefenso. Los tintes color verde flúor de la campera del Real Madrid se oscurecen cuando habla. El Pana da clases de boxeo en la Unidad Nº 46 de San Martín, una vez por semana, dos horas. Tiene 26 internos anotados que practican un entrenamiento recreativo, básico. Le pegan trompadas al destino con forma de bolsa y esquivan las piñas transformadas en recuerdos de otros tiempos, quizá mejores, fuera de las rejas y de la vida carcelaria. “Si no hubiera sido por el boxeo en su momento, hubiera estado ahí, donde los voy a ver, te lo apostaría”, -comenta el Pana-, y asegura que quiere devolver la ayuda que le dieron cuando era un chico sumergido en un barrio repleto de inseguridad, narcos y muerte. “El deporte me sacó de esa realidad, aprendí que era mejor estar más tiempo en el gimnasio que en la calle”.

Para mantener el gimnasio Honor y Patria, Sosa hace de entrenador en un horario en el que se cobra una cuota mínima de $150 para pagar los servicios de agua, luz y gas. Pero -según el Pana-, no son estrictos con el monto. “Ponemos un cartelito y traen lo que pueden, uno te acerca $20, otro 50 y así nos arreglamos. No recibimos ayuda de la Municipalidad ni de ningún gobierno. Hay gente que nos da una mano con la comida para que los pibes se alimenten, nada más”.

La infancia, al Pana Sosa, lo encontró, a los 13 años, en el pool de su padre, quien falleció en 2005. Abandonó los estudios primarios a pesar de la insistencia de su madre. “Yo quería estar de joda, pero un poco me arrepiento…”, dice Sosa en referencia a la decisión de no estudiar, con la voz a punto de quebrarse y el fibrón negro que continúa paseando entre sus dedos gruesos, curtidos, con los que vendó a boxeadores de la élite.

Sosa es la esperanza de muchos pibes que están atrapados en la cultura de la delincuencia y la droga. En un barrio que tiene como sinónimo de status salir a robar, el Pana les da una posibilidad desde el boxeo. Su gimnasio se convirtió en un refugio para escaparle a una vida condenada a las rejas, o a la muerte.

El boxeo en la sangre: el padre y los tres hijos arriba del ring

Walter Sosa tiene cuatro hijos: Damián, Martín, Diego y Belén. El más grande arrancó a boxear solo. En ese tiempo -comenta el Pana- ya tenía su propio gimnasio pero no se animó a formarlo: “No estaba capacitado para llevar adelante la carrera de un amateur, se lo ligué a un compañero y le enseñó él”. Pero Damián pasó del éxtasis a la agonía. Peleó en la previa de uno de los dos combates Maidana-Mayweather; tocó el cielo con las manos en el MGM de Las Vegas, el 3 de mayo de 2014, y luego se descarrió. “Tuvo problemas con las drogas. Ahora está mejorando, quizá vuelve a boxear”, cuenta Sosa con una tristeza que se hace notar en el movimiento de su cabeza y su mirada perdida, clavada en el piso. Con Martín fue diferente: el Pana no quiso que se suba al ring pero el joven lo convenció y hoy es boxeador profesional. Diego está dando sus primeros pasos como amateur pero no tiene coronita por ser “el hijo de”. “Arriba del ring son como cualquier otro, no me afecta”, sintetiza Sosa. La única mujer, Belén, estudia psicología y no quiere saber nada con el gimnasio Honor y Patria. “Viene cada tanto a comer un asado, pero nada más”, dice risueño el Pana, con una sonrisa que resalta su cariño por su hija.

Maidana-Mayweather, y un duelo de gigantes en Las Vegas

Marcos Maidana luchó con el showman estadounidense y multicampeón mundial Floyd Mayweather, en dos combates que se llevaron a cabo en el MGM Grand de Las Vegas y en ambos salió victorioso el norteamericano. El primero se disputó el 3 de mayo del 2014 y dos jueces le dieron el triunfo, por puntos, al yankee, el otro marcó empate en la tarjeta. “Para la primera pelea tenía una fe bárbara, pensé que ganábamos por nocaut. El Chino estaba al 100%”, mencionó el Pana Sosa, quien ofició de entrenador del santafesino. Maidana, posterior a la disputa inicial, retornó al país por el nacimiento de su hija Emilia y luego -según el Pana- no tuvo tiempo necesario para prepararse física y boxísticamente para el segundo choque, que se desarrolló en el mismo recinto, el 16 de septiembre del 2014, y dio ganador por fallo unánime de los tres jueces a Money. “Con Mayweather no se pelea todos los días. Le haces una pelea y a los diez días ya están promocionando la revancha… En dos meses de entrenamiento mucho más no se pudo hacer: igual, el Chino es el único boxeador que le combatió dos veces”, declara Sosa, con cierta pizca de emoción y orgullo.

 

Boxeo

Brian Castaño, fuerza y corazón

Tras superar inconvenientes físicos Brian Castaño realizará la primera defensa de su título mundial del peso súperwelter de la AMB ante Michel Soro (30-1-1, 20 KO) el sábado 1 de julio en Francia.

Zacarías, una familia de campeones mundiales

Santos inició la leyenda en Rafael Calzada. Su hijo Alberto jugó al fútbol pero no pudo esquivar el mandato familiar y, hoy, la tercera generación también lleva adelante uno de los gimnasios de boxeo más importante del país.

El boxeo en su laberinto

Un informe completo de las causas por las cuales el deporte que más medallas olímpicas le aportó a la Argentina no puede reverdecer viejas glorias. Carencias materiales. poca calidad de los entrenamientos y escasa vocación por la actualización de parte de los directores técnicos son algunas de las razones por las cuales para el pugilismo nacional, todo tiempo pasado parece haber sido mejor.

"Perdí sin poder dar el máximo"

Alberto Melián analizó para el equipo su derrota por nocaut técnico en el 1º round que lo dejó fuera de los recientes Juegos Olímpicos de Río. "Voy a vivir con eso toda la vida" admitió el boxeador cordobés quien no se apresura para pasar al profesionalismo. "Voy a hacer lo mejor para mi familia" le dijo a El Equipo.

"En este combate voy a poder ver como estoy verdaderamente"

Entrevista a la Tigresa Acuña, quien defenderá el título interino pluma de la AMB, ante La Pumita Carabajal. A los 39 años quiere hacer pesar su experiencia.

(d) noticias

San Miguel recordó a las víctimas de la tragedia de Mendoza

Dos racimos de globos volaron el pasado domingo en el Estadio Malvinas Argentinas, en la previa del partido de San Miguel frente a Midland, para homenajear a los fallecidos en el accidente que ocurrió el 25 de junio, en el que un colectivo volcó a quilómetros de San Rafael. Walter Berardi, uno de los técnicos del club y padre de Tatiana, quien podría haber viajado en ese micro, dialogó con El Equipo y contó cómo vivió aquel momento.

AFA

El fin de la polémica

Este lunes, la AFA derogó el artículo 225 que le permitía a los clubes utilizar jugadores suspendidos en lugar de otros citados a los distintos seleccionados nacionales. Los casos de Peruzzi, Moreira y Alario fueron las gotas que rebalsaron un vaso que hacía tiempo que estaba lleno.

Una cantera interminable

Es sabido que Alemania viene construyendo, desde hace más de una década, un gran proyecto futbolístico que dio sus frutos en el Mundial Brasil 2014. Y actualmente los sigue dando: campeones de la Copa Confederaciones y de la Eurocopa Sub 21. 

Merino: "Tenemos que ir paso a paso"

En pleno recambio de plantel y con nuevo entrenador, Las Leonas buscan volver a mantenerse entre los mejores equipos del mundo. La atacante es de las más experimentadas en esta nueva etapa.

Presente y futuro del mejor equipo del mundo

Los Leones se mantienen en la elite del hockey después de la Liga Mundial, a pesar de la dura derrota en la final. Nano Ortíz analiza la actualidad del campeón olímpico.

Rusia, otra vez en la mira

Las sospechas que desataron polémica en el atletismo ruso, ahora se desplazan al seleccionado de fútbol.

Proponen que Buenos Aires sea declarada como "Ciudad del Skate"

Se trata de una iniciativa llevada a cabo por los diputados de PRO, Daniel Del Sol y Roberto Quattromano, que presentaron el proyecto en la Legislatura porteña. Es un deporte urbano que crece día a día y es practicado por miles de jóvenes.

Dybala salió campeón

A pesar de no haber podido quedarse con la Champions League, en Laguna Larga, su pueblo natal, lo siguen como a un dios y es la inspiración de los más chicos.

Las nuevas viejas aventuras de Maradona

Volverá a ponerse el buzo de entrenador, en un equipo de la segunda división de los Emiratos Árabes Unidos, donde vive hace años.

Baccino: “Quiero estar en un quinto Juego Olímpico”

El judoca argentino, el máximo ganador de medallas a nivel continental, le contó a El Equipo qué lo motiva a sus 46 años para intentar ir a la cita de Tokio.

Facebook

Twitter

El arte del gol

El fútbol es arte y Maradona el máximo exponente de una actividad sensible para los argentinos. A 30 años…

Los goles después de “El gol”

Tras el “Gol del Siglo” a Inglaterra, Maradona le convirtió a Bélgica dos tantos maravillosos en…

Dibuje, maestro

Para Augusto Costhanzo, dibujante argentino, Diego fue el responsable de unir sus pasiones, de encontrar la relación…

El mejor compositor de la pelota

El fútbol es música y Diego interpretó la mejor melodía. En diálogo con El Equipo, Valeria…

Desaparecer dos veces

Jorge Julio López fue secuestrado y torturado durante la última dictadura cívico militar, pero volvió…

Los Espartanos: en libertad tras las rejas

En el penal de San Martín, 35 reclusos formaron un equipo de rugby que se enfrenta con clubes poderosos. El deporte…

La Peque de oro

Paula Pareto alcanzó la cima del judo olímpico y demostró, una vez más, por qué pertenece…

La Chapa del campeón

Con Retegui en la conducción, los Leones quedaron en la historia del deporte argentino con el oro en Río y…

La Torre de plata

El tenista argentino Juan Martín Del Potro perdió en la final ante el británico Andy Murray y no pudo…

Son leyenda

Luis Scola, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y Emanuel Ginóbili fueron los cuatro sobrevivientes de la Generación…