Capital Federal • T ° - H %

Sosa acompañó a Maidana en sus dos peleas contra Mayweather, en 2014.

“En San Martín, el boxeo es la única opción para escaparle a la delincuencia”

Walter Sosa, entrenador de boxeo, enseña actualmente el deporte en la Unidad Nº 46 de San Martín y tiene su gimnasio, Honor y Patria, en Villa Hidalgo, que no sólo sirve como lugar de entrenamiento, sino también como refugio para que varios pibes del barrio no caigan en las drogas y en la delincuencia. 

COMPARTIR
Germán Trucchi
29 de Junio de 2017

-¿Tuviste que salir a robar para vivir?

-Sí -responde Walter Sosa, con la cabeza gacha y la mirada triste, como si quisiese borrar parte de su infancia en Villa Hidalgo, San Martín.

-¿Y?, ¿caíste en cana?

-No, gracias a Dios, no -dice Sosa, con los ojos clavados en el interlocutor, dentro del aula 5 de la escuela de periodismo DeporTEA.

Walter Sosa es el hotel y casino MGM Grand de Las Vegas y el gimnasio Honor y Patria de San Martín. Es Marcos “el Chino” Maidana y también esos pibitos con pasta de campeón que utilizan el boxeo como vía de escape a la delincuencia y la droga que anda por la calle. Tan fácil, tan adictiva, tan asesina. Sosa son los 26 internos de la Unidad Nº 46 de San Martín que entrenan en la cárcel una vez por semana. “Dos horas de boxeo son dos horas menos en el pabellón”, resalta el Pana, vestido con una campera del Real Madrid negra con tintes de color verde flúor y un jogging oscuro. Las palabras salen de su boca con ritmo lento, pausado, como si mientras hablase su cerebro eligiera meticulosamente cada letra, cada oración, cada frase. Tiene un fibrón en sus manos y lo mueve de un lado a otro. Está inquieto, las piernas van del apoya pie de la silla al piso, una y otra vez, como si fuese un entrenamiento. Repetición. Jab. Piña. Cuando levanta la cabeza, la gorra negra deja vislumbrar la insignia dorada: “Team Sosa”.

De las noches boxísticas en recintos sin techo, con apenas foquitos colgados de un alambre, a las luces y la magnitud de Las Vegas, hay un mundo de distancia. Sin embargo, la batalla cultural en el barrio San Martín es lo que le quita el sueño: “Robar es una competencia para los pibes, uno se afana un celular y al rato cae otro con tres, y eso viene de generaciones, el papá está preso con el hijo, la mamá con la hija. Es así. En San Martín, el boxeo es la única opción para escaparle a la delincuencia”, menciona Sosa y respira hondo, con cierta resignación por todos los chicos que siguen ahí, en la calle, con la bolsita de poxiran y un futuro que los condena a dos opciones: cárcel o muerte.

El gimnasio Honor y Patria, ubicado en Villa Hidalgo, partido de San Martín, oficia de centro de entrenamiento pero también funciona como un refugio para los desprotegidos y derrotados de una vida que no les tuvo piedad. Por eso Sosa destaca el ambiente familiar del club, donde los pibes comen y duermen, los pibes aprenden valores y convivencia, los pibes boxean, los pibes dejan la droga y agarran los guantes y eso -según el Pana- es su mayor orgullo. “Hay muchos chicos que llegaron con la bolsita de poxiran en la mano, la dejaron afuera y se metieron a entrenar. Hoy ya no compiten, pero les cambió la vida, ahora trabajan y tienen sus familias, y eso es un logro”.

La tonalidad de la voz de Sosa cambia cuando tiene que hablar de la cárcel, rememora a su hermano y sus tíos, encerrados tras las rejas y privados de la libertad. Escucha la pregunta pero traga saliva una, dos y tres veces antes de responder. La inmensidad de quien fue entrenador del Chino Maidana en las dos peleas contra Floyd Mayweather disminuye a tal punto de que se hace pequeñito e indefenso. Los tintes color verde flúor de la campera del Real Madrid se oscurecen cuando habla. El Pana da clases de boxeo en la Unidad Nº 46 de San Martín, una vez por semana, dos horas. Tiene 26 internos anotados que practican un entrenamiento recreativo, básico. Le pegan trompadas al destino con forma de bolsa y esquivan las piñas transformadas en recuerdos de otros tiempos, quizá mejores, fuera de las rejas y de la vida carcelaria. “Si no hubiera sido por el boxeo en su momento, hubiera estado ahí, donde los voy a ver, te lo apostaría”, -comenta el Pana-, y asegura que quiere devolver la ayuda que le dieron cuando era un chico sumergido en un barrio repleto de inseguridad, narcos y muerte. “El deporte me sacó de esa realidad, aprendí que era mejor estar más tiempo en el gimnasio que en la calle”.

Para mantener el gimnasio Honor y Patria, Sosa hace de entrenador en un horario en el que se cobra una cuota mínima de $150 para pagar los servicios de agua, luz y gas. Pero -según el Pana-, no son estrictos con el monto. “Ponemos un cartelito y traen lo que pueden, uno te acerca $20, otro 50 y así nos arreglamos. No recibimos ayuda de la Municipalidad ni de ningún gobierno. Hay gente que nos da una mano con la comida para que los pibes se alimenten, nada más”.

La infancia, al Pana Sosa, lo encontró, a los 13 años, en el pool de su padre, quien falleció en 2005. Abandonó los estudios primarios a pesar de la insistencia de su madre. “Yo quería estar de joda, pero un poco me arrepiento…”, dice Sosa en referencia a la decisión de no estudiar, con la voz a punto de quebrarse y el fibrón negro que continúa paseando entre sus dedos gruesos, curtidos, con los que vendó a boxeadores de la élite.

Sosa es la esperanza de muchos pibes que están atrapados en la cultura de la delincuencia y la droga. En un barrio que tiene como sinónimo de status salir a robar, el Pana les da una posibilidad desde el boxeo. Su gimnasio se convirtió en un refugio para escaparle a una vida condenada a las rejas, o a la muerte.

El boxeo en la sangre: el padre y los tres hijos arriba del ring

Walter Sosa tiene cuatro hijos: Damián, Martín, Diego y Belén. El más grande arrancó a boxear solo. En ese tiempo -comenta el Pana- ya tenía su propio gimnasio pero no se animó a formarlo: “No estaba capacitado para llevar adelante la carrera de un amateur, se lo ligué a un compañero y le enseñó él”. Pero Damián pasó del éxtasis a la agonía. Peleó en la previa de uno de los dos combates Maidana-Mayweather; tocó el cielo con las manos en el MGM de Las Vegas, el 3 de mayo de 2014, y luego se descarrió. “Tuvo problemas con las drogas. Ahora está mejorando, quizá vuelve a boxear”, cuenta Sosa con una tristeza que se hace notar en el movimiento de su cabeza y su mirada perdida, clavada en el piso. Con Martín fue diferente: el Pana no quiso que se suba al ring pero el joven lo convenció y hoy es boxeador profesional. Diego está dando sus primeros pasos como amateur pero no tiene coronita por ser “el hijo de”. “Arriba del ring son como cualquier otro, no me afecta”, sintetiza Sosa. La única mujer, Belén, estudia psicología y no quiere saber nada con el gimnasio Honor y Patria. “Viene cada tanto a comer un asado, pero nada más”, dice risueño el Pana, con una sonrisa que resalta su cariño por su hija.

Maidana-Mayweather, y un duelo de gigantes en Las Vegas

Marcos Maidana luchó con el showman estadounidense y multicampeón mundial Floyd Mayweather, en dos combates que se llevaron a cabo en el MGM Grand de Las Vegas y en ambos salió victorioso el norteamericano. El primero se disputó el 3 de mayo del 2014 y dos jueces le dieron el triunfo, por puntos, al yankee, el otro marcó empate en la tarjeta. “Para la primera pelea tenía una fe bárbara, pensé que ganábamos por nocaut. El Chino estaba al 100%”, mencionó el Pana Sosa, quien ofició de entrenador del santafesino. Maidana, posterior a la disputa inicial, retornó al país por el nacimiento de su hija Emilia y luego -según el Pana- no tuvo tiempo necesario para prepararse física y boxísticamente para el segundo choque, que se desarrolló en el mismo recinto, el 16 de septiembre del 2014, y dio ganador por fallo unánime de los tres jueces a Money. “Con Mayweather no se pelea todos los días. Le haces una pelea y a los diez días ya están promocionando la revancha… En dos meses de entrenamiento mucho más no se pudo hacer: igual, el Chino es el único boxeador que le combatió dos veces”, declara Sosa, con cierta pizca de emoción y orgullo.

 

Boxeo

Subirse al ring para alcanzar la gloria

A lo largo de la historia, el boxeo le regaló a la Argentina 24 medallas olímpicas y Brian Arregui intentará conseguir la suya en los Juegos del próximo año.

"El boxeo ha perdido figuras"

Federico Devesa fue boxeador profesional y sparring de ex campeones mundiales como Pablo Chacón y La Hiena Barrios. Ahora retirado y a cargo de un gimnasio, repasa los mejores momentos de su carrera y habla de la actualidad del deporte. 

Potapov, el misterio ruso

El invicto radicado en los Estados Unidos enfrentará este sábado al ex bicampeón mundial Omar Narváez en el estadio Obras. El combate a 12 vueltas será eliminatorio por el título gallo de la Federación Internacional que ostenta el sudafricano Zolani Tete. 

Subirse al ring con 14 años

El cadete Silio Vilte empezó boxeo por un deseo de ayudar a su familia. En una charla con El Equipo habla de sus miedos en las primeras peleas y sobre la importancia de la contención familiar y de su entrenador.  

Más que golpes

El boxeo ayuda a desarrollar cualidades, tantos físicas como psicológicas, en niños y adolecentes. Además Burbuja Carabajal mencionó cual es el verdadero miedo de un boxeador.

Saúl Canelo Alvarez vs Gennady Golovkin, choque de trenes en los medianos

A diferencia de Mayweather-McGregor, el combate del 16 de septiembre entre el mexicano y el kazajo será boxeo puro y real.

(d) noticias

Rugby argentino 2017: todo lo que pasó en un año cargado de emociones

Los Pumas, Jaguares y el Top 12 fueron los que vivieron los momentos más destacados. Pasen y vean, día por día, cómo se movió la guinda.

La calle no es un lugar para vivir

Cada vez son más las personas que no tienen un lugar donde vivir en Capital Federal, pero siempre hay alguien que busca darles una mano. El Hospital Santojanni brinda un espacio para que alrededor de 30 personas puedan pasar la noche. El Equipo habló con integrantes de ese grupo que día a día pelea por mejorar su situación. 

Buenos Aires, "Ciudad del Skate"

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aprobó un proyecto de los diputados del PRO, Daniel Del Sol y Roberto Quattromano, para que Buenos Aires sea reconocida como "Ciudad del Skate", un deporte urbano que crece día a día y es practicado por miles de jóvenes.

¿Cómo se vive hoy de la música?

El Equipo habló con Javier Viñas, uno de los guitarristas nacionales con más proyección de la actualidad, sobre las novedosas maneras para sobreponerse a la crisis que sufre el sector musical.    

Las mil y una del Pato

Silva se quedó con la histórica carrera de los mil kilómetros de Buenos Aires, con la que el TC celebró sus 80 años de vida. La organización montó un espectáculo y la carrera estuvo a la altura de las circunstancias.

Facebook

Twitter

Se presentó "Todo mientras Diego", el nuevo libro de Ariel Scher

Ariel Scher presentó su nuevo libro "Todo mientras Diego" en el microcine de Tea&Deportea junto a Eduardo Sacheri,…

Sergio Salomone: el argentino que nadó 10 años seguidos el…

Esta es la historia del nadador que se sumerge en las aguas más frías del mundo sin traje. Además de…

Almudena Grandes: “No es que me guste el fútbol, me gusta…

La destacada escritora madrileña, que ha recibido numerosos premios y distinciones por sus obras a lo largo de su…

Enseñando tenis por el mundo

El argentino Martín Rocca Coco, junto al español Abel Rincón, en 2014 crearon el movimiento solidario…

Inversiones en el deporte menos pensado

En los últimos años, los e-Sports han comenzado a acaparar mucho terreno en la industria del deporte. Con cifras…

Laurina Oliveros: "Nos rompemos el lomo para esto, pero nadie…

En una charla íntima con El Equipo, la arquera de la Selección Argentina de Fútbol Femenino contó…

La historia del ídolo en primera persona

Con buen juego y conquistas estableció su legado. Debutó a los 17 y hoy su imagen se ve reflejada en los muros…

Dodgeball: la dimensión desconocida que crece en Argentina

Como en la película, un grupo de jóvenes entusiastas desarrollan este deporte en el país. Se entrenan…

Creer para ver

La Selección Argentina de fútbol para ciegos entrena en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard),…

Un defensor argentino en Gibraltar

Martín Belfortti es un futbolista nacido en Buenos Aires, en 1981, que se encuentra actualmente en el Europa Football…

El crack del perfil bajo

Elegido como el mejor polista de la temporada 2016, Juan Martín Nero busca consagrarse una vez más en la Catedral…

La que se hizo escuchar, a los pelotazos

Eva Analía de Jesús -Higui- salió en libertad el 12 de junio tras varios meses de estar presa por haber…

El reclamo de los que necesitan trabajar para jugar

Cheppi es el arquero de Liniers, uno de los clubes que más fuerte reclama que la D deje de jugar en la semana para…

Cuando jugar para atrás sirve para no olvidar

Desde San Juan, Carola Ochoa busca mantener viva la llama de los 120 rugbiers desaparecidos durante la última dictadura…

"Si no jugaba en Boca no lo hacía en ningún lado"

El tren para ser futbolista pasa una sola vez y bien lo sabe Eduardo, quien de chico rechazó jugar en Independiente…

El primer inglés del siglo XXI

A pesar de que el fútbol llegó a Argentina desde Reino Unido, recién este año un británico…

Un gol de media cancha

Gonzalo Bettini, el lateral derecho de Banfield, apadrina un comedor comunitario en la Villa 21-24 de Barracas donde las…

El abogado del Pirata

Federico Lértora, jugador de Belgrano de Córdoba y estudiante de abogacía, le contó a El Equipo…

“Me enloquece pensar en llegar a un teatro y divertir a la…

El que lo dice no es un actor, sino Germán Johansen, MVP del último Mundial Sub 23 de vóley, que…

¿Dónde están los botines de Diego?

Miguel Ángel Russo le prometió una vez a Jorge Ramos darle los botines de Diego Maradona pero nunca cumplió…

Fútbol en estado puro

Lejos de las luces y del negocio de la pelota, en Colonia Uriburu, Chaco, el fútbol sigue a salvo de los raros peinados…

Jugando al rugby en el fin del mundo

En la Unidad de Río Grande, en Tierra del Fuego, un grupo de presos practica rugby bajo el nombre de Los Vikingos.…

AMIA, estoy vivo

A 23 años del atentado que sufrió la Asociación Mutual Israelita Argentina, Alejandro Mirochnik nos…

Osvaldo Codaro hizo historia

Se conoció el fallecimiento de quien fue el más grande waterpolista de todos los tiempos. El próximo…