Alberto Melián analizó para el equipo su derrota por nocaut técnico en el 1º round que lo dejó fuera de los recientes Juegos Olímpicos de Río. "Voy a vivir con eso toda la vida" admitió el boxeador cordobés quien no se apresura para pasar al profesionalismo. "Voy a hacer lo mejor para mi familia" le dijo a El Equipo.

"Perdí sin poder dar el máximo"

Francisco Sicardi, Joaquín Fileni, Nicolás Lulo

28 DE MARZO DE 2018

El boxeador argentino Alberto Melían, ganador de un diploma olímpico en Rio 2016, recibió a 'El Equipo' para contarle las sensaciones que le dejaron los Juegos y lo que piensa acerca de su futuro. “Me encantaría que un promotor se interese en mí”, señaló.

Cinco de la tarde en Capital Federal. Nos dirijimos hacia el Barrio de Floresta, donde Alberto 'Impacto' Melián nos recibió en su casa. Al tocar el timbre, los ladridos de sus tres perros -que se asomaban por la ventana- generaron alboroto en la cuadra. Melían abrió la puerta y nos invitó a pasar, con una humildad y carísma muy acogedor. Ingresamos al comedor, y allí había una mesa con mates y facturas para disfutar mientras charlabamos con él.

Sin siquiera dar el puntapié inicial para comenzar la entrevista, Melián ya se largó a charlar sólo y a contarnos como fueron sus días en Río. La bronca por el fallo arbitral (nocaut técnico) que lo dejó sin la posibilidad de obtener una medalla, sigue latente. El hecho de que el juez haya creido que el argentino no podía continuar la pelea, cuando en realidad estaba pidiendo agarrar su bucal, es lo que más impotencia le causa. “Si el arbitro me paraba la pelea cuando el uzbeko (Murodjon Akhmadaliev) me conectó la mano, no me quejaba porque estaba sentido. Pero despues del conteo, me recuperé y pude salir de esa. Ahí es cuando tiré el bucal a la lona como una viveza para ganar tiempo y el árbitro me volvió a contar porque pensó que no daba más”, manifestó el pugilista. Luego, agregó: “Me queda la espina de que perdí sin poder dar el máximo, voy a vivir con esto toda mi vida”. Más alla de eso, no ocultó su felicidad por lo conseguido y contó: “Estoy tranquilo porque logré un diploma olímpico al igual que Las Leonas, los Pumas y el basquet”.

Melián, oriundo de Villa Dolores, Córdoba, se encuentra ahora descansando con su familia y recuperandose de un esguince de tobillo que sufrió cuando cayó en el ring frente al uzbeko. Está aprovechando al máximo el tiempo con su hijo Thaiel, de dos años y 10 meses, quien ya se pelea con sus compañeros como su padre lo hacía.

Respecto de su futuro, mencionó que le encantaría ser un boxeador profesional, pero no se quiere apresurar ni volverse loco por eso. “Me encantaría que un promotor se interese en mí, pero hoy tengo mucho por mejorar. Yo quiero hacer lo que es mejor para mi familia”, señaló Impacto, que recibió un aumento de beca por parte del Enard, por haber logrado un diploma olímpico en los Juegos de Río.

Al finalizar, sometimos al boxeador a un ping pong de preguntas y respuestas.

-¿Bonavena o Monzón?

-Bonavena

-¿Maradona o Messi?

-Messi

-¿Un lugar para irte de vacaciones?

-Villa Dolores

-¿Un ídolo de Argentinos Jrs?

-Néstor Ortigoza

-¿Una película preferida?

-La del Che Guevara

-¿Un golpe preferido?

-Cross de izquierda

-¿Comida preferida?

-Milanesa con puré

-¿Red social favorita?

-Instagram

-¿Una frase?

-Hasta la victoria siempre

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

Subirse al ring para alcanzar la gloria

A lo largo de la historia, el boxeo le regaló a la Argentina 24 medallas olímpicas y Brian Arregui intentará conseguir la suya en los Juegos del próximo año.

Federico Devesa

"El boxeo ha perdido figuras"

Federico Devesa fue boxeador profesional y sparring de ex campeones mundiales como Pablo Chacón y La Hiena Barrios. Ahora retirado y a cargo de un gimnasio, repasa los mejores momentos de su carrera y habla de la actualidad del deporte. 

Nikolai Potapov

Potapov, el misterio ruso

El invicto radicado en los Estados Unidos enfrentará este sábado al ex bicampeón mundial Omar Narváez en el estadio Obras. El combate a 12 vueltas será eliminatorio por el título gallo de la Federación Internacional que ostenta el sudafricano Zolani Tete.